Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Blindaje chimbo

Publicado en Abelardo De La Espriella

Ha determinado la Corte Constitucional que el acuerdo de paz entre el régimen de Santos y los forajidos de las Farc está blindado por doce años. Ello implica, necesariamente, a juicio del alto tribunal, que no se podrá hacer modificaciones de ninguna especie al mismo, en los próximos tres periodos presidenciales. No conozco la sentencia que determinó tamaño despropósito, pero, leyendo el comunicado de la Corte, es suficiente para asegurar que dicha pieza pasará a la historia como una “joya” del ius criollo.

Y es que la Corte Constitucional, al mejor estilo de Chespirito, “como dice una cosa, dice otra”, y, si bien muchas veces ha acertado en algunos de sus fallos, es necesario advertir que en esta ocasión yerra de forma crasa: basta con revisar otras decisiones que versan sobre el proceso de paz, para concluir que las posiciones de los magistrados han sido tan ambiguas como contradictorias. En este último pronunciamiento, los señores togados parten de un supuesto falso: la validez absoluta de los acuerdos, obviando un hecho de singularísima trascendencia: el triunfo del “NO” en el plebiscito, el mismo que ellos, en otro polémico fallo, ordenaron desconocer.

¿Cómo pretende la Corte Constitucional que un régimen corrupto, asociado con criminales de lesa humanidad y secundado por un congreso de eunucos mentales, anteponga su malsana voluntad al designio de las mayorías legitimas que con su voto rechazaron los entuertos acordados en La Habana? A mí que me expliquen, porque claramente el constituyente primario es quien tiene la voz cantante en una democracia. Desconocer dicho precepto es un atentado flagrante contra la soberanía popular y el Estado de Derecho.

Una decisión judicial cimentada sobre la burla al sufragio de millones de colombianos que dijimos “NO” está llamada a fracasar y puede sin duda alguna ser objeto de trascendentales cambios, por una razón elemental: la providencia de la Corte Constitucional es abiertamente ilegal, y, si además el acuerdo no hace parte del bloque de constitucionalidad, como lo señaló la propia Corte, pues con más razón es susceptible de ser revisado y modificado, como en derecho corresponde.

La salida de este callejón oscuro en el que ha refundido Santos a la Patria no es otra que una Asamblea Nacional Constituyente, conformada por hombres y mujeres con la suficiente solvencia intelectual y moral para acometer las reformas estructurales que requiere la República. ¿Cuándo convocarla? Una vez termine el actual periodo presidencial, pero para ello será necesario que una coalición de centro derecha se haga al mayor número de curules en el Congreso y, posteriormente, se logre derrotar a la izquierda en las presidenciales. He ahí el camino de la salvación.

Es una verdadera lástima que, en esta oportunidad, la Corte Constitucional, haya olvidado que las leyes son para proteger a los ciudadanos de bien y no para blindar a los bandidos.

 

La ñapa I: Empieza a crecer el “Cartel de la Toga”: Montealegre y Perdomo han salido al ruedo por una declaración de Gustavo Moreno. Lo que era un secreto a voces hoy es una realidad judicial. Por eso, Montealegre se oponía a ser juzgado por una Comisión de Aforados; por eso, él prefiere la Comisión de Acusaciones, en donde tiene a un par de esbirros que lo protegen. Batman y Robin saben que tienen muchos pecados. La justicia debe actuar con severidad en este caso.

La ñapa II: El exministro de vivienda Jaime Pumarejo será recordado como “Jaime el Breve”.

La ñapa III: El tartufo y desagradable exministro Gabriel Silva Luján dice que me va a acabar porque lo derroté en una controversia profesional que no viene al caso mencionar.  Será un honor darle lo que se merece a un ser tan abyecto y ruin como él.

La ñapa IV: Si Colombia quedará desecha después del gago, imagínense lo que podrá hacer con ella un “tatareto” como Juan Fernando Cristo.

La ñapa V: Como bien lo dijo Alejandro Ordóñez: no por tener curules en el Congreso o un tribunal propio de “justicia” los líderes de las Farc dejarán de ser asesinos.

