Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Barrio 450 años al borde de una tragedia

Publicado en Generales
Valledupar.- La empresa Gases del Caribe detectó en una diligencia judicial realizada en el barrio 450 años, ayer miércoles 30 de mayo, una conexión fraudulenta a la red matriz de distribución del gas natural, sin contar con el procedimiento exigido por la normatividad técnica, lo cual pone en alto riesgo la vida de las personas que habitan en esas residencias en donde llega el gas de manera fraudulenta. Adicionalmente, se pudo establecer que los equipos de medición y regulación utilizados para apropiarse del gas natural en forma indebida, fueron hurtados a otros usuarios de la empresa, lo cual pone en riesgo la seguridad de toda la comunidad de los 450 años, por la ausencia de calibración y la posibilidad de una intoxicación masiva o, en el peor de los casos, de una explosión por indebida manipulación. Según Gases del Caribe, el barrio 450 años no cumple con varios de los requisitos mínimos exigidos por la ley para la prestación del servicio, como es que se encuentren estratificados y con asignación de nomenclatura por parte de la autoridad municipal competente. Según Jorge Baute, Subgerente de la empresa Gases del Caribe en el Cesar, la compañía cuenta con un sistema que ayuda a la detección de fraudes, diseñado para encontrar anomalías en la lectura y los registros de consumo. “Los tipos de fraudes más comunes son manipulación de los medidores o derivaciones antes de medición, que permiten consumir sin pagar factura”, afirmó. Así mismo, Baute solicitó a la comunidad que se abstenga de realizar fraudes y que denuncie este tipo de anomalías, porque siempre es posible hallar las evidencias de manipulación necesarias para que la empresa emprenda todas las acciones legales contra los infractores. “Además, una denuncia hecha a tiempo puede evitar tragedias”.

Capturado Edward Mattos Barrero por homicidio

Publicado en Judicial
Valledupar. 27 de mayo de 2018 En la vía Pueblo Nuevo - Valledupar, a la altura del kilómetro 34, siendo aproximadamente las seis de la tarde, fue capturado el empresario cesarense Edward Heriberto Mattos Barrero, quien era requerido por una Fiscalía Especializada de Bogotá por el delito de homicidio. Según el ente investigador, Mattos Barrero deberá responder por su presunta participación en el homicidio de la jueza de Becerril, Cesar, Marilys de Jesús Hinojosa Suárez, la cual fue asesinada el 27 de enero de 2003 en las afueras del municipio de Codazzi, por miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia. Cabe recordar que Edward Mattos es hermano del empresario de la industria automotriz y expropietario de Hyundai Colombia Carlos Mattos Barrero, quien también es investigado por presuntamente haber dado dádivas a un juez de la república para que fallase a favor el pleito que interpuso contra la matriz de Hyundai.

El poder de la música

Publicado en Editorial

En una tierra donde la música brota a borbotones como el departamento de El Cesar no pareciera ser necesario tener que reiterar una y otra vez la importancia de apoyar, respaldar y fortalecer los proyectos de formación musical, en particular aquellos proyectos orientados a la formación de niños y jóvenes.

Sin embargo, la tozudez de la realidad nos fuerza a insistir en lo mismo, esto es, en llamar la atención cuantas veces sea necesario a las administraciones públicas para que no dejen morir estos proyectos musicales.

El caso más reciente es el de la Fundación Batuta, una organización sin ánimo de lucro, que brinda formación musical a niños y jóvenes en varios municipios del departamento. En el caso particular del municipio de Codazzi, la actual administración del alcalde Luis Peñaloza ha sido indiferente a este programa y se ha negado a aportar todo o parte de los 50 millones de pesos anuales que requiere para su funcionamiento.

Por ello, enhorabuena el presidente de la Asamblea, Omar Benjumea, hizo un oportuno llamado tanto al alcalde Peñaloza como al gobierno departamental para que ayuden a sufragar los gastos de esta institución.

Pero no es el único caso. En Becerril ha ocurrido una situación similar con la banda musical ‘Filemón Quiroz’, que dirige el maestro José Salatiel Madrid González. A pesar de que esta banda ha ganado importantes premios nacionales, entre ellos, el Festival Nacional del Porro en San Pelayo, Córdoba, la administración del alcalde Juan Francisco ‘Kiko’ Rojas, no sólo le ha negado recursos para su funcionamiento, sino que ha ejercido presiones indebidas para sacar a su director por diferencias políticas. ¡Que tal eso! Un proyecto que ha cubierto de gloria al pueblo de Becerril pasando penurias por la visión parroquial de un alcalde inconsecuente que no duda en gastarse miles de millones de pesos en el Festival de la Paletilla contratando a costosos artistas en 3 días de fiesta, pero que es mezquino para apoyar a la banda musical de su pueblo.

En efecto, los alcaldes de turno del Cesar siguen viendo erróneamente a la música y a la cultura en general como las cenicientas del presupuesto, que no les representa mayor ‘retorno’ a su inversión como mandatarios. Prefieren, en cambio, invertir en parques y en vías y en todo lo que tenga cemento porque en dichas obras es mucho más fácil obtener réditos tantos políticos como económicos vía corrupción.

