Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Edicto emplazatorio

Publicado en Generales

Por órdenes del Juzgado Primero de Familia de Valledupar, se procede a publicar este edicto emplazatorio relacionado con la apertura del proceso de sucesión del reconocido artista vallenato Martín Elías Díaz Acosta:

 

REPÚBLICA DE COLOMBIA

 

RAMA JUDICIAL DEL PODER PÚBLICO

 

JUZGADO PRIMERO DE FAMILIA

VALLEDUPAR – CESAR

 

EDICTO EMPLAZATORIO

 

El Juzgado Primero de Familia de Valledupar, Cesar, ubicado en la Calle 14 con Carrera 14 Esquina, Palacio de Justicia, Sexto Piso, por medio del presente

 

CITA Y EMPLAZA:

 

A los que se crean con derecho a intervenir en el presente sucesorio del causante MARTIN ELIAS DIAZ ACOSTA, C.C. No. 1.065.617.553, fallecido el día 14 de abril de 2017, siendo su último domicilio la ciudad de Valledupar, Cesar, proceso de sucesión que fue declarado abierto en este juzgado mediante el auto del 04 de octubre de 2017, radicado bajo el número 20001.31.001.2017.00345.00.

 

Este edicto se deberá publicar por una sola vez en un periódico de amplia circulación nacional o local, como es “EL ESPECTADOR”, o “EL PILÓN”, o por una emisora local como “RADIO GUATAPURI”, o “LA VOZ DEL CAÑAGUATE”, si se hiciere en el medio escrito se deberá realizar la publicación el día domingo, en los demás casos se hará cualquier día en el horario entre las seis (06) de la mañana y las once (11) de la noche.

 

Una vez efectuada la anterior publicación y allegada al expediente, se hará la inclusión en el Registro Nacional de Apertura de Procesos de Sucesión, en la forma prevista en el artículo 108 del Código General del Proceso.

 

El emplazamiento se entenderá surtido quince (15) días después de publicada la información en dicho registro.

 

DEL MISMO MODO, ADVIÉRTASE QUE LA PUBLICACIÓN DEBE COMPRENDER LA PERMANENCIA DEL CONTENIDO DEL EMPLAZAMIENTO EN LA PÁGINA WEB DEL RESPECTIVO MEDIO DE COMUNICACIÓN QUE ELIJA PARA HACER LAS PUBLICACIONES, DURANTE EL TÉRMINO DEL EMPLAZAMIENTO.

 

Yeidy Eliana Bustamante Mesa

Secretaria

 

Borrachera de vanidad

Publicado en Política

Por: Hernán Araujo Ariza

En un panel en el que participé hace unas semanas con Imelda Daza (hoy candidata vicepresidencial de las Farc), me atreví a sugerirle que lo mejor era que en estos momentos, los exjefes de las Farc (Timochenko, Márquez, Santrich y demás) dieran un paso al costado para liderar la difícil etapa de implementación que aún tenemos por delante. Para acompañar proyectos productivos, encabezar los procesos de verdad ante la JEP, coordinar las labores de reparación a las víctimas y tratar de mantener a los excombatientes cohesionados para que no fueran a engrosar las filas de las disidencias.

En consecuencia, el espacio de las listas para aspirar a Congreso debía ser ocupado por personas del movimiento, no muy cuestionadas (que las hay) y personajes civiles afines a su movimiento (que también los hay).

La propuesta proponía que esos líderes cuestionados de hoy, luego de cuatro años apostando por la reconciliación fuera de cámaras y protagonismos, con muchas heridas del conflicto ya curadas, y con parte de los odios calmados, pudieran, ahí sí, tener la oportunidad de aspirar. Al fin y al cabo, el acuerdo firmado habla de dos periodos de curules garantizadas en el Congreso.

Y debo reconocer que yo guardaba la esperanza que por fin la sensatez imperaría entre ellos, aspiraba a percibir las muestras de humildad que nunca han tenido, y anhelaba ver señales de querer sintonizarse con un país que no los quiere. Oh ingenuidad la mía. Cuando supe los nombres que anunciaron como candidatos confirmé que lo que prima entre los líderes de las Farc es la soberbia de siempre, y una extraña -pero muy marcada- vanidad.

¿Será que se alcanzaron a imaginar el rechazo que los anuncios de sus candidatos despertarían en la gente? ¿Será que en serio creen que tienen opción de poner presidente en un momento de polarización como el que vive Colombia hoy? ¿Habrán dimensionado que, con anuncios como los de esta semana, aumentan la probabilidad de que el próximo presidente venga de la derecha?

Las respuestas a estas preguntas me inquietan, pues me resisto a creer que se pueda ser tan torpe en política. ¿O será que la torpeza les alcanza para creerse el cuento que su aspiración presidencial despertará a las siempre tranquilas masas del abstencionismo, y que allí están los votos que les hacen falta?

En todo caso, creo que con el fragor de la derrota que seguro sufrirán en las urnas en marzo y mayo próximos, por fin entenderán, que la soberbia y el narcisismo no son las mejores armas para aprovechar la oportunidad que la historia y el país hoy les brinda. Sólo entonces serán conscientes del error en el que cayeron por culpa de la borrachera de vanidad en la que se embebieron.

ÚLTIMA PALABRA: Pese a lo anterior, sigo convencido que el acuerdo de paz, era el camino más propicio para ponerle fin a las Farc como guerrilla. Ahora en política será mucho más fácil y menos costoso -en términos económicos y de vidas humanas- derrotarlos.

UPC: ¿Rector sin corrector?

Publicado en José Luis Bustos

Por José Luis Bustos.

En la Universidad Popular del Cesar, nuestra única casa de estudios de carácter público y de categoría nacional, están pasando cosas y no son buenas.

Hace algo así como un mes, el rector fue removido de su cargo por sentencia judicial y tomó posesión un nuevo miembro de la comunidad universitaria, quién desde ese mismo momento empezó a dar muestras claras  de que lo único predecible en esta nueva administración será justamente lo imprevisto, la declaración intempestiva y las decisiones  atrabiliarias.