Por Abelardo De La Espriella

¿Cómo la política colombiana llegó a un estado tan deplorable? ¿En qué momento se desvió el curso del ejercicio democrático, y este dejó de ser una actividad de la inteligencia, para convertirse en el “recicladero” de individuos de menor cuantía? No es sano ni apropiado que la política de la República esté signada por la ramplonería, la carencia de ideas o el odio desbordado de aquellos que ven en el devenir proselitista la mejor oportunidad para generar divisiones, trayendo a colación el manido argumento de la lucha de clases, entre otras posturas que exudan populismo.

El Congreso de hoy en día en nada se parece al de antaño, ese en el que fulguraban, cual ráfagas de luz en medio de la penumbra, los discursos de Alfonso López Pumarejo, Álvaro Gómez Hurtado, Carlos Arango Vélez, Fernando Londoño y Londoño, Gilberto Alzate Avendaño y Alberto Lleras Camargo. Como si se tratara de una broma macabra del destino, la mayoría de congresistas actuales (con algunas dignas excepciones) son la antítesis de aquellos ilustres hombres que llenaron de honor y gloria los anales de la historia de la Patria. Ni que decir de las gobernaciones, alcaldías, asambleas y concejos municipales, cooptadas por mafias de contratistas de quinta categoría, que ven en las finanzas públicas la oportunidad perfecta para enriquecerse de manera ilícita.

En otros tiempos, la corrupción era la excepción y no la regla, por una razón elemental: la estatura moral, intelectual, social y humana de los políticos de entonces los compelía, de una forma u otra, a hacer lo correcto. Los actuales filibusteros de la democracia solo se deben a los financiadores de sus campañas y a sus cómplices, y, en la mayoría de los casos, no tienen un legado, un nombre que proteger, porque, como la verdolaga, surgieron de la nada.

Si por el Congreso y los entes territoriales llueve, en la carrera por la presidencia no escampa. Alguien dirá que cualquiera puede ser presidente, después de que Santos lo logró, y no falta razón en esa afirmación: el primer mandatario de los colombianos no se caracteriza precisamente por su probidad ni mucho menos por su inteligencia. Ese es el círculo vicioso que debemos derrotar en el 2018, eligiendo a un candidato que reúna las condiciones que debe tener el verdadero líder, que ha de retornar a la República a los cauces del orden y del Estado de Derecho, como corresponde.

Sería un despropósito sin par que en el solio de Bolívar se siente alguno de estos punteros en las encuestas: Claudia López, Sergio Fajardo o Gustavo Petro, los dos últimos con investigaciones penales, disciplinarias y fiscales en curso, por cuenta de extraños manejos al frente de la gobernación de Antioquia y la alcaldía de Bogotá, respectivamente. En cuanto a la señora López, se ha sabido, gracias al periodista Gustavo Rugeles, que la “dueña de la moral colombiana” logró tapar en la Corte Constitucional una condena por corrupción en su contra, por hechos cometidos en sus años mozos, cuando era funcionaria de la alcaldía capitalina. Lo anterior se suma al hecho de que los candidatos de marras profesan gran simpatía por las ideas izquierdistas, esas mismas que arrasan todo lo que a su paso encuentran.

Desde la óptica humana, se trata de tres personas lamentables. Claudia López recurre a la ordinariez como forma de expresión (es proverbial su falta de costumbres y buenas maneras); Petro es un ser lleno de complejos, resentimientos y odios como el que más, y Sergio Fajardo, el “culebreo play” que no se compromete con nada y que juega a diez bandas y además se encaja y no usa cinturón, y eso me genera mayor desazón.

Me resisto a creer qué tal fatalidad pueda acaecer. Es hora de derrotar a estos tres como debe ser: con las mayorías.

La ñapa: Está próximo a ser escogido el director de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP, algo así como la fiscalía de ese engendro. De los ochos candidatos, hay tres con un sesgo mamerto inmejorable. Giovanni Álvarez, exfiscal de derechos humanos, cuestionado por un supuesto montaje en el caso del bombardeo a Santo Domingo; Fernando Jiménez, contratista de Fondopaz para gestionar ayudas a los guerrilleros presos, y María Consuelo Rincón, Magistrada de Justicia y Paz que ordenó investigar al expresidente Uribe por paramilitarismo.