Se equivocan de cabo a rabo. Si algo ha demostrado en nuestra tierra su papel transformador ha sido la música. Ya lo decía la recordada Cacica Consuelo: “el niño que aprende a tocar un instrumento musical, que se enamora de la música y la cultiva, jamás empuñará un arma”. Ciertamente, la música enseña disciplina en los niños y jóvenes, les sube su autoestima, es un gran estimulante en su formación como seres humanos y los aleja de la violencia y de las drogas.

Lo anterior son razones de peso suficiente para que los mandatarios cesarenses pongan igual o mayor empeño en respaldar los proyectos de formación musical en sus municipios que el empeño puesto en sacar adelante las obras públicas.

Abigeato, problema de salud pública

Publicado en Editorial

Desde hace varios años, el hurto de ganado en El Cesar y La Guajira ha dejado de ser un delito menor y esporádico para convertirse en una verdadera industria delictiva, detrás de la cual operan bandas criminales muy bien organizadas.

Pero, más allá de su faceta criminal y de las grandes pérdidas que este delito genera para los ganaderos de la región, el abigeato se ha convertido en un serio problema de salud pública, al cual las autoridades sanitarias no parecen haber entendido en toda su dimensión.

Veamos porqué. Según datos obtenidos del Fondo Ganadero del Cesar, de Coolesar y de Fedegan, el consumo promedio diario de carne de res de una ciudad como Valledupar, con cerca de medio millón de habitantes, es de aproximadamente 400 reses.  Sin embargo, en Coolesar y en los mataderos autorizados de la región sólo se sacrifican diariamente 220 reses en promedio.

Lo anterior significa que la diferencia, esto es 180 reses, está ingresando diariamente a la ciudad por medios no autorizados, entiéndase esto, a través de una red de mataderos clandestinos y de expendios ilegales que distribuyen la carne producto del hurto en toda la ciudad.

En otras palabras, cerca de la mitad de la carne de res que se consume en Valledupar (en los hogares y negocios de comida) es producto del hurto de ganado, lo que significa que no cuenta con los mínimos estándares sanitarios como una debida cadena de frío, condiciones de higiene, garantía de vacunas y, en fin, la seguridad de que dicha carne es apta para el consumo humano.

No es de extrañar, entonces, el aumento de consultas médicas en la región por trastornos gastrointestinales que pueden estar asociados al consumo de carne de res sin los estándares sanitarios mínimos. Y en este sentido cabe enfatizar que cuando compramos y consumimos carne de dudosa procedencia nos exponemos a contraer intoxicaciones alimentarias como botulismo, enteritis por E. coli o enfermedades parasitarias. Es éste el gran problema de salud pública que las autoridades sanitarias departamental y municipal pareciesen estar obviando.

Ciertamente, no basta con atacar el hurto de ganado a través de la judicialización de las bandas de cuatreros que operan en la región. También debe atacarse el problema desde una perspectiva de salud pública endureciendo los controles sanitarios a los expendios de carne de res, exigiéndoles la factura a los negocios de venta de comida para determinar la procedencia de la carne que ofrecen al público.

Desde esta tribuna hemos insistido en la necesidad de acabar con los expendios ilegales de carne que funcionan a la vista de todos en la margen derecha del río Guatapurí, en particular en los sectores del “9 de marzo”, “Pescaito” y “Villa Castro”, así como el expendio que funciona cerca de la Galería Popular, sin resultados positivos por parte de las autoridades.

También cabe recordar que según estadísticas de la Rama Judicial, durante 2016 y 2017 ha sido denunciado el hurto de más de 500 reses en fincas pertenecientes a los municipios de Codazzi, La Paz, San Diego y Valledupar, sin que la Policía o el CTI de la Fiscalía entregue algún resultado concreto de judicialización de los responsables.

En honor a la verdad, la Policía se defiende argumentando que ellos cumplen su labor pero más se demora la autoridad policial en capturar a los cuatreros que los fiscales y jueces en dejarlos libres, por las bajas penas que existen para el delito de abigeato. Por ello, Fedegan ha impulsado en el Congreso de la República un proyecto de ley que busca endurecer el tratamiento penal a este delito, eliminando el beneficio de excarcelación o condena suspendida y estableciendo la posibilidad de aplicar la extinción de dominio a los vehículos e inmuebles usados por los delincuentes para la comisión de este delito.

Es una buena iniciativa que le hará más difícil a la Rama Judicial dejar en libertad a los delincuentes. Sin embargo, insistimos, no es la solución de fondo. Si seguimos comprando carne producto del abigeato, siempre habrá alguien dispuesto a robar ganado para venderla. Hay que cambiar el chip de la ilegalidad, porque bien enseña el conocido refrán que lo barato sale caro y en esta cuestión no vale la pena arriesgar la salud o la vida.

Corrupción sin límites

Publicado en Editorial

La corrupción en Colombia tiene una capacidad de mutación impresionante. Los casos de corrupción develados por la prensa son flor de un día, en un círculo vicioso e infinito, mediante el cual el escándalo de hoy hace olvidar el de ayer y el de mañana al de hoy.