De entrada, el nuevo rector anunció sin sonrojarse que se había valido de contactos políticos para llegar a la rectoría, concretamente con la casa Gnecco y el partido de la U. Esa declaración dejó un sinsabor en el ambiente, porque lo último que se espera de una casa de estudios es precisamente que se ponga al servicio de los políticos, ya que su función natural es producir conocimientos, no servir de estanque electoral para la pesca de votos. Aquí el rector se puso en evidencia muy a su estilo: De frente.

El nuevo rector, al dar esas desafortunadas declaraciones dejó muy claro que no llegó a la rectoría por servicios prestados a la Casa de Estudios, sino para prestar servicios a la Casa Gnecco y al Partido de la U. Ni más ni menos…

De inmediato,  despide al jefe de planeación de la universidad, y no es que no pueda trabajar con personas de su confianza, sino que la sacada del funcionario fue completamente irregular, porque viola los estatutos de la misma universidad que establecen que ese y otros cargos de responsabilidad deben ser promovidos o removidos previo concepto del Consejo Superior y eso, simplemente no se hizo.

En psicopatología para establecer la esquizofrenia, se observa como característica la Conducta Bizarra que es aquella que se emite sin cálculo de consecuencias, concepto completamente aplicable a la administración pública: si un administrador toma decisiones unilaterales e inopinadas, debe tener claro que eso tendrá consecuencias, negativas o positivas, pero de que las tendrá, las tendrá y en la UPC ha habido una seguidilla de rectores que terminan haciéndola perder pleitos por cuenta de estas arbitrariedades que suman hasta hoy más de $14 mil millones y después son demandados por la misma en acción de repetición, palabra interesante que revisaremos más adelante, pero que nunca le pagan a la universidad…

¿Puede alguien  ser el representante legal de una empresa que lo tiene bajo demanda? ¿Me demando, me defiendo, me absuelvo y/o me condeno?

Eso no es serio, pero esto es Valledupar y aquí cualquier cosa parece posible…

Y sí, lo fue.

Entre las cosas más bizarras de esta nueva era es que el rector designado está demandado por la misma universidad por acción de repetición (Ver copia del radicado) en el Cesar nadamos en el surrealismo. En el concepto del Procurador delegado ante la Corte Suprema, el hombre expresa su asombro porque el representante legal de la UPC es el demandante, y el demandado es al tiempo, el mismísimo rector, su representante legal. Alucinante.

El nuevo rector de manera sorpresiva, declaró tajantemente el siniestro de un contrato que se celebraría con una empresa local, sin un átimo de intención conciliadora.

Pues bien: Siniestrar un contrato implica para el contratista una serie de consecuencias que van desde lo disciplinario hasta lo penal, pasando por lo fiscal.

¿Que se hizo mal, aparte de absolutamente todo?

Para empezar, hay que decir que un siniestro debe pasar por la notificación de las partes y  aunque la disposición normativa establece que la notificación de su incumplimiento al entender por interesado solamente al contratista, no puede olvidarse que el Asegurador está íntimamente relacionado a las obligaciones que afianza, y especialmente a sus consecuencias jurídicas y económicas… A este asegurador ni por las redes le avisaron, y  todo esto rinde mérito ejecutivo.

De modo que la cosa arrancó mal, muy mal…

Cuando a una empresa le declaran el siniestro, esa declaración es también su acta de defunción, así que actuaciones como esta deben tomarse con la cabeza muy fría y calculando muy bien las consecuencias de la acción; hacer otra cosa es entrar en la locura administrativa. Desde luego, esa empresa va a demandar, va a ganar el pleito y eso le costará muchísimos millones a la universidad, es decir, a todos nosotros…

Hay más: la siniestrada es una empresa vallenata que tiene más de 24  años de existencia, que nunca ha sido investigada ni siquiera preliminarmente y este acto de siniestro conlleva la quiebra financiera de un empresario vallenato, que entre otras cosas ha dado El primer empleo a unos 85 egresados de la UPC  y que cuenta en su nómina actual  7 profesionales egresados de la misma: en otras palabras se le asestó una puñalada mortal a una empresa aliada de  la universidad, y no se está hablando de 20 pesos sino de un contrato de más de $700 millones…

La ley 30 le da funciones al Consejo Superior, que a su vez, delega un rector y le asigna sus funciones, así las cosas, el rector es un contenido y el CSU es su continente. Este rector invirtió el orden natural de las cosas y por la vía de remoción del cargo de decano que ocupaba, tumbó la silla del representante de los administrativos, que llegó allí por votos,  para promover al que le seguía en la lista. Bueno, eso tampoco lo podía hacer pero él lo hizo: Otro pleito que la UPC va a perder.

Hasta aquí solo van 4 perlas conocidas, pero en la UPC están pasando muchas cosas y las consecuencias van a ser penales, disciplinarias y fiscales. Vendrá un aguacero de demandas y la universidad las va a perder todas: ¿Cómo se hace un siniestro a partir de un concepto jurídico espurio?  Pareciera que el carné de abogado de quién asesoró esta decisión fuese una bandera pirata navegando en los mares del derecho, porque el argumento central es que la empresa no se acercó a firmar el contrato, que entre otras cosas ni siquiera parece haber sido impreso. Como si fuera poco, para el caso de la universidad esto es de locos: Entiendo que solo las entidades territoriales y las empresas que se rigen por la ley 80 pueden siniestrar un contrato: de ser así, la UPC  que se rige por la ley 30, no solo no debía, era que tampoco podía hacerlo.

El tinte de arbitrariedades que están sucediendo al interior de la universidad me hizo recordar el caso de Incitatus,   el caballo favorito de Calígula cuyo amor por su equino fue tan demencial, que no dudó en nombrarlo cónsul  de Roma, aunque Suetonio dice que quizá no fue la demencia la que lo llevó a tal exceso, sino la ironía que denotaría para la historia el desprecio de Calígula hacia las instituciones públicas del Imperio[1].

Así las cosas, la UPC pareciera estar hoy en las manos de alguien que o no hace cálculo de consecuencias para sus actos administrativos o es una persona que siente como el emperador de Roma un sarcástico desprecio hacia la institución y sus estatutos.              