Hipocresía sostenible

Publicado en Generales

Nuestro comportamiento dirige nuestro destino. La amenaza a la que se ve sometida la sociedad depende del actuar de cada uno de nosotros; aquí no hay curvas, todo es directamente proporcional. Es difícil desligar los daños que se ocasionan al ambiente con el sólo hecho de vivir, la necesidad de involucrarse con el desarrollo del mundo nos obliga a consumir, usar cosas innecesarias y renovar otras que aún son funcionales prestando el mismo servicio que las próximas a obtener. 

¿Cuántos celulares has tenido?, ¿Cuánta ropa compraste y no usaste?, ¿Cuántas veces has cambiado los muebles en buen estado?, ¿Cuántas veces has preferido caminar o montar en bici para evitar usar el carro? ¡Vale la pena revisarlo!, ¡vale la pena replantear el actuar!; ese, que como dije en la primera línea, “dirige nuestro destino”. Esta serie de interrogantes son los que la actividad mercantilista evita hacer, asociándolo a un mejor vivir con algún nuevo articulo en el mercado. La publicidad conlleva a ser consumidores de productos innecesarios. 

Lo anterior se produce una descompensación del medio ambiente, el 20% de la humanidad consume, lo que el otro 80% pudiera hacer, generando así otra descompensación, esta vez social. 

El resultado de la explotación desenfrenada y desigual de los recursos naturales nos tiene en aprietos, el planeta pareciera no aguantar más contaminación, está fatigado de tanta indolencia. “Afortunadamente” existen: la Carta a la Tierra, la Cumbre de Río, la Convención de Londres sobre la Descarga de Desechos de 1972, la Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste, el Convenio de Aarhus, el Convenio de Barcelona para la protección del Mar Mediterráneo o Convenio Internacional para prevenir la contaminación por los Buques y hasta hace poco el acuerdo de Paris 2030. Todos creados en pro de mantener la viabilidad de nuestro existir a partir de un desarrollo sostenible. 

La explotación inadecuada de los recursos naturales ha dado origen a estos protocolos, convenios, cartas magnas y cumbres anteriormente citados, pero paradójicamente, quienes organizan, promueven o lideran estos espacios de concienciación, tienen de alguna forma, relación con los que nos proveen los productos que consumimos y/o hacen de una actividad como la minería, una locomotora para el desarrollo de un País. 

¿Será qué hay salida a este problema que pone en riesgo el futuro de nuestras generaciones? En 2012 el Presidente de Uruguay José Mujica, en la cumbre de Río decía: “somos hijos del mercado e hijos de la competencia lo que ha creado sociedades de mercado y somos gobernados por la globalización. El desarrollo no puede ser en contra de la felicidad, debe ser a favor de la felicidad y del amor”. 

No se trata de dejar de consumir, porque al no hacerlo la economía se estanca; tampoco de dejar de lado la actividad minera, se trata de revisar qué y cómo consumes se trata de ser 

responsable con el medio ambiente durante la actividad minera. El éxito está en la educación, en dejar de hablar de desarrollo sostenible y empezar a formar familias con alto sentido social, capaces de dominar el mercado y no ser dominadas por el. El éxito está en hacer de la sociedad, una sociedad sostenible. 

Ojo al dato: Las consultas populares se han convertido en una herramienta para frenar la explotación minera que atenta en contra del medio ambiente, explotación que en muchos casos cuentan con todos los permisos del estado. El país necesita más ciudadanos como los de Cajamarca – Tolima, o como los de San Martin en el Cesar, le dijeron al gobierno, ¡hay otras formas de desarrollo!. 

Tw: @odacamargo

Arce, ¿árbol único en el bosque de la salud?

Publicado en José Luis Bustos

Por José Luis Bustos.

