Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Alumno de Jota Jota trabaja en la Alcaldía

Publicado en Política

Valledupar.- 16 de agosto de 2017

La conexión vallegenera: vallenata + cartagenera

La captura de la cúpula política de Cartagena el pasado 2 de agosto no sólo causó un terremoto en la Ciudad Heroica sino también fuertes réplicas que se sintieron en otras ciudades de la Costa, entre ellas Valledupar.

En efecto, con la caída del alcalde Manolo Duque quedó al descubierto lo que era un secreto a voces en Cartagena: que el verdadero poder en esa ciudad era su hermano de crianza José Julián Vásquez Buelvas, más conocido como Jota Jota. Vásquez Buelvas era quien tomaba las decisiones más importantes en la ciudad, especialmente en asignación de recursos, contratos y movidas políticas. Así quedó evidenciado en el arsenal probatorio que ha ido develando la Fiscalía General de la Nación en su contra. Cientos de horas interceptación telefónica revelan que Jota Jota era el poder detrás del trono cartagenero, a quien concejales, caciques políticos, contratistas y funcionarios consultaban para la toma de decisiones transcendentales en la ciudad, muy por encima del alcalde, reducido a mera figura decorativa.

Al escudriñarse su pasado por las autoridades, salió a relucir que Jota Jota fue el asesor estrella en materia de contratación estatal durante la administración de Luis Alberto Monsalvo Gnecco. No hemos podido establecer con certeza quién le recomendó Jota Jota a Monsalvo, aunque varias fuentes coinciden en que probablemente lo hiciera el polémico contratista bolivarense Alfonso "El Turco" Hilsaca. Antes de ser asesor en El Cesar, Jota Jota había laborado como jefe jurídico de la gobernación de Bolívar y en ese periodo se ganó el mote de ser el zar de las contrataciones, por su experticia en el manejo de los pliegos de condiciones y los requisitos habilitantes de los contratistas, entre otros factores.

Precedido de esa “buena fama”, Jota Jota suscribió un contrato de prestación de servicios con la gobernación del Cesar el 7 de febrero de 2013 por 10 meses para asesorar a dicho ente en “la elaboración y revisión de los procesos contractuales” de la Secretaría General. En esa época conoció y trabajó bajo las ordenes del entonces Secretario General y actual Contralor Departamental del Cesar, Cesar Cerchiaro de La Rosa.

Sin embargo, una fuente de entera credibilidad que conoció la relación entre Jota Jota y Cesar Cerchiaro le aseguró a este medio que la relación era inversa: quien instruía los procesos contractuales era Jota Jota y Cesar Cerchiaro actuaba según las instrucciones del primero. De hecho, otra fuente –un contratista local quien pidió permanecer en el anonimato– señala a Jota Jota de ser el responsable (con la anuencia del gobernador Monsalvo) de haber llenado a la gobernación del Cesar de contratistas bolivarenses y sabaneros. En tono de sorna, nos dijo: “aunque no figuraba en ningún pliego como requisito, pero parecía en la práctica que había que ser de la Sabana para ganarse un contrato en El Cesar, porque sea cual fuere el proceso contractual sólo cumplían los requisitos los contratistas sabaneros y barranquilleros, especialmente en los contratos de obra y de suministro.”

Durante su estancia como asesor contractual de la gobernación del Cesar, Jota Jota fortaleció su amistad con el grupo político que lidera el senador José Alfredo Gnecco, al punto que es un rumor –no confirmado– que dicho grupo habría financiado parte de la campaña de Manolo Duque a la Alcaldía. Lo que sí es cierto es que el senador Gnecco sorpresivamente obtuvo en Bolívar en las elecciones de 2014 la quinta votación al Senado del Partido de la U, un total de 4.823 votos, un verdadero hit para un político poco conocido en dicho departamento. (Ver página de la Registraduría).

El alumno de Jota Jota

El contexto anterior es importante para entender la preocupación que le asiste a algunas personas del círculo de confianza del burgomaestre Tuto Uhía por la presencia en la Alcaldía de uno de los alumnos más sobresalientes de Jota Jota: Edwin Daniel Sierra Bonilla.