Sin embargo, es posible y es necesario diferenciar entre los diferentes tipos de corrupción para no incurrir en equívocos. Así, debe diferenciarse entre los fenómenos de corrupción en el Sector Público, en donde los malos ejemplos abundan, tales como el sonado caso de Odebrecht, Reficar, una refinería que debía haber costado 4.000 millones de dólares y terminó costando el doble; como el infame robo de los recursos de la alimentación escolar que deja morir de hambre a los niños más vulnerables del país; o del continuo desangre a nuestro ineficiente Sistema de Salud a través de carteles que crean pacientes fantasmas o inexistentes como el cartel de la hemofilia, cartel del sida y el cartel del síndrome de Down, por solo mencionar los más sonados.

Paralela a esta corrupción en el Sector Público, también existe otro tipo de corrupción en el Sector Privado igual de dañina. El caso reciente del ‘cartel de los locos’ lo ilustra muy bien. Según explica la Fiscalía, este cartel consistía en un verdadera organización criminal de abogados y médicos que contactaba a trabajadores de empresas mineras con altos salarios como Prodeco, el Cerrejón y Drummond, con el fin de hacerlos beneficiarios de una pensión anticipada por medios fraudulentos como certificados de invalidez de enfermedades mentales inexistentes, estafando de esta manera a los fondos de pensiones privados a los cuales los trabajadores estaban afiliados.

Pero no contentos con dicha estafa –que es la parte de menor calado del asunto– los abogados asesoraban a los trabajadores para que, antes de obtener la pensión, obtuvieran cuantiosos créditos del sistema bancario hasta el tope de su capacidad de endeudamiento, créditos que recibían pero que no tenían la intención de pagar, porque luego de desembolsado el crédito, los trabajadores aportaban un certificado fraudulento de incapacidad mental que generaba la condonación del crédito, e implicaba que las compañías aseguradoras tenían que cubrir a los bancos la totalidad del monto del crédito más los intereses.

Precisamente fueron las aseguradoras quienes detectaron este sistema fraudulento para estafar tanto a los fondos de pensiones como al sistema bancario, al notar un aumento inusitado e inexplicable de solicitudes de pensiones por enfermedades mentales. Tan solo en Valledupar 400 personas se pensionaron por esta modalidad y cursan trámite 150 más. El monto de la estafa supera, de lejos, los 90.000 millones de pesos, solo en la capital cesarense.

Este caso deja una pregunta latente: ¿qué lleva a profesionales reconocidos del derecho y la medicina, que gozaban de una buena posición social en la región a exponer su libertad, su buen nombre y toda su trayectoria profesional por unos cuantos millones? La respuesta no puede ser otra que la avaricia del dinero.

El cartel de los locos ejemplifica, como ningún otro caso, cómo en nuestra sociedad se han invertido los valores sociales al punto que pareciera que el único lema que aquí es válido es tener dinero, al precio que sea, sin importar los medios para su obtención.

Cuando una sociedad premia ese tipo de conductas, es decir, el enriquecimiento ilícito, y no hay ningún tipo de reproche o sanción social se está enviando un pésimo mensaje a las nuevas generaciones que no verán problema alguno en incurrir en cualquier tipo de prácticas corruptas con el fin de acumular dinero.

Lo cierto es que la corrupción no distingue entre raza, credo, condición social u orientación política. Hay igual de corrupción en los gobiernos y líderes de derecha como en los de izquierda. Sólo basta mirar al vecindario, en donde vemos cómo la cúpula de la izquierda brasilera con Lula da Silva y Dilma Roussef a la cabeza, hoy enfrenta serios cuestionamientos por corrupción. Antes de ellos el derechista Collor de Mello en Brasil o el ultra derechista Fujimori en Perú.

Para no irnos tan lejos, no sorprende que las FARC con un sobrino de Iván Marquez de protagonista, Marlon Marín Marín esté involucrado en un carrusel de contratos de los fondos para financiar el posconflicto, lo que reitera lo dicho: que la corrupción no respeta corriente ideológica. Y que las FARC, que tanto criticaron al establecimiento colombiano por su corrupción, son igual de corruptas.

Los anteriores casos deben ser considerados como antiejemplos. Como el camino que no se debe seguir. Porque el camino de la corrupción suele ser corto y espinoso. Los que lo escogen como norma de vida más temprano que tarde terminan cayendo. Esa es la lección que nunca debemos olvidar.

Valledupar.- 10 de abril de 2018.

A pesar de las múltiples denuncias que a través de las instancias judiciales respectivas y de los medios de comunicación han realizado, los ganaderos de la región consideran que la Policía Nacional va perdiendo la batalla frente a los casos de hurto de ganado, delito que ha tenido un aumento exponencial en la región, en particular en Valledupar, La Paz, San Diego y Codazzi.

En efecto, cabe recordar que según estadísticas obtenida en la Rama Judicial, durante 2016 y 2017 ha sido denunciado el hurto de más de 500 reses en fincas pertenecientes a estos tres municipios, sin que la Policía o el CTI de la Fiscalía entregue algún resultado concreto de judicialización de los responsables.

Las reses hurtadas son sacrificadas en forma antihigiénica y su carne es vendida en forma ilegal en varios puntos de Valledupar, ciudad que se ha convertido en el principal punto de acopio del ganado hurtado.