Frente al drama de 16 neonatos que murieron posterior al suministro de un medicamento adulterado en una clínica particular de Valledupar, la fácil, segura y popular es lanzarse por la calle del medio a exigir la renuncia de la secretaria de salud departamental a raíz de su actuación frente  al escándalo que se inició en el programa Séptimo Día de Caracol de ayer y que se elevó a la categoría de huracán con las cada vez menos afortunadas declaraciones de la secretaria hoy lunes en Radio Guatapurí

Esa es la fácil, entre otras cosas porque esta funcionaria que ha sostenido una discreta pero muy larga trayectoria en el sector salud, nunca había abandonado esa zona de confort y quizá por eso se dejó sorprender con la guardia abajo por el periodista de Séptimo Día…

Impertérrita, respondió sin cálculo de consecuencias, que los niños no habían muerto por causa del medicamento adulterado que les suministraron en la UCI neonatal de la Clínica Laura Daniela, o en el mismo sentido, tampoco por la ausencia del principio activo de la molécula sino porque “De todas maneras se iban a morir”…

De ese modo, como máxima autoridad de la salud departamental, exoneró de manera sumaria a la Laura Daniela de cualquier responsabilidad y afirmó taxativamente, como con conocimiento de causaque “Ninguno  de los bebés falleció por el medicamento adulterado” y en la siguiente respuesta dijo que no se puede decir qué cosa contenía el adulterado....

Como así: ¿Certeza científica para eximir como causa de muerte el medicamento y acto seguido alegre desconocimiento del contenido del fármaco adulterado que se les suministró? ¿En serio? Si no sabe lo que contiene, por lo menos ya sabemos lo que no contiene y esa droga era vital para madurar los pulmones de esos niños.

Hasta ahí creo que todos estábamos estupefactos frente a sus respuestas, pero faltaba  aún más. Sin que se le alterara la voz, dijo como quién oye llover, que de los 24 niños que recibieron el medicamento adulterado murieron 16, tengan en mente este dato: equivale a una mortalidad del 66,6%. Además, se puso en evidencia ingenuamente, porque dijo que la clínica no había cometido el error porque prácticamente los productos adulterados eran indistinguiblesde los originales, porque “Eran detalles mínimos”entonces el periodista le  presentó las pruebas irrebatibles de la burda falsificación y se derrumbó la estantería…

Ahí fue cuando dijo lo que debió decir desde el principio: “Yo no soy experta”

Ese fue su pecado.

En la mañana del lunes en Radio Guatapurí, un periodista le preguntó por qué no habían iniciado una investigación cuando falleció el primer niño, y otra vez cayó en la tentación: Se puso a ensayar un análisis estadístico: Craso error.

Dijo que era normal porque de otro grupo de neonatos (Creo que dijo 56) 31 habían muerto y era otro medicamento el que se les daba. Cuando uno no sabe de un tema, calladito le va mejor: Si estas son las cifras de la Laura Daniela en mortalidad en UCI de neonatos prematuros, entonces eso hay que cerrarlo y más adelante explicaré por qué.

En el estudio sobre morbimortalidad de los prematuros en la unidad de cuidado intensivo neonatal, de la Clínica Reina Sofía,Bogotá, Colombia entre  2001 y 2006, se establece que la mortalidad esperada para productos de gestaciones menores a 32 semanas es del 8% y del 2% para aquellos cuyas gestaciones eran iguales o mayores a 32 semanas.

En lo que se llama prematuro se agrupan los niños nacidos entre 31 y 36 semanas, la mortalidad es el 2%; la  del  prematuro extremo (Nacidos entre 28 y 31 semanas) la mortalidad es del 22% y los muy extremos (nacidos entre las 25 y 27 semanas) del 61%...[1]

¿Cómo así que es normal que de 24  niños 16 mueran (66,6%) si el esperado es del 8%?

De ahí a lo que la secretaria reportó (66,6%) hay una distancia de más del 800% porque cada 8% adicional es un 100% con respecto al dato esperado (¿En qué estaba pensando? Por un momento creí que era la jefe de prensa de la Laura Daniela y no la Jefe de Salud del Departamento) por este dato nada menos es que digo que si eso es así como lo sustentó la secretaria, esa UCI hay que cerrarla pero ya.