¿Quién es Sierra Bonilla? Es un abogado oriundo de Maicao, La Guajira, quien terminó su bachillerato en el Colegio La Divina Pastora de Riohacha. Se graduó de abogado en la Universidad de Cartagena y como especialista en Contratación Estatal en la Universidad del Sinú.

Sierra Bonilla trabajó bajo las ordenes directas de José Julian Vásquez, cuando éste fungía como jefe jurídico de la Gobernación de Bolívar, durante el periodo comprendido entre abril de 2008 y mayo de 2011, es decir durante 3 años y un mes. Posteriormente los caminos de Sierra Bonilla y Jota Jota se volvieron a encontrar, esta vez en El Cesar, cuando el último asesoraba a la gobernación de Monsalvo. En esa época Sierra Bonilla laboró como asesor en contratación de la Secretaría General desde marzo de 2012 hasta diciembre de 2016.

En la actualidad, Edwin Daniel Sierra Bonilla presta sus servicios profesionales como asesor externo de la Alcaldía de Valledupar, a través del contrato 274 del 10 de marzo de 2017, con un plazo de 7 meses (hasta octubre de 2017) y cuyo objeto es el acompañamiento a la gestión contractual del municipio. Por esa labor, Sierra Bonilla devenga un módico salario de $3.300.000 mensuales.

En este sentido, cabe aclarar que por el solo hecho de haber tenido como jefe inmediato a Jota Jota no puede traducirse en un cuestionamiento a las calidades profesionales de Sierra Bonilla o a su proceder ético.  De hecho, las  personas a quienes pedimos referencias suyas describen a Edwin Daniel como un abogado acucioso, eficiente, disciplinado y con un amplio conocimiento de las materias contractuales. De otra parte, no necesariamente su vinculación debió haber contado con el visto bueno del alcalde. Diariamente la administración municipal está realizando cientos de contratos y uno de un monto tan pequeño puede ser asignado por los llamados mandos medios sin pasar por el tamiz del mandatario.

No obstante lo anterior, es comprensible que el terremoto causado por la Fiscalía en Cartagena haya creado cierto nerviosismo y preocupación en las administraciones que tuvieron algún tipo de vínculo –lejano o cercano, directo o indirecto– con el llamado zar de las contrataciones, José Julián Vásquez Buelvas, pues todas las lupas se pueden posar sobre ellas. Pero bien aconseja el refranero popular: nada de nervios que quien nada debe, nada teme.

Fuego amigo: Alcaldía embarga a Emdupar

Publicado en Política

Valledupar.- 16 de agosto de 2017

Los abogados del área jurídica de Emdupar no salían de su asombro ayer martes cuando descubrieron que las cuentas bancarias de la entidad habían sido embargadas nuevamente.

Ciertamente, no hace mucho la entidad había sido embargada por CORPOCESAR por una abultada deuda que supera los $6.000 millones por concepto de pagos de derechos de captación de agua y de vertimiento.

Sin embargo, su sorpresa fue mayúscula cuando se enteraron que quien ordenó el embargo en esta ocasión fue nada más y nada menos que la propia Alcaldía de Valledupar, ente territorial que es dueña del más del 90% de Emdupar.

En efecto, la Alcaldía de Valledupar inició un proceso ejecutivo en contra de Emdupar con radicado número 0231-0009-000-20176402132, por valor total de $42.739.561, y por concepto del no pago del impuesto de industria y comercio.

Como dice el conocido refrán, con esos amigos, ¿para qué enemigos?

Reforma política: sancocho trifásico

Publicado en Editorial

Cursa en el Congreso de la República un proyecto de reforma política cuya inspiración y finalidad es implementar el cambio de normatividad que se requiere para cumplir el Acuerdo de Paz firmado con las FARC.