Tan solo en el mes de marzo de este año fueron sacrificadas, o como se dice en lenguaje del hampa “pelados” 17 semovientes en la región de Guacoche, pertenecientes a las siguientes personas:

 -       2 vacas de Ricardo Castro

-       2 vacas de Gonzalo Aroca Mindiola

-       2 mulas del Monito Dangond.

-       2 vacas del señor Osorio

-       4 terneros de José Luis Carvajal

-       2 vacas de José Ramón Vanegas

-       3 vacas de la familia Molina Araújo

Los ganaderos de la zona, en diálogo con Radio Guatapurí, han indicado que se trata de una banda de cuatreros bien organizada, que opera con gente de la región, en complicidad con habitantes de la margen derecha del río Guatapurí, en particular de los sectores denominados como “9 de marzo”, “Pescaito” y “Villa Castro”, sitios a donde es traído el ganado hurtado y en donde operan mataderos clandestinos y expendios ilegales de venta y distribución de carne, a otra zonas de la ciudad, incluyendo a algunos matarifes y carniceros de la Galería Popular, quienes compran sin ningún control fitosanitario, la carne producto del abigeato.

Entre los miembros de esta banda habrían sido identificados por los ganaderos de la región las siguientes personas por sus alias delincuenciales: Alias Geiner, Alias Eduardo, Alias Tomita, Alias José, Alias Jesús, Alias Negro Alejandro (también llamado Boca Roja) y Alias Fredy, éste último que oficia como jefe de la banda y es el encargado de seleccionar el ganado para ser robado y luego de hurtado, comercializarlo en los expendios clandestinos ubicados en la margen derecha del río Guatapurí. Según un ganadero de la región que pidió mantenerse en el anonimato, Alias Fredy tendría contacto con algunos miembros de la Policía, quienes le suministran la información de los movimientos de la fuerza pública para eludir las operativos policiales de registro, control y movilización de ganado, lo que explicaría porque a pesar de ser vox populi en la zona quien es este delincuente, no ha sido aún capturado.

Profetas del pasado

Publicado en José Luis Bustos

Por José Luis Bustos Reales

Hace 4 años, para estos meses, mi oficina se convirtió en sitio de reunión de muchos de mis amigos, convocados por la fiebre común de la política…

En ese tiempo, me atreví a pronosticar que Santos se reelegiría presidente aún después de un resultado tan aterrador para él, que después de la primera vuelta le vio el rostro a su máxima pesadilla: Uribe, en cabeza de Oscar Iván Zuluaga le acababa de sacar medio millón de votos de ventaja y como ellos mismos lo dijeran, lo iban a sacar a patadas del Palacio Presidencial. Dije que Santos se iba a recuperar y le iba a sacar por lo menos un millón de votos de ventaja en la segunda vuelta.

Mis amigos me dijeron más o menos lo que me están diciendo hoy, cuando pronostico que Germán Vargas Lleras va a llegar a la segunda vuelta y va a ser presidente…

En política lo más fácil y al tiempo lo más tonto, es ser profeta del pasado, es decir, que una vez ocurridos los hechos es muy sencillo pasar al papel del riguroso analista que tiene las explicaciones de los por qué y los para qué de lo sucedido…

En la política lo único que no se puede poner en duda es lo que ya pasó, de modo que ésta se convierte en el arte de interpretar los hechos cumplidos, y en ese terreno es tan fácil analizar, que cualquier tonto puede hacerlo y, es más, todos los tontos lo hacen.

La difícil, la de pronosticar, a riesgo de la imagen, la reputación y la credibilidad, son muy poquitos los que se arriesgan a hacerlo y yo soy uno de ellos.

Hace 4 años mis amigos, tal como hoy, dijeron que mis pronósticos eran demenciales…

Pues bien, revisemos un poco los datos:

Santos en primera vuelta hace 4 años obtuvo 3.310.794 votos, mientras Oscar Iván Zuluaga con 3.769.005, le superó por 458.211 votos.

Apocalíptico.

De esta foto, nadie apostaba un peso por un presidente con el sol a sus espaldas y enfrentado al hombre más popular de la historia reciente: Álvaro Uribe Vélez…

Además, las firmas encuestadoras del nivel nacional, en sus últimas mediciones antes de la segunda vuelta, de las 5 que publicaron, tres (Centro Nacional de Consultorías, Gallup e Ipsos – Napoleón franco) daban a Oscar Iván Zuluaga ganador en segunda vuelta, mientras que Datexco y Cifras & Conceptos daban ganador a Santos …

Mis amigos insistían en que remontar un resultado de esa magnitud en 15 días era imposible, y menos cuando yo insistía en que le sacaría una ventaja a OIZ de un millón de votos. Eso, en otras palabras, era incrementar casi un millón y medio de votos en 20 días…

Les pedí todo el tiempo que revisaran las votaciones: Santos había perdido en Bogotá, pero había ganado en toda la costa norte colombiana…

Y el punto no era ese en realidad, el punto era que la costa en la primera vuelta, sencillamente no votó.