La universidad va de nuevo camino a la intervención por parte del estado, no olvidemos que así la recibió el rector saliente, que aunque me parece un hombre muy tibio para las decisiones de fondo, por lo menos administró de tal manera que recuperó la autonomía de la UPC. Y ya casi que es deseable que esa intervención llegue nuevamente, porque lo que más le reconozco al rector saliente es que mantuvo la universidad fuera del alcance de la voracidad de los políticos, lo que a la larga le costó el puesto…

…Y lo que más me aterra del actual es que desde su misma posesión, se las puso a sus pies con un jugoso número que atrae más que su propio presupuesto: Más de 20.000 estudiantes, un verdadero estanque electoral.

De cualquier forma, ojalá no se le dé por nombrar de vicerrector académico a su equino favorito.

 

Twitter: @jlreales



[1] Suetonio. Las vidas de los doce césares, Calígula LV.

Blindaje chimbo

Publicado en Abelardo De La Espriella

Ha determinado la Corte Constitucional que el acuerdo de paz entre el régimen de Santos y los forajidos de las Farc está blindado por doce años. Ello implica, necesariamente, a juicio del alto tribunal, que no se podrá hacer modificaciones de ninguna especie al mismo, en los próximos tres periodos presidenciales. No conozco la sentencia que determinó tamaño despropósito, pero, leyendo el comunicado de la Corte, es suficiente para asegurar que dicha pieza pasará a la historia como una “joya” del ius criollo.

Y es que la Corte Constitucional, al mejor estilo de Chespirito, “como dice una cosa, dice otra”, y, si bien muchas veces ha acertado en algunos de sus fallos, es necesario advertir que en esta ocasión yerra de forma crasa: basta con revisar otras decisiones que versan sobre el proceso de paz, para concluir que las posiciones de los magistrados han sido tan ambiguas como contradictorias. En este último pronunciamiento, los señores togados parten de un supuesto falso: la validez absoluta de los acuerdos, obviando un hecho de singularísima trascendencia: el triunfo del “NO” en el plebiscito, el mismo que ellos, en otro polémico fallo, ordenaron desconocer.

¿Cómo pretende la Corte Constitucional que un régimen corrupto, asociado con criminales de lesa humanidad y secundado por un congreso de eunucos mentales, anteponga su malsana voluntad al designio de las mayorías legitimas que con su voto rechazaron los entuertos acordados en La Habana? A mí que me expliquen, porque claramente el constituyente primario es quien tiene la voz cantante en una democracia. Desconocer dicho precepto es un atentado flagrante contra la soberanía popular y el Estado de Derecho.

Una decisión judicial cimentada sobre la burla al sufragio de millones de colombianos que dijimos “NO” está llamada a fracasar y puede sin duda alguna ser objeto de trascendentales cambios, por una razón elemental: la providencia de la Corte Constitucional es abiertamente ilegal, y, si además el acuerdo no hace parte del bloque de constitucionalidad, como lo señaló la propia Corte, pues con más razón es susceptible de ser revisado y modificado, como en derecho corresponde.

La salida de este callejón oscuro en el que ha refundido Santos a la Patria no es otra que una Asamblea Nacional Constituyente, conformada por hombres y mujeres con la suficiente solvencia intelectual y moral para acometer las reformas estructurales que requiere la República. ¿Cuándo convocarla? Una vez termine el actual periodo presidencial, pero para ello será necesario que una coalición de centro derecha se haga al mayor número de curules en el Congreso y, posteriormente, se logre derrotar a la izquierda en las presidenciales. He ahí el camino de la salvación.

Es una verdadera lástima que, en esta oportunidad, la Corte Constitucional, haya olvidado que las leyes son para proteger a los ciudadanos de bien y no para blindar a los bandidos.

 

La ñapa I: Empieza a crecer el “Cartel de la Toga”: Montealegre y Perdomo han salido al ruedo por una declaración de Gustavo Moreno. Lo que era un secreto a voces hoy es una realidad judicial. Por eso, Montealegre se oponía a ser juzgado por una Comisión de Aforados; por eso, él prefiere la Comisión de Acusaciones, en donde tiene a un par de esbirros que lo protegen. Batman y Robin saben que tienen muchos pecados. La justicia debe actuar con severidad en este caso.

La ñapa II: El exministro de vivienda Jaime Pumarejo será recordado como “Jaime el Breve”.

La ñapa III: El tartufo y desagradable exministro Gabriel Silva Luján dice que me va a acabar porque lo derroté en una controversia profesional que no viene al caso mencionar.  Será un honor darle lo que se merece a un ser tan abyecto y ruin como él.

La ñapa IV: Si Colombia quedará desecha después del gago, imagínense lo que podrá hacer con ella un “tatareto” como Juan Fernando Cristo.

La ñapa V: Como bien lo dijo Alejandro Ordóñez: no por tener curules en el Congreso o un tribunal propio de “justicia” los líderes de las Farc dejarán de ser asesinos.

Por Abelardo De La Espriella

¿Cómo la política colombiana llegó a un estado tan deplorable? ¿En qué momento se desvió el curso del ejercicio democrático, y este dejó de ser una actividad de la inteligencia, para convertirse en el “recicladero” de individuos de menor cuantía? No es sano ni apropiado que la política de la República esté signada por la ramplonería, la carencia de ideas o el odio desbordado de aquellos que ven en el devenir proselitista la mejor oportunidad para generar divisiones, trayendo a colación el manido argumento de la lucha de clases, entre otras posturas que exudan populismo.

El Congreso de hoy en día en nada se parece al de antaño, ese en el que fulguraban, cual ráfagas de luz en medio de la penumbra, los discursos de Alfonso López Pumarejo, Álvaro Gómez Hurtado, Carlos Arango Vélez, Fernando Londoño y Londoño, Gilberto Alzate Avendaño y Alberto Lleras Camargo. Como si se tratara de una broma macabra del destino, la mayoría de congresistas actuales (con algunas dignas excepciones) son la antítesis de aquellos ilustres hombres que llenaron de honor y gloria los anales de la historia de la Patria. Ni que decir de las gobernaciones, alcaldías, asambleas y concejos municipales, cooptadas por mafias de contratistas de quinta categoría, que ven en las finanzas públicas la oportunidad perfecta para enriquecerse de manera ilícita.