El gobierno presentó el proyecto que consta de 22 artículos y su trámite inició ayer en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes. La reforma plantea, entre otras cosas, un fuerte control a la financiación de las campañas políticas, la prohibición de reelección por más de tres periodos a congresistas, diputados y concejales, la inclusión de listas semicerradas para las elecciones de 2018 y de listas cerradas a partir del 2022, el voto obligatorio para los empleados públicos, la reforma al Consejo Nacional Electoral y la eliminación del umbral como requisito para la supervivencia de los partidos políticos.

Sin embargo, desde su presentación ante el Congreso empezaron a escucharse las críticas al proyecto desde varios sectores por la posible inclusión de “micos” que nada tendrían que ver con la finalidad del proyecto.

Los primeros dardos fueron lanzados al unísono por la Contraloría y Procuraduría, quienes en comunicado conjunto encienderon las alarmas ante la posibilidad de que el proyecto recorte sus facultades para sancionar a los corruptos. Ciertamente, la reforma plantea que las inhabilidades que decrete la Procuraduría sólo tendrían efecto cuando sean ratificadas por el Consejo de Estado.

Por su parte, el presidente del Consejo de Estado, Jorge Ramírez, expresó su preocupación porque el proyecto suaviza y le quita dientes a la figura de la pérdida de investidura para los congresistas, pues elimina varias causales actuales que dan lugar a esta sanción, tales como las inhabilidades políticas, el tráfico de influencia y la indebida destinación de recursos públicos.

Organizaciones de la sociedad civil como la Misión de Observación Electoral, Paz Querida y Viva la Ciudadanía también han expresado sus reparos. Y no sin razón, el ciudadano de a pie se pregunta ¿qué tiene que ver la pérdida de investidura con el Acuerdo de Paz? ¿Acaso se discutió el tema en Cuba? ¿En qué contribuye a la paz la decisión de recortarle funciones a los entes de control?

Como suele ocurrir en las reformas políticas presentadas al Congreso estaríamos otra vez desperdiciando la oportunidad de realizar una reforma estructural al sistema político y yéndonos por las ramas. Tal como fue planteada por el gobierno la reforma política parece un gran sancocho que tiene todo tipo de presas. Las posibilidades de que en el camino el Congreso enderece su rumbo son escasas: históricamente los congresistas han dado pocas muestras de reformarse a sí mismos.

Jurisdicción indígena: ¿burla a la justicia?

Publicado en Editorial

Los hechos son tozudos. En marzo de este año la Fiscalía capturó al ex gerente de la EPS Dusakawi, Enoc Clavijo Franco, y a un contratista de la , Hernán Elías Osorio por su presunta responsabilidad en el desvío de más de 4.000 millones de pesos del sistema de salud de las comunidades indígenas que habitan la Sierra Nevada y la Serranía del Perijá: arhuacos, wiwas, koguis, kankuamos y yukpas.

La investigación adelantada por la Fiscalía no dejaba lugar a dudas: durante la administración de Clavijo se utilizaron varios mecanismos fraudulentos para malversar recursos de la salud de las etnias indígenas tales como empresas de fachada para justificar gastos inexistentes, aumento ficticio del número de usuarios, facturación de medicamentos no entregados, compras fantasmas de bienes y servicios no prestados, irregularidades en la contratación y tráfico de influencias, entre otras prácticas corruptas.

Por ello, la captura de Clavijo fue considerada como histórica porque, por primera vez en nuestra región, un alto dirigente indígena era procesado por la justicia ordinaria y privado de su libertad, cuando ha sido la regla de facto que los indígenas, por su fuero especial, están por fuera del alcance de la jurisdicción ordinaria. Con la detención de Clavijo Franco se empezaba a romper ese paradigma.

Sin embargo, recientemente la defensa de Clavijo y de los demás procesados ha planteado un conflicto de jurisdicción ante el Juzgado Quinto Penal que lleva la causa, argumentando que debe ser la justicia indígena –y no la ordinaria– la que juzgue los hechos. El proceso se encuentra suspendido a la espera de que el Consejo Superior de la Judicatura determine cuál es la jurisdicción aplicable y, por ende, cuál el juez competente.

Naturalmente, debe esperarse a que el alto tribunal dirima el conflicto y determine quién es, en últimas, el Juez competente para juzgar estos hechos.