Santos enfrentó la segunda vuelta con un revés de casi 100.000 votos en Bogotá, y una ventaja débil en la costa norte: Superó en votos a Zuluaga por 117 mil votos en Atlántico, 31.500 en Cesar, 21.280 en Bolívar, 91.600 en Córdoba, 28.700 en La Guajira, 64.00 en Magdalena y 30.689 en Sucre. Todo eso sumaba una ventaja global en la costa norte de unos 386.000 votos, que no representaban ninguna esperanza, máxime con el panorama bogotano…

Sin embargo, la segunda vuelta vino y lo que sucedió no es para creer en milagros políticos, sino para comprender cómo es que funcionan realmente nuestras elecciones…

La costa en la segunda vuelta, como por arte de magia, tuvo un despertar democrático que la llevó a triplicar su participación en la fiesta democrática en materia de votos: Atlántico se reportó esta vez con unas ventajas a favor de Santos como para comprar el baloto: 402.000 votos de diferencia a favor del presidente candidato: Cesar sumó 77.000, Bolívar 97.000, Córdoba 170.000, La Guajira 74.000, Magdalena 141.000 y Sucre 73.000. Eso, vecinos y amigos, es nada menos que 1.034.000 votos de ventaja…

Y en la Bogotá Humana, donde perdió por casi 100.000 votos, el resultado de la segunda vuelta fue que Santos pasó de menos 100 mil a una ventaja de 262.000 votos, y ya miraremos que significó eso:

En segunda vuelta todas las fuerzas de la primera que no pasan, tienden naturalmente a buscar la esquina que más se les parezca, pero eso no es todo; también están los arreglos, las conveniencias, las tradiciones, por decirlo así…

En la segunda vuelta, para no ir más lejos, entre la costa norte y Bogotá, le aportaron a Santos una ventaja de casi un millón trescientos mil votos y el resultado final, sumando y restando todo el país fue que Santos se religió con una ventaja de 911,086 votos: Si. Casi un millón de votos de ventaja…

¿Qué OIZ creció? Desde luego. Ambos crecieron, pero entre Bogotá y la costa norte le dieron a Santos una cómoda diferencia con la que nadie contaba…

¿Y ahora es diferente?

La única diferencia entre hoy y hace 4 años es que la maquinaria no se puede dar el lujo de esperar la segunda vuelta: Esto lo tienen que arreglar ya, porque esta es la elección de todos los miedos, con la salvedad de que ya no son solo los miedos de los electores los que juegan sino los de la mismísima clase política tradicional, que sabe que, en un descuido, se puede meter un Petro con un Duque, o con Vargas Lleras…

En serio, este país solo ha elegido un caudillo en su historia, y para explicarlo me apoyaré en la definición de la enciclopedia virtual que dice que: Aunque en un sentido amplio este término se utiliza para cualquier persona que haga de guía de otras en cualquier terreno, el uso le ha dado a la palabra caudillo una cierta connotación política. Por lo general se emplea como referencia a los líderes políticos de los siglos XIX y XX…

Mejor definido para donde.

Colombia eligió un caudillo del siglo XX en 2008, Álvaro Uribe Vélez, que gobernó como quiso y a sabiendas de que los votos de esa condición son difícilmente endosables, modificó la constitución para quedarse 4 años más en el poder y casi, de no ser por las cortes que ahora quiere eliminar, lo hace por un tercer período y se vio obligado a ayudar a elegir a una persona que no le inspiraba confianza…

Y con razón.

Cuando Santos dejó claro que el presidente era él, Uribe le declaró la guerra a muerte y hoy de nuevo, pero en cuerpo ajeno, vamos a elegir entre Uribe y Santos otra vez…

Solo que las cosas hoy no pintan para que nadie se ponga a esperar a ver que va a pasar en la primera vuelta: Sin eufemismos, hay que dejar claro que aquí no se está peleando una ideología ni un modelo económico: Como lo explicara taciturno y desencantado el protagonista de cien años de soledad en el acto de rendición de las guerrillas liberales de la Guerra de los mil días:

…el coronel Aureliano Buendía lo interrumpió con una señal. «No pierda el tiempo, doctor -dijo. Lo importante es que desde este momento sólo luchamos por el poder.»”

Aquí lo que está jugándose es el miedo a perder 8 años de poder que ha usado a sus anchas el gobierno de la Unidad Nacional. 8 años de ministerios, altos cargos, embajadas, consulados, 8 años de contrataciones que en últimas son el sustento mismo de ese poder…

Y lo que la amenaza uribista representa es el mismo miedo de ellos de otros 8 años sin eso, que les supo tan bien, que tanto anhelan recuperar y del que tanto guayabo sienten…

Pero también están los nuestros, solo que nuestros miedos son más simples: El castrochavismo, los rayos homosexualizadores, la ultra derecha, la venezolanización, las motosierras…

Lo que sea que les sirva para que escojamos el menor miedo, en la suma de todos nuestros miedos, pero eso, también es una falacia: esto es de matemáticas, no de electores despiertos…

En realidad, Uribe (quizá el único que tiene un miedo real, porque sabe que los expresidentes en el mundo están cayendo presos como moscas), sabe que sus 20 senadores con sus 32 cámaras, bajo el entendido que el siempre promiscuo partido conservador lo acompañe en pleno, solo logrará 35 senados y 53 cámaras, para un total de 85 credenciales del congreso a su favor, sin que se vislumbre por donde pueda arrastrar una más…

Y Vargas Lleras, es decir Santos, cuenta desde ya con 55 cámaras al sumar la U con Cambio radical y en el mismo orden 30 senados, lo que hace exactamente el mismo número de credenciales para ambos:

85 para cada uno, pero no se puede olvidar que los senados de Uribe, excluyéndolo a él, no alcanzan n i siquiera los 30,000 votos en promedio y son 19.