En otros tiempos, la corrupción era la excepción y no la regla, por una razón elemental: la estatura moral, intelectual, social y humana de los políticos de entonces los compelía, de una forma u otra, a hacer lo correcto. Los actuales filibusteros de la democracia solo se deben a los financiadores de sus campañas y a sus cómplices, y, en la mayoría de los casos, no tienen un legado, un nombre que proteger, porque, como la verdolaga, surgieron de la nada.

Si por el Congreso y los entes territoriales llueve, en la carrera por la presidencia no escampa. Alguien dirá que cualquiera puede ser presidente, después de que Santos lo logró, y no falta razón en esa afirmación: el primer mandatario de los colombianos no se caracteriza precisamente por su probidad ni mucho menos por su inteligencia. Ese es el círculo vicioso que debemos derrotar en el 2018, eligiendo a un candidato que reúna las condiciones que debe tener el verdadero líder, que ha de retornar a la República a los cauces del orden y del Estado de Derecho, como corresponde.

Sería un despropósito sin par que en el solio de Bolívar se siente alguno de estos punteros en las encuestas: Claudia López, Sergio Fajardo o Gustavo Petro, los dos últimos con investigaciones penales, disciplinarias y fiscales en curso, por cuenta de extraños manejos al frente de la gobernación de Antioquia y la alcaldía de Bogotá, respectivamente. En cuanto a la señora López, se ha sabido, gracias al periodista Gustavo Rugeles, que la “dueña de la moral colombiana” logró tapar en la Corte Constitucional una condena por corrupción en su contra, por hechos cometidos en sus años mozos, cuando era funcionaria de la alcaldía capitalina. Lo anterior se suma al hecho de que los candidatos de marras profesan gran simpatía por las ideas izquierdistas, esas mismas que arrasan todo lo que a su paso encuentran.

Desde la óptica humana, se trata de tres personas lamentables. Claudia López recurre a la ordinariez como forma de expresión (es proverbial su falta de costumbres y buenas maneras); Petro es un ser lleno de complejos, resentimientos y odios como el que más, y Sergio Fajardo, el “culebreo play” que no se compromete con nada y que juega a diez bandas y además se encaja y no usa cinturón, y eso me genera mayor desazón.

Me resisto a creer qué tal fatalidad pueda acaecer. Es hora de derrotar a estos tres como debe ser: con las mayorías.

La ñapa: Está próximo a ser escogido el director de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP, algo así como la fiscalía de ese engendro. De los ochos candidatos, hay tres con un sesgo mamerto inmejorable. Giovanni Álvarez, exfiscal de derechos humanos, cuestionado por un supuesto montaje en el caso del bombardeo a Santo Domingo; Fernando Jiménez, contratista de Fondopaz para gestionar ayudas a los guerrilleros presos, y María Consuelo Rincón, Magistrada de Justicia y Paz que ordenó investigar al expresidente Uribe por paramilitarismo.

Hipocresía sostenible

Publicado en Generales

Nuestro comportamiento dirige nuestro destino. La amenaza a la que se ve sometida la sociedad depende del actuar de cada uno de nosotros; aquí no hay curvas, todo es directamente proporcional. Es difícil desligar los daños que se ocasionan al ambiente con el sólo hecho de vivir, la necesidad de involucrarse con el desarrollo del mundo nos obliga a consumir, usar cosas innecesarias y renovar otras que aún son funcionales prestando el mismo servicio que las próximas a obtener. 

¿Cuántos celulares has tenido?, ¿Cuánta ropa compraste y no usaste?, ¿Cuántas veces has cambiado los muebles en buen estado?, ¿Cuántas veces has preferido caminar o montar en bici para evitar usar el carro? ¡Vale la pena revisarlo!, ¡vale la pena replantear el actuar!; ese, que como dije en la primera línea, “dirige nuestro destino”. Esta serie de interrogantes son los que la actividad mercantilista evita hacer, asociándolo a un mejor vivir con algún nuevo articulo en el mercado. La publicidad conlleva a ser consumidores de productos innecesarios. 

Lo anterior se produce una descompensación del medio ambiente, el 20% de la humanidad consume, lo que el otro 80% pudiera hacer, generando así otra descompensación, esta vez social. 

El resultado de la explotación desenfrenada y desigual de los recursos naturales nos tiene en aprietos, el planeta pareciera no aguantar más contaminación, está fatigado de tanta indolencia. “Afortunadamente” existen: la Carta a la Tierra, la Cumbre de Río, la Convención de Londres sobre la Descarga de Desechos de 1972, la Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste, el Convenio de Aarhus, el Convenio de Barcelona para la protección del Mar Mediterráneo o Convenio Internacional para prevenir la contaminación por los Buques y hasta hace poco el acuerdo de Paris 2030. Todos creados en pro de mantener la viabilidad de nuestro existir a partir de un desarrollo sostenible. 

La explotación inadecuada de los recursos naturales ha dado origen a estos protocolos, convenios, cartas magnas y cumbres anteriormente citados, pero paradójicamente, quienes organizan, promueven o lideran estos espacios de concienciación, tienen de alguna forma, relación con los que nos proveen los productos que consumimos y/o hacen de una actividad como la minería, una locomotora para el desarrollo de un País. 

¿Será qué hay salida a este problema que pone en riesgo el futuro de nuestras generaciones? En 2012 el Presidente de Uruguay José Mujica, en la cumbre de Río decía: “somos hijos del mercado e hijos de la competencia lo que ha creado sociedades de mercado y somos gobernados por la globalización. El desarrollo no puede ser en contra de la felicidad, debe ser a favor de la felicidad y del amor”. 