No obstante, cabe expresar varias críticas al recurso presentado por la defensa de los procesados, porque ésta en ningún momento ha argüido la inocencia de sus clientes. Lo que está planteando es trasladar el asunto al conocimiento de la justicia indígena confiando en que en ella sus defendidos tendrán un tratamiento muchísimo más benigno que el que tendrían sin son procesados y juzgados por la justicia ordinaria. Ese es el quid del asunto. Lo demás son tecnicismos legales.

En el evento en que el Consejo Superior de la Judicatura determine que en este caso opere la justicia indígena, ésta deberá esforzarse por demostrar a sí misma y al resto de la sociedad no indígena que las personas que cometen delitos tendrán el trato y la sanción que corresponde a los delincuentes. Se insiste: no puede convertirse la jurisdicción indígena en una vía de escape a la jurisdicción ordinaria, porque en el fondo sería burlar la justicia.

Valledupar, 28 de julio de 2017.-

La Oficina Jurídica de la Corporación Autónoma Regional del Cesar, CORPOCESAR, hizo acompañamiento a la comunidad indígena arhuaca para verificar la explotación de yacimiento minero a la mina La Peña del Horeb, en el kilómetro 4 vía La Mesa, jurisdicción del municipio de Valledupar, que opera la empresa minera Explominerales de la Costa S.A.

Según el Jefe de la Oficina Jurídica de Corpocesar, Julio Rafael Suárez Luna, manifestó que “esta cantera no goza de licencia ambiental y no tiene título minero por lo tanto se  configura como minería ilegal. El proceso está en formulación de cargos donde se le dará cumplimiento a todas sus etapas”.

COOPERAS viene acompañando este proceso desde el año 2016 cuando inició el procedimiento sancionatorio ambiental contra la empresa Explominerales de la Costa S.A. por constantes denuncias de la comunidad que venía padeciendo afectaciones de salud derivados del polvillo que emite esta cantera, existiendo un alto grado de contaminación.

La autoridad ambiental ratificó la medida de suspensión preventiva de actividades a la empresa Explominerales de la Costa S.A. Esta decisión se justificó porque dicha compañía no presentó los documentos que acreditaran el ejercicio de actividades mineras en la zona.

Así mismo, en la visita realizada por parte de los técnicos de Corpocesar, se evidenció material acopiado de grava y material triturado e infraestructura para movimiento y transformación de grandes volúmenes de material.

A través del Auto N° 654 del 19 de julio de 2017, la Oficina Jurídica de Corpocesar, en uso de sus facultades legales y constitucionales, formuló pliego de cargos contra la empresa Explominerales de la Costa S.A por la presunta infracción a las normas ambientales.

Finalmente, CORPOCESAR garantizará el derecho al debido proceso de la empresa Explominerales de la Costa S.A. hasta finalizar el procedimiento sancionatorio ambiental.

Jorge Oñate, el maestro

Publicado en Generales

Por José Luis Bustos

 

"…A mi compadre Poncho Zuleta

Y a Jorge Oñate Yo los admiro,

Porque ellos abrieron el camino

Pa´ que el folclor se fuera adelante…

Con acordeones de clase,

Como Emiliano y Colacho

Miguel López Baluarte

Tres  excelentes memorias…

 Yo reconozco la historia

Que forjaron dos cantantes."

 

Esas hermosas líneas son de la inspiración del hombre que ganó todo sin reclamar nada, que fue grande por la razón más noble: Su sencillez y la capacidad increíble de no envidiar nada a nadie: Diomedes Díaz.

La polémica está servida, opinemos entonces.

Yo comenzaría por aclarar algo que  no se ha podido entender del todo, y es que la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata es una entidad de derecho privado, de manera que acusar a una familia de robarse sus recursos es tan absurdo como entrar al propio closet, sacar una camisa y ponérsela y que luego el vecino diga que uno se la robó.  Aquí el punto no es poner en tela de juicio la Fundación, ella tiene sus miembros, sus directivas y nos guste o no, ellos hacen y ejecutan sus reglas y políticas, de manera que la cosa no es por ahí.