A la segunda vuelta van a ir las dos grandes coaliciones: Uribe – Partido Conservador y Cambio Radical – Partido de la U.

Lo que va a pasar en la segunda vuelta ya nos lo mostraron los debates: Las 35 cámaras liberales y sus 14 senados se van para donde Vargas Lleras, y si los demás de la primera vuelta dan un paso al costado, lo que no se vaya a Abstención o a Voto en Blanco, se va a donde lo que represente el freno para Uribe: Vargas Lleras.

De manera que esta especulación, que fundamento en la historia de nuestra democracia me lleva a concluir estos escenarios:

Si Petro va a la segunda vuelta, el que pase con él será el presidente, porque a nada le tiene más miedo la estructura política de este país que a un cambio del status quo: Todos se alinearán contra él.

Si Duque pasa a la segunda vuelta con Vargas Lleras, el presidente es Vargas Lleras, porque hasta los conservadores más vergonzantes se volverán cambia pieles, porque de lo que se trata es de no soltar esos incentivos que hace 8 años detentan y que saben muy bien que este Uribe siempre pendenciero y vengativo, de nuevo en el poder, de esa mazorca no les dejará ver un solo grano.

No existe cosa tal como Bloque Histórico contra el uribismo, lo que existe es una confrontación por el poder, el poder es dinero y parece que el que peor lo reparte es Uribe, eso les da miedo…

Y sí. El miedo más grande es Uribe.

Por todo.

Twitter: @jlreales

El magistrado incapaz

Publicado en Editorial

Dentro del diseño constitucional de un estado de derecho, la justicia es considerada, tal vez, la pieza más importante del engranaje, porque sirve de última barrera, de muro de contención a los abusos de los otros dos poderes constituidos: el ejecutivo y el legislativo. En toda sociedad civilizada la justicia está llamada a corregir los entuertos de esos dos poderes y, especialmente, a proteger a los ciudadanos en sus derechos y libertades más preciadas.

Por ello, la famosa frase bíblica de si la sal se corrompe refleja el estado de postración moral que produce en el ciudadano de a pie que la institución llamada a ser prenda de garantía de sus derechos y libertades, termine corrompida hasta la médula por funcionarios venales que trafican fallos y sentencias al mejor postor, cual mercado persa. Por eso, el llamado “Cartel de la Toga” no puede quedar reducido a ser un escándalo más, en un país acostumbrado a un sinnúmero de escándalos de corrupción que hacen perder la memoria. Odebrecth, Reficar, Foncolpuertos, Saludcoop, el proceso 8000, o Interbolsa –por mencionar unos cuantos– palidecen ante la gravedad de lo ocurrido con el Cartel de la Toga: los más altos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, incluyendo a tres de sus presidentes (Ricaurte, Bustos y Tarquino) implicados en una organización criminal que extorsionaba a funcionarios investigados por dicho tribunal, exigiéndole millonarias sumas de dinero, a cambio de favorecerlos con sus decisiones.

¿Por qué Francisco Ricaurte es el único exmagistrado detenido? ¿Por qué no avanzan las investigaciones en contra de Leonidas Bustos y Camilo Tarquino, también implicados en los mismos hechos? ¿Qué figura poderosa los protege, que les permite correr con mejor suerte que a Ricaurte?

Son interrogantes que el ciudadano común formula y que, por lo pronto, no tienen respuestas. Como tampoco la tiene la pregunta de por que aún sigue fungiendo como magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Gustavo Malo, a pesar de existir serios indicios en su contra y que contra su hija también cursa una investigación penal por presuntamente servir de instrumento a este entramado criminal que comercializaba la administración de justicia.

Desde que estalló el escándalo, Gustavo Malo ha pedido una licencia no remunerada de dos meses, y al finalizar ésta, ha presentado tres incapacidades médicas por los motivos más variados: estrés, hernia abdominal y un trastorno siquiátrico. Sin ruborizarse, pretende acudir por cuarta vez al mismo expediente de la incapacidad médica para mantenerse vinculado a la Corte, a pesar de que no asiste a la misma. En buen romance, ni raja ni presta el hacha. Pero lo más preocupante es que sus compañeros de la Corte parecen cohonestar con esta situación irregular del magistrado Malo, al no tomar medidas para desvincularlo de la corporación y permitir que siga siendo parte del alto tribunal pese a los fuertes cuestionamientos en su contra.

Nadie niega que el magistrado Malo, como cualquier ciudadano, tenga derecho a la presunción de inocencia y a un debido proceso. Sin embargo, su permanencia en la Corte es una mácula demasiado enorme para toda la entidad, imposible de esconder, que cuestiona por igual a justos y pecadores y causa el efecto de restar legitimidad y credibilidad a sus decisiones. Bien puede defenderse, Malo, por fuera de la Corte.