No se trata de dejar de consumir, porque al no hacerlo la economía se estanca; tampoco de dejar de lado la actividad minera, se trata de revisar qué y cómo consumes se trata de ser 

responsable con el medio ambiente durante la actividad minera. El éxito está en la educación, en dejar de hablar de desarrollo sostenible y empezar a formar familias con alto sentido social, capaces de dominar el mercado y no ser dominadas por el. El éxito está en hacer de la sociedad, una sociedad sostenible. 

Ojo al dato: Las consultas populares se han convertido en una herramienta para frenar la explotación minera que atenta en contra del medio ambiente, explotación que en muchos casos cuentan con todos los permisos del estado. El país necesita más ciudadanos como los de Cajamarca – Tolima, o como los de San Martin en el Cesar, le dijeron al gobierno, ¡hay otras formas de desarrollo!. 

Tw: @odacamargo

Arce, ¿árbol único en el bosque de la salud?

Publicado en José Luis Bustos

Por José Luis Bustos.

Frente al drama de 16 neonatos que murieron posterior al suministro de un medicamento adulterado en una clínica particular de Valledupar, la fácil, segura y popular es lanzarse por la calle del medio a exigir la renuncia de la secretaria de salud departamental a raíz de su actuación frente  al escándalo que se inició en el programa Séptimo Día de Caracol de ayer y que se elevó a la categoría de huracán con las cada vez menos afortunadas declaraciones de la secretaria hoy lunes en Radio Guatapurí

Esa es la fácil, entre otras cosas porque esta funcionaria que ha sostenido una discreta pero muy larga trayectoria en el sector salud, nunca había abandonado esa zona de confort y quizá por eso se dejó sorprender con la guardia abajo por el periodista de Séptimo Día…

Impertérrita, respondió sin cálculo de consecuencias, que los niños no habían muerto por causa del medicamento adulterado que les suministraron en la UCI neonatal de la Clínica Laura Daniela, o en el mismo sentido, tampoco por la ausencia del principio activo de la molécula sino porque “De todas maneras se iban a morir”…

De ese modo, como máxima autoridad de la salud departamental, exoneró de manera sumaria a la Laura Daniela de cualquier responsabilidad y afirmó taxativamente, como con conocimiento de causaque “Ninguno  de los bebés falleció por el medicamento adulterado” y en la siguiente respuesta dijo que no se puede decir qué cosa contenía el adulterado....

Como así: ¿Certeza científica para eximir como causa de muerte el medicamento y acto seguido alegre desconocimiento del contenido del fármaco adulterado que se les suministró? ¿En serio? Si no sabe lo que contiene, por lo menos ya sabemos lo que no contiene y esa droga era vital para madurar los pulmones de esos niños.

Hasta ahí creo que todos estábamos estupefactos frente a sus respuestas, pero faltaba  aún más. Sin que se le alterara la voz, dijo como quién oye llover, que de los 24 niños que recibieron el medicamento adulterado murieron 16, tengan en mente este dato: equivale a una mortalidad del 66,6%. Además, se puso en evidencia ingenuamente, porque dijo que la clínica no había cometido el error porque prácticamente los productos adulterados eran indistinguiblesde los originales, porque “Eran detalles mínimos”entonces el periodista le  presentó las pruebas irrebatibles de la burda falsificación y se derrumbó la estantería…

Ahí fue cuando dijo lo que debió decir desde el principio: “Yo no soy experta”

Ese fue su pecado.

En la mañana del lunes en Radio Guatapurí, un periodista le preguntó por qué no habían iniciado una investigación cuando falleció el primer niño, y otra vez cayó en la tentación: Se puso a ensayar un análisis estadístico: Craso error.

Dijo que era normal porque de otro grupo de neonatos (Creo que dijo 56) 31 habían muerto y era otro medicamento el que se les daba. Cuando uno no sabe de un tema, calladito le va mejor: Si estas son las cifras de la Laura Daniela en mortalidad en UCI de neonatos prematuros, entonces eso hay que cerrarlo y más adelante explicaré por qué.

En el estudio sobre morbimortalidad de los prematuros en la unidad de cuidado intensivo neonatal, de la Clínica Reina Sofía,Bogotá, Colombia entre  2001 y 2006, se establece que la mortalidad esperada para productos de gestaciones menores a 32 semanas es del 8% y del 2% para aquellos cuyas gestaciones eran iguales o mayores a 32 semanas.

En lo que se llama prematuro se agrupan los niños nacidos entre 31 y 36 semanas, la mortalidad es el 2%; la  del  prematuro extremo (Nacidos entre 28 y 31 semanas) la mortalidad es del 22% y los muy extremos (nacidos entre las 25 y 27 semanas) del 61%...[1]

¿Cómo así que es normal que de 24  niños 16 mueran (66,6%) si el esperado es del 8%?

De ahí a lo que la secretaria reportó (66,6%) hay una distancia de más del 800% porque cada 8% adicional es un 100% con respecto al dato esperado (¿En qué estaba pensando? Por un momento creí que era la jefe de prensa de la Laura Daniela y no la Jefe de Salud del Departamento) por este dato nada menos es que digo que si eso es así como lo sustentó la secretaria, esa UCI hay que cerrarla pero ya.

Si se diera el caso (muy poco probable) que todos los niños de la UCI de la Laura Daniela fuesen muy extremos, el solo hecho de que todos nacieran entre las semanas 25 y 27  ya sería objeto de investigación, pero si seguimos nadando en el surrealismo e ignoramos esa singularidad, aún sigue siendo bizarra la postura, porque el esperado máximo en ese grupo es del 61% y este reporte suma el 66,6%.

Pienso que es cierto que debería presentar su renuncia y que deben aceptársela si no por ética, por lo menos por estética, pero ya sabemos lo que las opiniones de los cesarenses en general y vallenatos en particular le merecen a la casa política que controla la Gobernación del Cesar, así que mejor cambiamos de ángulo porque a esta historia le hace falta un pedazo, y uno grande…

Yo no me resigno a callarme, y sé los riesgos que esto conlleva, pero tengo que preguntarlo o me da cáncer  y Dios no permita que me lleven a la Laura Daniela:

¿Qué es lo que hay detrás de esta empresa, que crece sin parar, trata como perros callejeros a sus médicos (Hay un audio circulando en el que el capataz: eso no se puede llamar jefe de talento humano,  de la Clínica de Alta Complejidad, le dice a los profesionales de la medicina como todo un patán que “el que esté muy bravito porque no le pagan, que renuncie…”), no parece perder un pleito nunca y siempre está colgada con los empleados? ¿Por qué toda una secretaria de salud departamental funge sin sonrojo como abogado de oficio si lo que se esperaría era un dedo acusador desde su despacho?