A mí me hubiese encantado, y ello no significa  en modo alguno que no apruebe un homenaje a Carlos Vives, ni más faltaba, que el homenaje se le hiciera al Maestro Jorge Oñate, y voy a explicar por qué…

Es una delicia escuchar como el mismo narra sin prepotencia que en los inicios, el Rey Vallenato debía grabar un Larga Duración tocando y cantando. Eso lo cumplió hasta el gran Colacho Mendoza, que de canto, pocón pocón…  Pero cuando el rey fue Miguel López, ese sí que no cantaba y su paisano Jorge, con una voz de barítono que aún hoy 50 años después conserva intacta, tuvo la visión: Vio una oportunidad.

Pocos lo saben, pero ya él lo había intentado en 1968 con un grupo sin fortuna llamado Los Guatapurí con el que grabó como cantante principal un trabajo titulado Festival Vallenato pero un año después, graba con el grupo Los Hermanos López como cantante principal, primero en su género y de allá al día de hoy inició una exitosa carrera en la que ha ganado todo, Cuatro Congos y un Súper Congo de oro en al Carnaval de Barranquilla; un premio Grammy a la Excelencia Musical, incontables discos de Oro, de platino, de Diamante… Se ha hecho merecedor de innumerables distinciones, el Congreso de la república lo condecoró como el Gran Maestro que es…

Así es.

Menos un homenaje del festival de la leyenda Vallenata, el Maestro lo ha ganado todo.

O él busca a los reyes o los reyes lo buscan a él pero lo cierto es que tiene en su historial tres Reyes de Reyes, nada menos, y los simplemente Reyes siempre pusieron sus notas al servicio de su voz portentosa…

La edad ha dulcificado su carácter, porque hay que decirlo: El Maestro ha sido un hombre de fuerte temperamento, pero esa quizá sea la fuente de donde mana su inagotable voluntad de imponerse sobre el destino, porque Jorge Oñate ha sido en el arte de todo, menos un exponente mediocre. Inventó la figura del cantante, que terminaría siendo, gracias a él, lo más importante del conjunto vallenato, no lo digo yo: Se lo dijo en Magangué, en la tarima y en versos mientras lo despedía del conjunto, Iván Villazón a su acordeonero Iván Zuleta…

El escándalo y la vulgaridad no hicieron y ya no lo harán, presencia en su larga carrera, provinciano en su físico, nunca abandonó su pueblo La Paz, pero inmenso en el universo de la música, sus canciones hacen soltar lágrimas de nostalgia a cualquier colombiano en cualquier esquina del globo…

Ir a su casa es una experiencia extraña: Enloquece buscando mil formas de hacer sentir a su visitante tan especial como si la celebridad fuese uno y no él. Exquisito anfitrión contradice de manera alucinante su fama de soberbio: Él mismo sirve los cafés y las almojábanas hasta al más humilde de los que llegan a su hogar, se  preocupa de brindar toda clase de manjares qué de nuevo, él mismo, no la servidumbre, sirve en cada plato; irse de su casa es difícil, insiste en que no lo dejen solo, y cuando ya es imposible detener a la visita, entra a la cocina y sale cargado de panes, almojábanas pacíficas, dulces de toda clase y la amenaza de que la próxima vez si atenderá a la visita como debe ser!!!

Cuenta historias, canta, se ríe de todo, llora con facilidad, se le olvidan cosas, llama a Nancy su esposa para que apunte lo que uno dice para repetirlo en su próximo trabajo: Jamás lo hace, pero es bello que tenga esas deferencias con uno.