En este sentido, tienen razón las voces que han pedido que Malo dé un paso al costado y renuncie a su investidura. La más reciente de ellas, la del Procurador General Fernando Carrillo, quien calificó su permanencia como un “espectáculo bochornoso” que pone entredicho el funcionamiento de la justicia y atenta contra la dignidad del poder judicial.

Por su parte, Malo se hace el desentendido y sigue aferrado a la Corte como náufrago abrazado a su tabla de salvación. Corresponde, entonces, a los demás magistrados decidir si frente a este caso prima la llamada solidaridad de cuerpo entre colegas o la dignidad de la justicia. No cabe duda: Malo debe irse, por las buenas (renunciando) o por las malas (expulsado).

Valledupar.

Una encuesta realizada durante los días 24 al 26 de enero pasado en esta ciudad, por la Corporación para la Investigación y el Fomento Empresarial, CEFIN, reveló que los candidatos José Alfredo Gnecco al Senado y Ape Cuello Baute a la Cámara lideran la intención de votos de los vallenatos con 31% y 26%, respectivamente.

A la pregunta de si las elecciones fueran el próximo domingo ¿por cuál candidato que aspira al senado votaría usted?, el 31.06% respondió a favor del actual senador de la U, José Alfredo Gnecco; una cifra igual le corresponde a los indecisos del grupo denominado “No sabe / no responde”. En siguiente lugar, con un 19.59% aparece el nombre del exalcalde de La Jagua, Didier Lobo Chinchilla, candidato de Cambio Radical. Le siguen bastante rezagados el expresidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez, con apenas un 6.19%, otros candidatos con un 5.03%, Sergio Araújo del Centro Democrático con un 2.71% y Efraín Cepeda, conservador, con un 1.68%.

En materia de Cámara de Representantes, el verdadero ganador de la intención de voto es el grupo de los indecisos (“No sabe / no responde”) que registra un 33.51%. En segundo lugar, está el actual representante por el partido conservador, Alfredo Ape Cuello Baute, con un sólido 26.55%, seguido muy de lejos por el liberal Arturo Calderón con un 8.89% y por Chichí Quintero de Cambio Radical con un 7.35%.

A estos tres punteros, le  siguen en intención de voto, Jaime Gonzalez del Centro Democrático con un 5.28%, Cristian José Moreno, actual representante de la U con 4.38%, quien supera a sus dos compañeros de lista, Eliécer Salazar, quien registra un 3.87% y a Fawzi Muvdi Anillo, quien marca un 2.32%.

Encabezando el grupo de los rezagados está Gonzalo Gómez del Centro Democrático con un 1.03%, Juan Carlos Araújo de Cambio Radical, con un 0.64%, Carlos José Céspedes del Polo Democrático e Iván Murgas, liberal, comparten el mismo guarismo: 0.52%.

Ficha Técnica

 

 

La eterna máquina de escribir de Consuelo Araujonoguera

Publicado en Generales

Crónica de Juan Rincón Vanegas

La eterna máquina de escribir de Consuelo Araujonoguera le regaló millones de letras, porque ella al presionar las teclas con todo el amor del mundo, al cabo de los minutos o las horas dejaba plasmado en una hoja su pensamiento cultural, folclórico, político, social o cívico. Escribir para ella era un acto sagrado, y el invitado de honor era el silencio. Nada de ruidos.

Escribía sin descanso hasta que concretaba las ideas, cuyos apuntes los tenía en hojas que llenaba de letras. Acostumbraba a subrayar, para que llegaran primero al meterse el teclado. Era maniática del reciclaje de papeles, es así como las hojas las llenaba por ambos lados, y su consigna era “antes de que se acaben”.

La Carta Vallenata

Durante muchos años, su primera máquina de escribir marca Remington fue una compañera permanente, y en ella nacieron libros, crónicas, entrevistas, documentos y principalmente, su columna ‘La Carta Vallenata’ en el periódico El Espectador, la que escribió durante 22 años. Precisamente, al fallecer el periodista Gabriel Cano, en su columna del 24 de febrero de 1981 escribió: “Aquí estoy ante mi vieja máquina con un nudo en la garganta, y los ojos llenos de lágrimas tratando de encontrar las letras. Intentando, más que cazar letras que siguen ahí borrosas bajo los dedos, hallar las palabras, las frases precisas que puedan servirme para decirles a todos en esa forma convencional y práctica en que debemos escribir cuando lo hacemos para los lectores, lo que siento y lo que creo de las enseñanzas que nos deja don Gabriel Cano”.

Desde esa vieja máquina de escribir que hoy se expone en la Tienda Compai Chipuco de la Plaza Alfonso López de Valledupar, salieron sus obras ‘Vallenatología’, ‘Escalona, el hombre y el mito’, ‘Lexicón del Valle de Upar’, y algunas obras inéditas como ‘En la casa de Alto Pino’, ‘Leyendas en clave de sol’ y ‘Romancero Vallenato’.