Se mueren los niños, se mueren los adultos, no le pagan al personal médico cuando es, sino cuando y como les viene en gana, compran medicamentos a empresas de garaje sin autorización local y sin contrato con los laboratorios internacionales, en plata blanca en el mercado negro, y encima uno de sus dueños se pavonea, como el nuevo rico del pueblo, a bordo de un Ferrari, negro también, por las calles de la ciudad, y aquí no pasa nada…

Yo pregunto:

¿Es que son invisibles? ¿O es que son intocables? ¿Por qué no les pasa nada? ¿Por qué no prosperan las investigaciones? ¿Cuál es la fuente del capital que ha permitido a una sola empresa ir absorbiendo el sector salud de tres departamentos

Si. Cesar Guajira y Magdalena, casualmente.

Y vuelvo al principio: Si ese medicamento no mató a esos niños por lo que tenía, de todas maneras los mató por lo que No Tenía. Sus pulmones no podrían madurar sin la molécula activa, y que ya el Invima determinó que no estaba presente. Esa empresa tiene que responder, esos niños muertos tienen dolientes y sus dolientes somos todos y los organismos de control nacionales (Los regionales están bajo la misma mano que bendice al pecador) deben hacer presencia: Nuestros congresistas están muy mutis por el foro, y eso que estamos en campaña...

Mensaje para el gabinete: A veces, es mejor mantener la boca cerrada y que todos sospechen que uno es tonto, que abrirla y despejar todas las dudas.

Pareciera que en el bosque de la salud en esta región solo prospera un árbol y que ese árbol es Arce.



[1] MORBIMORTALIDAD DE LOS PREMATUROS EN LA UNIDAD DE CUIDADO INTENSIVO NEONATAL, DE LA CLÍNICA REINA SOFÍA, BOGOTÁ, COLOMBIA. 2001-2006.

JULIAO, J., ARCHILA, M., SAN DIEGO M., GAITÁN H.

Cinismo presidencial

Publicado en Abelardo De La Espriella

Por Abelardo De La Espriella

La propuesta de reforma a la justicia, ideada por el gobierno nacional y planteada por el Procurador General para hacerle el cuarto a Santos, es otra muestra de lo caradura que puede llegar a ser el primer mandatario de los colombianos. Hablar, a estas alturas del paseo, de un referéndum liderado por Santos, para acabar con los vicios de la justicia, es tanto como dejar cuidando una guardería a Garavito, el violador y asesino de niños. Santos se cree más vivo que todo el mundo y, por su “desconexión” con el mundo real, considera que el pueblo es tonto y desinformado. 

Presidente, ¿acaso cree que se nos olvidó que durante cuatro años y medio tuvo a sus servicios un par de sicarios judiciales que la sociedad colombiana abomina y desprecia tanto como a usted, y se lo digo con nombre propio para que no haya lugar a dudas: Eduardo Montealegre y Jorge Perdomo?, ¿los mismos que articularon (por solo dar un ejemplo) el montaje del hacker Sepúlveda, para robarle la presidencia a Oscar Iván Zuluaga? No hay delincuente más avieso que el funcionario judicial que desconoce la ley para perseguir a un ciudadano; si lo sabrán el dúo dinámico de “Batman Montealegre” y “Robin Perdomo”, especialistas en “pasteles” e intereses torvos, como los buenos tracaleros que son. 

Montealegre y Perdomo también hacen parte (a nivel directivo) de la Bacrim judicial que usted patrocinó y aupó, de la mano de cancerberos de vieja data suyos, como Leonidas Bustos, Camilo Tarquino y Francisco Ricaurte. No nos venga ahora con el cuento de una reforma a la justicia, porque, gracias a sus “buenos oficios”, ese leviatán de la corrupción adquirió dimensiones épicas e hizo metástasis hasta los cimientos del palacio de justicia. La vergüenza hoy se viste de toga, lo es en gran medida gracias a que el presidente prostituyó, a través de puestos y contratos, a fiscales y magistrados, al mejor estilo de la mafia. 

Un referéndum requiere un amplio respaldo nacional, del cual el actual gobierno carece por completo. El mecanismo idóneo para la reforma estructural que pide a gritos la justicia es una Asamblea Nacional Constituyente, que habrá de convocarse el segundo semestre del próximo año, cuando la horrible noche haya cesado. El desbarajuste institucional que hoy padece la Republica no se sofoca con paños de agua tibia. El Gobierno, al plantear el tal referéndum, lo que pretende es lanzar una cortina de humo sobre los graves escándalos de corrupción que involucran a los más impolutos y cercanos funcionarios de Santos, así como también invisibilizar la oscura financiación de la reelección. Sigue el presidente creyendo que de imbéciles está poblada la Patria. 

No importa que los grandes medios “enmermelados” toquen, por los laditos, las declaraciones de implicados en el escándalo de Odebrecht, que dan cuenta de las millonarias sumas de dinero que entraron a la campaña de Santos, vía Roberto Prieto. Al mejor estilo del inefable Samper, Santos dirá que todo fue a sus espaldas. Es imposible que el presidente no haya visto esos ríos de plata; sin embargo, él sigue hablando de transparencia y honestidad. ¿Hasta cuándo la pauta oficial seguirá comprando el silencio de los medios, ante tantos desmanes y desafueros? 

¡Ya está bueno, señor presidente, sea serio! ¡Estamos hasta el cogote de su cinismo proverbial! No le comemos cuento, porque solo maldad puede esperarse de aquel que considera la traición una forma de vida. 

La ñapa I: Homenaje al “Mono Jojoy”, por una parte, y, por la otra, “conferencia” de Andrés Paris en la Universidad Externado de Colombia. Esto apenas comienza: si no se integra una coalición de centro derecha para detener el avance de la izquierda, ya veremos a los miembros de las Farc en las más altas cumbres de la vida nacional. 