Sí. Yo hubiese preferido que este homenaje fuese para ese enorme ser humano que tantas canciones bellas nos ha cantado, pero cada quién es rey de su castillo, y el festival va a homenajear a otro ser humano formidable: Carlos Vives, un ángel disfrazado de mortal que es capaz de reinventarse una y mil veces de sus propias cenizas: Felicitaciones a Carlos Vives, que se merece este y mil homenajes más…

Pienso que como en el carnaval de Barranquilla, ya debe empezar a ser más democrática la fiesta. Propongo que organicemos en alianzas Público – Privado, los homenajes paralelos, no solo el del Maestro, también el de Alfredo, el del Turco Gil, el de todos ellos…

Esto en nada perjudicaría nuestra fiesta amada del festival ni a la Fundación: Al contrario, para todos  hay  público, se robustecería el festival y acabaría para siempre esa bizantina, tonta y mezquina discusión sobre una  sola familia: A esa familia le agradezco que haya traído la fiesta hasta este punto; un punto en el que todos cabemos, un punto en el que deben nacer nuevas fundaciones para el bien de todos.

Como dijo Diomedes: A la Fundación hay que agradecerle, ella abrió el camino.

Una cosa es la Fundación y otra es el Festival, si al parecer se volvieron una, no es culpa de la fundación, sino de nuestra falta de iniciativa, de nuestra obsesión de criticar sin proponer...

Desde este escrito anuncio que ya estoy en los preparativos para el homenaje del Maestro en el próximo festival, espero apoyo de todos, especialmente de la Fundación  Festival de la Leyenda Vallenata, ellos crearon el camino, son los mejores guías que se pueda imaginar.

Twitter: 

Fiscal: no nos estigmatice

Publicado en Editorial

En su introducción al Lexicón del Valle de Upar, Consuelo Araujonoguera describió con gran maestría y precisión el extraordinario poder de las palabras. En aquel entonces expresó la Cacica que “la palabra es poder y es luz, es fuego y es agua. Es fortaleza y es ternura y es también libertad.” Nos mostraba la Cacica el doble haz de las palabras que como una espada de dos filos puede causar mucho bien o también mucho mal.

En este sentido, bien enseñan los semiólogos que el lenguaje no es neutral, por el contrario, éste (como sus reglas) ha sido construido a lo largo de los siglos con los valores –y también los prejuicios– de las sociedades dominantes.

Valga este introito para traer a colación la infortunada frase expresada por el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, quien tuvo la desdicha de bautizar como “operación Acordeón” la investigación sobre el desvío de fondos del Canal de Isabel II, la empresa pública de aguas de Madrid, España, que controlaba las empresas de acueducto de Santa Marta y Barranquilla. En efecto, en el marco de un convenio de cooperación judicial celebrado con la Fiscalía de España, el Fiscal colombiano aseveró que En Colombia la llamamos operación Acordeón. El acordeón es un instrumento que ha tomado muchas raíces en el Caribe colombiano y la investigación en lo que tiene que ver con Colombia se relaciona con la forma como se diluyeron los capitales públicos en las empresas de servicios públicos.

Rápidamente los principales medios de comunicación tanto de España como de Colombia reprodujeron las palabras del Fiscal General e hicieron eco del nuevo término acuñado. Así, el principal diario ibérico, El País, tituló hoy “Del ‘caso Lezo’ a la operación Acordeón, el escándalo de corrupción que une Madrid y Colombia.”

Asociar al acordeón –y por extensión– a la música vallenata con un escándalo de corrupción internacional que involucra la defraudación de recursos públicos no es una mera inocentada del Fiscal General. Lleva implícita una condena social y una mirada despectiva y estigmatizante por parte de la cabeza del ente investigador penal. Creemos en la buena fe de Néstor Humberto Martínez, pero su error debe ser enmendado oportunamente, antes de que sea demasiado tarde.

No se trata aquí de una mera discusión semántica sobre que palabra usar para acuñar la versión colombiana del caso Lezo. Se trata, sí, de defender el nexo inescindible que se ha forjado entre el bello instrumento que nos arruga el alma y el vallenato, la música vernácula más popular de Colombia y hoy declarada por la Unesco patrimonio inmaterial de la humanidad.

En pocas palabras, desde esta tribuna de la provincia, le exigimos al Fiscal General y también a los medios nacionales no estigmatizarnos.

¿Qué pasa con el Festival Vallenato?

Publicado en Editorial

Es inmensa la expectativa que existe a nivel nacional por la realización del Festival Vallenato, certamen que llega a sus bodas de plata y que tiene el atractivo adicional de tener una edición especial: el concurso Rey de Reyes en la categoría Profesional, en la cual sólo podrán participar ganadores de años anteriores.