Si se diera el caso (muy poco probable) que todos los niños de la UCI de la Laura Daniela fuesen muy extremos, el solo hecho de que todos nacieran entre las semanas 25 y 27  ya sería objeto de investigación, pero si seguimos nadando en el surrealismo e ignoramos esa singularidad, aún sigue siendo bizarra la postura, porque el esperado máximo en ese grupo es del 61% y este reporte suma el 66,6%.

Pienso que es cierto que debería presentar su renuncia y que deben aceptársela si no por ética, por lo menos por estética, pero ya sabemos lo que las opiniones de los cesarenses en general y vallenatos en particular le merecen a la casa política que controla la Gobernación del Cesar, así que mejor cambiamos de ángulo porque a esta historia le hace falta un pedazo, y uno grande…

Yo no me resigno a callarme, y sé los riesgos que esto conlleva, pero tengo que preguntarlo o me da cáncer  y Dios no permita que me lleven a la Laura Daniela:

¿Qué es lo que hay detrás de esta empresa, que crece sin parar, trata como perros callejeros a sus médicos (Hay un audio circulando en el que el capataz: eso no se puede llamar jefe de talento humano,  de la Clínica de Alta Complejidad, le dice a los profesionales de la medicina como todo un patán que “el que esté muy bravito porque no le pagan, que renuncie…”), no parece perder un pleito nunca y siempre está colgada con los empleados? ¿Por qué toda una secretaria de salud departamental funge sin sonrojo como abogado de oficio si lo que se esperaría era un dedo acusador desde su despacho?

Se mueren los niños, se mueren los adultos, no le pagan al personal médico cuando es, sino cuando y como les viene en gana, compran medicamentos a empresas de garaje sin autorización local y sin contrato con los laboratorios internacionales, en plata blanca en el mercado negro, y encima uno de sus dueños se pavonea, como el nuevo rico del pueblo, a bordo de un Ferrari, negro también, por las calles de la ciudad, y aquí no pasa nada…

Yo pregunto:

¿Es que son invisibles? ¿O es que son intocables? ¿Por qué no les pasa nada? ¿Por qué no prosperan las investigaciones? ¿Cuál es la fuente del capital que ha permitido a una sola empresa ir absorbiendo el sector salud de tres departamentos

Si. Cesar Guajira y Magdalena, casualmente.

Y vuelvo al principio: Si ese medicamento no mató a esos niños por lo que tenía, de todas maneras los mató por lo que No Tenía. Sus pulmones no podrían madurar sin la molécula activa, y que ya el Invima determinó que no estaba presente. Esa empresa tiene que responder, esos niños muertos tienen dolientes y sus dolientes somos todos y los organismos de control nacionales (Los regionales están bajo la misma mano que bendice al pecador) deben hacer presencia: Nuestros congresistas están muy mutis por el foro, y eso que estamos en campaña...

Mensaje para el gabinete: A veces, es mejor mantener la boca cerrada y que todos sospechen que uno es tonto, que abrirla y despejar todas las dudas.

Pareciera que en el bosque de la salud en esta región solo prospera un árbol y que ese árbol es Arce.



[1] MORBIMORTALIDAD DE LOS PREMATUROS EN LA UNIDAD DE CUIDADO INTENSIVO NEONATAL, DE LA CLÍNICA REINA SOFÍA, BOGOTÁ, COLOMBIA. 2001-2006.

JULIAO, J., ARCHILA, M., SAN DIEGO M., GAITÁN H.

Cinismo presidencial

Publicado en Abelardo De La Espriella

Por Abelardo De La Espriella

La propuesta de reforma a la justicia, ideada por el gobierno nacional y planteada por el Procurador General para hacerle el cuarto a Santos, es otra muestra de lo caradura que puede llegar a ser el primer mandatario de los colombianos. Hablar, a estas alturas del paseo, de un referéndum liderado por Santos, para acabar con los vicios de la justicia, es tanto como dejar cuidando una guardería a Garavito, el violador y asesino de niños. Santos se cree más vivo que todo el mundo y, por su “desconexión” con el mundo real, considera que el pueblo es tonto y desinformado. 