Bases del Festival

Muchas horas de desvelo le tomaron a Consuelo Araujonoguera para darle forma a los reglamentos de los concursos del Festival de la Leyenda Vallenata. Hilvanando ideas, llenándose de requisitos y acudiendo a sus investigaciones, sacó a la luz pública ese documento que es la guía que marca las bases del máximo evento de acordeones cantos y versos de Colombia.

Ella muy bien lo expresó: “Yo parí el Festival”. Efectivamente, así fue cuando contaba con 27 años. Y una mamá que parió un hijo que ya casi llega a los 51 años, se vuelve grande en el concierto del corazón del alma y más cuando ese nacimiento, como ningún otro, todavía es celebrado y aplaudido desde distintos lugares del mundo.

En medio de los recuerdos impregnados de música de acordeón, caja y guacharaca, arropados con amplias polleras estampadas con flores menudas, bongos, pilones y toda la parafernalia de esta expresiva manifestación folclórica, se le suma que al lado de Cecilia ‘La Polla’ Monsalvo, hace 38 años, rescataron la danza de El Pilón Vallenato, metiéndola de lleno a la inauguración del Festival  de la Leyenda Vallenata. De esta manera, por las calles de Valledupar se desplazan a finales del mes de abril más de 150 grupos de piloneras en las categorías infantil, juvenil y mayores.

Del burro al Internet

Consuelo Araujonoguera, unos meses antes de despedirse de la vida, avizoró el cambio que se avecinaba con la tecnología, pasando del burro en los que andaban nuestros juglares, al Internet que se desplaza en segundos por todo el mundo.

Sobre el tema, ‘La Cacica’ escribió la crónica ‘Del burro al Internet’, cuyos apartes señalan: “Tendrán entonces nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos el privilegio de sólo hundir un botón en sus sofisticados computadores para enseñarle a un auditorio absorto que sí fue verdad que existió un hombre mítico llamado Rafael Escalona, que le construyó una casa sin cimientos sostenida en el aire por millares de ángeles diminutos a su primogénita; y que para que la segunda de sus hijas no se sintiera menos, hizo brotar para ella un manantial en lo más alto de la serranía y se lo adornó con un conjunto de sirenas que tenían como misión pechicharla con sus cantos. Y mientras van sacando de las tripas de las máquinas -que habrán sustituido en mucho a las personas- datos, fotos, voces, gestos, palabras, compases, alegrías y tristezas… les hablarán de un maestro llamado Adolfo Pacheco, que de un trasteo a Barranquilla de su padre anciano acogotado por las penas y el desconsuelo, hizo un romance de amor filial y una alabanza certera a la vida provinciana cuando advirtió:

 A mi pueblo no lo llego a cambiar ni  por un imperio,

yo vivo mejor llevando siempre vida tranquila.

Parece que Dios con el dedo oculto de su misterio,

señalando viene por el camino de la partida.

Les contarán que fue Emiliano Zuleta, el más grande de una dinastía que comenzó a principios del siglo XX, y se prolonga increíblemente mucho más allá del tiempo posible, no sólo por su sempiterna fertilidad genética, sino por la persistencia de una gota fría que sigue calando y penetrando más allá de nuestras fronteras… Les dirán también a sus bisnietos que en un viejo palenque enclavado en tierras cesarenses a orillas del río Guatapurí, existió un pequeño gran hombre llamado Lorenzo Morales, que en noches de luna llena, abrazando su acordeón, le mandaba recados groseros a su eterno rival villanuevero.

Se referirán, con un hilo de nostalgia, a Tobías Enrique Pumarejo, el aristocrático alumno vallenato de las aulas antioqueñas que mandó a la quinta porra sus estudios en Medellín, porque ya no tenía pañuelos para aguantar las lágrimas y una tarde apareció en las sabanas del Diluvio sobre la estampa gallarda de un caballo alazán, compañero y alcahuete de sus citas, que murió bajo una mata de trinitaria llevándose el secreto de sus amores y amoríos”.

El paso al computador

En el año 2000, una joven entró como secretaria de Consuelo Araujonoguera. Se trataba de Lourdes Ibama Ramírez Medina. Ella, cuenta que cuando en la oficina se compró el primer computador, y por ende había que dejar a un lado la máquina de escribir, ‘La Cacica’ pronunció una frase que fue el mayor estímulo para el cambio brusco de ese momento: “A uno no le puede quedar grande nada. Tiene que aprender de todo”.

…Y en verdad, se sigue aprendiendo de todo porque el mundo avanza, pero el recuerdo de ‘La Cacica’ sigue intacto y escribiéndose ahora sobre el teclado de un computador o de un acordeón, que casi es lo mismo, por el sonido de un vallenato. Muy bien lo cantó ‘El Cacique de La Junta’, Diomedes Díaz:

 

Le voy a cantar a un alma que está en el cielo

pa’ que el alma de nosotros aquí en el pueblo,

suspire solo un ratico desde ese día

oscuro día que murió Consuelo.

 

Las nubes que van pasando me traen recuerdos

por eso cantando lloro al mirar pa’ rriba,

porque así como esas nubes se fue Consuelo

y allá entre nubes quedó su vida…

 @juanrinconv

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.