La ñapa II: ¡Qué injusticia tan grande la que padece el coronel Hernán Mejía, héroe de la patria! Mientras él está detenido injustamente, los verdugos del pueblo posan de pacifistas.

Arce, ¿árbol único en el bosque de la salud?

Publicado en Generales

Por José Luis Bustos

Frente al drama de 16 neonatos que murieron posterior al suministro de un medicamento adulterado en una clínica particular de Valledupar, la fácil, segura y popular es lanzarse por la calle del medio a exigir la renuncia de la secretaria de salud departamental a raíz de su actuación frente  al escándalo que se inició en el programa Séptimo Día de Caracol de ayer y que se elevó a la categoría de huracán con las cada vez menos afortunadas declaraciones de la secretaria hoy lunes en Radio Guatapurí

Esa es la fácil, entre otras cosas porque esta funcionaria que ha sostenido una discreta pero muy larga trayectoria en el sector salud, nunca había abandonado esa zona de confort y quizá por eso se dejó sorprender con la guardia abajo por el periodista de Séptimo Día…

Impertérrita, respondió sin cálculo de consecuencias, que los niños no habían muerto por causa del medicamento adulterado que les suministraron en la UCI neonatal de la Clínica Laura Daniela, o en el mismo sentido, tampoco por la ausencia del principio activo de la molécula sino porque “De todas maneras se iban a morir”…

De ese modo, como máxima autoridad de la salud departamental, exoneró de manera sumaria a la Laura Daniela de cualquier responsabilidad y afirmó taxativamente, como con conocimiento de causaque “Ninguno  de los bebés falleció por el medicamento adulterado” y en la siguiente respuesta dijo que no se puede decir qué cosa contenía el adulterado....

Como así: ¿Certeza científica para eximir como causa de muerte el medicamento y acto seguido alegre desconocimiento del contenido del fármaco adulterado que se les suministró? ¿En serio? Si no sabe lo que contiene, por lo menos ya sabemos lo que no contiene y esa droga era vital para madurar los pulmones de esos niños.

Hasta ahí creo que todos estábamos estupefactos frente a sus respuestas, pero faltaba  aún más. Sin que se le alterara la voz, dijo como quién oye llover, que de los 24 niños que recibieron el medicamento adulterado murieron 16, tengan en mente este dato: equivale a una mortalidad del 66,6%. Además, se puso en evidencia ingenuamente, porque dijo que la clínica no había cometido el error porque prácticamente los productos adulterados eran indistinguiblesde los originales, porque “Eran detalles mínimos” entonces el periodista le  presentó las pruebas irrebatibles de la burda falsificación y se derrumbó la estantería…

Ahí fue cuando dijo lo que debió decir desde el principio: “Yo no soy experta”

Ese fue su pecado.

En la mañana del lunes en Radio Guatapurí, un periodista le preguntó por qué no habían iniciado una investigación cuando falleció el primer niño, y otra vez cayó en la tentación: Se puso a ensayar un análisis estadístico: Craso error.

Dijo que era normal porque de otro grupo de neonatos (Creo que dijo 56) 31 habían muerto y era otro medicamento el que se les daba. Cuando uno no sabe de un tema, calladito le va mejor: Si estas son las cifras de la Laura Daniela en mortalidad en UCI de neonatos prematuros, entonces eso hay que cerrarlo y más adelante explicaré por qué.

En el estudio sobre morbimortalidad de los prematuros en la unidad de cuidado intensivo neonatal, de la Clínica Reina Sofía, Bogotá, Colombia entre  2001 y 2006, se establece que la mortalidad esperada para productos de gestaciones menores a 32 semanas es del 8% y del 2% para aquellos cuyas gestaciones eran iguales o mayores a 32 semanas.

En lo que se llama prematuro se agrupan los niños nacidos entre 31 y 36 semanas, la mortalidad es el 2%; la  del  prematuro extremo (Nacidos entre 28 y 31 semanas) la mortalidad es del 22% y los muy extremos (nacidos entre las 25 y 27 semanas) del 61%...[1]

¿Cómo así que es normal que de 24  niños 16 mueran (66,6%) si el esperado es del 8%?

De ahí a lo que la secretaria reportó (66,6%) hay una distancia de más del 800% porque cada 8% adicional es un 100% con respecto al dato esperado (¿En qué estaba pensando? Por un momento creí que era la jefe de prensa de la Laura Daniela y no la Jefe de Salud del Departamento) por este dato nada menos es que digo que si eso es así como lo sustentó la secretaria, esa UCI hay que cerrarla pero ya.

Si se diera el caso (muy poco probable) que todos los niños de la UCI de la Laura Daniela fuesen muy extremos, el solo hecho de que todos nacieran entre las semanas 25 y 27  ya sería objeto de investigación, pero si seguimos nadando en el surrealismo e ignoramos esa singularidad, aún sigue siendo bizarra la postura, porque el esperado máximo en ese grupo es del 61% y este reporte suma el 66,6%.

Pienso que es cierto que debería presentar su renuncia y que deben aceptársela si no por ética, por lo menos por estética, pero ya sabemos lo que las opiniones de los cesarenses en general y vallenatos en particular le merecen a la casa política que controla la Gobernación del Cesar, así que mejor cambiamos de ángulo porque a esta historia le hace falta un pedazo, y uno grande…

Yo no me resigno a callarme, y sé los riesgos que esto conlleva, pero tengo que preguntarlo o me da cáncer  y Dios no permita que me lleven a la Laura Daniela:

¿Qué es lo que hay detrás de esta empresa, que crece sin parar, trata como perros callejeros a sus médicos (Hay un audio circulando en el que el capataz: eso no se puede llamar jefe de talento humano,  de la Clínica de Alta Complejidad, le dice a los profesionales de la medicina como todo un patán que “el que esté muy bravito porque no le pagan, que renuncie…”), no parece perder un pleito nunca y siempre está colgada con los empleados? ¿Por qué toda una secretaria de salud departamental funge sin sonrojo como abogado de oficio si lo que se esperaría era un dedo acusador desde su despacho?