Sin embargo, a pesar de la expectativa sobre el evento, es muy poca la información que ha divulgado la entidad rectora del certamen, a pesar de que el Festival está a la vuelta de la esquina y faltan cerca de tres meses para su realización.

Son muchos los ejemplos que reflejan no sólo la falencia comunicativa de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata sino también su falta de planeación y organización. Ni siquiera existe hoy afiche promocional sobre los 50 años del Festival, cuando ya era costumbre que el afiche oficial se publicase en el segundo semestre del año anterior al certamen. Ni el propio portal de noticias de la entidad www.festivalvallenato.com está actualizado con las nuevas fechas del Festival 2017. En efecto, si un participante quisiera inscribirse en alguna de las categorías de los diferentes concurso, le saldría un formato de inscripción correspondiente al festival pasado (2016).

Pero más allá de estas críticas de forma, lo verdaderamente preocupante es que aún se desconocen cuáles son las reglas de juego para el concurso Rey de Reyes donde está centrada la atención de los amantes de la música vallenata. ¿Existirá una edad límite para los participantes al concurso como se aplicó en anteriores ediciones del Rey de Reyes? ¿Se retomará para esta edición la idea de usar los tradicionales kioskos en la Plaza Alfonso López para el concurso de acordeoneros cómo se usaba en los inicios del Festival? ¿Se aplicará a esta categoría la regla de que los jurados podrán decirle al concursante que interprete una canción de un listado de canciones pretederminadas? Y a propósito de jurados ¿cómo se escogerán los jurados que evaluarán a los veteranos reyes concursantes? ¿quiénes serán los escogidos? ¿Existirá también Rey de Reyes para el concurso de Canción Inédita?

A estas alturas era para que la Fundación hubiese despejado ya estos y otros interrogantes sobre la celebración del Festival, sobre el cual tampoco se conoce cuál será la programación oficial ni los artistas invitados que se presentarán en cada noche de espectáculos.

La falta de información por parte de la Fundación da pie para que empiecen a tomar fuerza nefastos rumores que le hacen daño al certamen, el más dañino de todos es que ya estaría “cocinado” todo para coronar como Rey de Reyes este año al controversial acordeonero Alfredo Gutiérrez, tres veces rey del Festival.

Ya pasó el periodo de vacaciones pero pareciese que tanto el presidente como la Junta Directiva de la Fundación estuvieran aún aletargados en la organización del Festival. ¡Es hora ya que se despierten!

Valledupar.

La constructora Valle Casa expuso su posición en torno a la controversia registrada a raíz de una queja interpuesta por la Junta de Acción Comunal, de la urbanización Francisco El Hombre, respecto a una supuesta ocupación de las áreas de cesión y educativa.

De acuerdo con el abogado Aldemar Montero, quien representa a la firma constructora en este caso, la administración municipal al momento de realizar el levantamiento territorial o topográfico para establecer y delimitar la  área de cesión obligatoria otorgada por Valle Casa  al municipio de Valledupar mediante escritura pública número 0708 del 31 de mayo de 1999, extendida ante la Notaría Tercera del Círculo, no tuvo en cuenta los linderos establecidos en dicho instrumento público, y mucho menos la cabida del área de cesión, área que posteriormente fue apropiada y utilizada por otra firma constructora que gerencia Carlos Gutiérrez, firma que desarrolló el proyecto urbanístico correspondiente al conjunto cerrado “María Isabela”.

Afirma el abogado Montero que el municipio de Valledupar perdió de vista y no consideró la relevancia del hecho de que al momento de materializar la construcción del conjunto cerrado “María Isabel”, el urbanizador responsable del mismo, valiéndose de la omisión de la Oficina Asesora de Planeación del municipio de Valledupar y la Corporación Autónoma Regional del Cesar, procedió a modificar e intervenir ilegalmente el cauce de la acequia “Las Mercedes” para desarrollar su proyecto urbanístico, en desmedro del área de cesión obligatoria entregada previamente por Valle Casa al ante territorial.

De acuerdo con el vocero de Valle Casa, existe una diferencia sobre la cabida real del área de cesión, por cuanto por una parte el municipio considera que dicha área corresponde a 457,24 metros cuadrados, cuando en realidad la firma constructora que gerencia Carlos “Kalule” Gutiérrez se apropió de 2,607 metros cuadrados al momento de desarrollar el conjunto “María Isabel”, cuando, de manera ilegal, desvió la acequia Las Mercedes.

Según el jurista, la administración municipal realiza una ocupación ilegítima de la administración sobre el remanente o saldo del globo inmobiliario de propiedad Valle Casa  y su falta de resolución a ésta situación, obedece a que el profesional encargado de realizar el levantamiento topográfico adelantó el mismo sin tener en cuenta que el lindero que permitía encontrar la cabida real era el cauce original y natural de la acequia Las Mercedes y que dicho cauce natural de la acequia fue rodado, desplazado, intervenido o modificado hacia el área de terreno cedida por Valle Casa al municipio de Valledupar, mediante escritura pública No. 0708 del 31 de mayo de 1999, extendida ante la Notaría Tercera del Circulo Notarial de Valledupar.

En ese sentido, el hecho de que el municipio de Valledupar hubiese omitido sus obligaciones de control urbanístico sobre la construcción y desarrollo del proyecto urbanístico María Isabela, y que este se haya apropiado de los terrenos de propiedad del municipio, no justifica que el ente territorial pretenda ocupar de hecho e ilegítimamente el remanente o saldo inmobiliario de propiedad Valle Casa, so pretexto de completar la cabida del área de cesión obligatoria que en otrora le había sido entregada y en efecto debidamente recibida, pues Valle Casa no tiene el deber jurídico de soportar el daño irrogado con la ocupación municipal, legitimando y entregando más área de la que le correspondía ceder obligatoriamente. 

Finalmente, Aldemar Moreno puntualizó que la administración municipal se encuentra lesionando sistemáticamente los principios constitucionales al debido proceso administrativo, confianza legítima (buena fe) y seguridad jurídica de Valle Casa, al trasgredir el derecho de propiedad mediante una expropiación sin indemnización previa, y el desconocimiento de una situación jurídico administrativa consolidada, en la medida en que la sociedad aludida había cumplido con su obligación urbanística mediante escritura pública No 0708 del 31 de mayo de 1999, extendida ante la Notaría Tercera del Circulo Notarial de Valledupar.

Valledupar.-

A través de la aplicación de encuestas que trae la red social Twitter, Radio Guatapurí sondeó la opinión de sus oyentes y seguidores en dicha red social sobre su intención de voto en el plebiscito, mediante el cual el presidente de la República consultará a los colombianos si refrendan o no los acuerdos logrados entre el gobierno y las FARC en el marco del proceso de paz adelantado en La Habana, Cuba.

A la pregunta de “¿Cómo piensa Usted votar el próximo 2 de octubre en el plebiscito?”, respondieron 399 personas de la siguiente forma:

Un 47% de los encuestados contestó que votará SI en el plebiscito, frente a un 45% que expresó que votará NO, es decir, en este sondeo de opinión la diferencia porcentual entre el SI y el NO es de apenas 2 puntos.

Por su parte, un margen del 7% señaló que se abstendrá de votar en dicha jornada de consulta, mientras que un 1% manifestó su intención de votar por una asamblea constituyente.

De otro lado, hoy fue revelado un nuevo sondeo de opinión realizado por la firma encuestadora Datexco, por solicitud de una alianza nacional de medios. En dicha encuesta, el SI obtiene un 39.2% de intención de votos, frente a un 27.7% que votará NO. Los abstencionistas suman un 21.8% y los indecisos un 10.5%. 

Nota: Radio Guatapurí aclara que el sondeo de opinión realizado sobre el plebiscito no es una encuesta formal en sentido técnico, sino un simple sondeo de opinión entre sus oyentes y seguidores en la red social Twitter.

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.