Se mueren los niños, se mueren los adultos, no le pagan al personal médico cuando es, sino cuando y como les viene en gana, compran medicamentos a empresas de garaje sin autorización local y sin contrato con los laboratorios internacionales, en plata blanca en el mercado negro, y encima uno de sus dueños se pavonea, como el nuevo rico del pueblo, a bordo de un Ferrari, negro también, por las calles de la ciudad, y aquí no pasa nada…

Yo pregunto:

¿Es que son invisibles? ¿O es que son intocables? ¿Por qué no les pasa nada? ¿Por qué no prosperan las investigaciones? ¿Cuál es la fuente del capital que ha permitido a una sola empresa ir absorbiendo el sector salud de tres departamentos?

Si. Cesar Guajira y Magdalena, casualmente.

Y vuelvo al principio: Si ese medicamento no mató a esos niños por lo que tenía, de todas maneras los mató por lo que No Tenía. Sus pulmones no podrían madurar sin la molécula activa, y que ya el Invima determinó que no estaba presente. Esa empresa tiene que responder, esos niños muertos tienen dolientes y sus dolientes somos todos y los organismos de control nacionales (Los regionales están bajo la misma mano que bendice al pecador) deben hacer presencia: Nuestros congresistas están muy mutis por el foro, y eso que estamos en campaña...

Mensaje para el gabinete: A veces, es mejor mantener la boca cerrada y que todos sospechen que uno es tonto, que abrirla y despejar todas las dudas.

Pareciera que en el bosque de la salud en esta región solo prospera un árbol y que ese árbol es Arce.



[1] MORBIMORTALIDAD DE LOS PREMATUROS EN LA UNIDAD DE CUIDADO INTENSIVO NEONATAL, DE LA CLÍNICA REINA SOFÍA, BOGOTÁ, COLOMBIA. 2001-2006.

JULIAO, J., ARCHILA, M., SAN DIEGO M., GAITÁN H.

El diablo se viste de izquierda

Publicado en Generales

Por: Abelardo De La Espriella.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

No exageramos -a lo mejor nos quedamos cortos- quienes, desde hace varios años, venimos alertando sobre la lenta pero segura entronización de la izquierda más radical en la política y la institucionalidad colombianas. A ese pequeño grupo de ciudadanos que nos atrevimos a desenmascarar los protervos intereses del “mamertismo irracional”, nos llamaron azuzadores de la guerra, cuervos de la violencia, paramilitares, crimínales apocalípticos y con cientos de epítetos impronunciables, solo para desacreditarnos. Eso cuando no recurrieron a los consabidos montajes judiciales, orquestados por “camaradas agradecidos” que siguen moviendo los hilos de la justicia de este país a un muy alto nivel. La izquierda radical destroza moralmente, encarcela injustamente y, cuando tiene a disposición un brazo armado, elimina a quienes considere que ponen en riesgo sus planes de alienar a los incautos votantes, para hacerse al poder y no salir de ahí, hasta que san Juan agache el dedo. Sobran los ejemplos en todo el mundo, el método es conocido y está patentado.

Estúpido sería generalizar: no todas las personas de izquierda o de tendencia socialista son malas per se, lo que sí es seguro es que los radicales de izquierda son el diablo hecho persona. Los del otro extremo del espectro ideológico, los radicales de derecha, no son para nada mejores que los zurdos recalcitrantes. La enfermedad estriba en la irracionalidad que produce aferrarse a dogmas que contrarían abiertamente el sentido común y el bienestar de un pueblo, que, al final de la ecuación, es lo que justifica el ejercicio del poder.

El problema más grave que padece hoy nuestra patria adolorida es la eventual “asunción” de la izquierda al poder. Y, como Lucifer tiene la habilidad de mostrar muchas caras y manifestarse de tantas maneras, es necesario saber quiénes hacen parte de ese aquelarre. “El diablo es puerco”, reza el adagio popular, y suele usar artimañas inimaginables para alcanzar sus propósitos. En consecuencia, no sería extraño que varios de los candidatos presidenciales  que posan de independientes, progresistas y pro paz, hagan parte del tinglado diseñado magistralmente por Timo, sus secuaces, consuetas y asesores de ocasión.

Al revisar las últimas encuestas, todas coinciden en que aquellos candidatos que han defendido a ultranza y a cualquier precio el proceso de paz, a sabiendas de que se arrodilló el Estado de Derecho ante la subversión y que, además, de tiempo atrás tienen sus veleidades por las ideas de Marx, suman entre todos cerca del 45% de favorabilidad. Ni hablar de la buena imagen de las Farc, qué subió sustancialmente. Probablemente, los electores no relacionan a esos candidatos con el veneno que subyace en ellos; otros, en cambio, saben perfectamente lo que hacen. Saque usted sus propias conclusiones:

Humberto de la Calle: es el arquitecto del proceso de paz, el hombre que entregó la dignidad de la Patria a un grupo terrorista; Gustavo Petro, un exterrorista que ahora posa de demócrata y que acabó con Bogotá; Sergio Fajardo, el lobo con piel de oveja que, tras bambalinas, es apoyado por el Polo; Claudia López, la “anti política” que tiene un pacto con Fajardo para abrirle la puerta, al final será su vicepresidenta; Robledo, que parecía serio, ya no lo es tanto, y Clara López, una “comunista incomprendida” del Chicó. Todos defendieron la capitulación de la Nación ante el terrorismo a través de un proceso de paz espurio y mentiroso liderado por Juan Manuel Santos; todos tienen un corazoncito más inclinado de lo normal hacia la izquierda.

Es menester crear un frente común para que la peor de todas las plagas, el comunismo, no anide en estas tierras fértiles; la tragedia se puede evitar.

Cuando el demonio entra en tu casa no hay nada bueno que puedas esperar de ello.

La ñapa I: Difícil encontrar una caricatura más real que el Ministro de Defensa.

La ñapa II: ¿Y ahora que nadamos en un mar de coca, que dice el señor presidente?

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.