Presidente, ¿acaso cree que se nos olvidó que durante cuatro años y medio tuvo a sus servicios un par de sicarios judiciales que la sociedad colombiana abomina y desprecia tanto como a usted, y se lo digo con nombre propio para que no haya lugar a dudas: Eduardo Montealegre y Jorge Perdomo?, ¿los mismos que articularon (por solo dar un ejemplo) el montaje del hacker Sepúlveda, para robarle la presidencia a Oscar Iván Zuluaga? No hay delincuente más avieso que el funcionario judicial que desconoce la ley para perseguir a un ciudadano; si lo sabrán el dúo dinámico de “Batman Montealegre” y “Robin Perdomo”, especialistas en “pasteles” e intereses torvos, como los buenos tracaleros que son. 

Montealegre y Perdomo también hacen parte (a nivel directivo) de la Bacrim judicial que usted patrocinó y aupó, de la mano de cancerberos de vieja data suyos, como Leonidas Bustos, Camilo Tarquino y Francisco Ricaurte. No nos venga ahora con el cuento de una reforma a la justicia, porque, gracias a sus “buenos oficios”, ese leviatán de la corrupción adquirió dimensiones épicas e hizo metástasis hasta los cimientos del palacio de justicia. La vergüenza hoy se viste de toga, lo es en gran medida gracias a que el presidente prostituyó, a través de puestos y contratos, a fiscales y magistrados, al mejor estilo de la mafia. 

Un referéndum requiere un amplio respaldo nacional, del cual el actual gobierno carece por completo. El mecanismo idóneo para la reforma estructural que pide a gritos la justicia es una Asamblea Nacional Constituyente, que habrá de convocarse el segundo semestre del próximo año, cuando la horrible noche haya cesado. El desbarajuste institucional que hoy padece la Republica no se sofoca con paños de agua tibia. El Gobierno, al plantear el tal referéndum, lo que pretende es lanzar una cortina de humo sobre los graves escándalos de corrupción que involucran a los más impolutos y cercanos funcionarios de Santos, así como también invisibilizar la oscura financiación de la reelección. Sigue el presidente creyendo que de imbéciles está poblada la Patria. 

No importa que los grandes medios “enmermelados” toquen, por los laditos, las declaraciones de implicados en el escándalo de Odebrecht, que dan cuenta de las millonarias sumas de dinero que entraron a la campaña de Santos, vía Roberto Prieto. Al mejor estilo del inefable Samper, Santos dirá que todo fue a sus espaldas. Es imposible que el presidente no haya visto esos ríos de plata; sin embargo, él sigue hablando de transparencia y honestidad. ¿Hasta cuándo la pauta oficial seguirá comprando el silencio de los medios, ante tantos desmanes y desafueros? 

¡Ya está bueno, señor presidente, sea serio! ¡Estamos hasta el cogote de su cinismo proverbial! No le comemos cuento, porque solo maldad puede esperarse de aquel que considera la traición una forma de vida. 

La ñapa I: Homenaje al “Mono Jojoy”, por una parte, y, por la otra, “conferencia” de Andrés Paris en la Universidad Externado de Colombia. Esto apenas comienza: si no se integra una coalición de centro derecha para detener el avance de la izquierda, ya veremos a los miembros de las Farc en las más altas cumbres de la vida nacional. 

La ñapa II: ¡Qué injusticia tan grande la que padece el coronel Hernán Mejía, héroe de la patria! Mientras él está detenido injustamente, los verdugos del pueblo posan de pacifistas.

Arce, ¿árbol único en el bosque de la salud?

Publicado en Generales

Por José Luis Bustos

Frente al drama de 16 neonatos que murieron posterior al suministro de un medicamento adulterado en una clínica particular de Valledupar, la fácil, segura y popular es lanzarse por la calle del medio a exigir la renuncia de la secretaria de salud departamental a raíz de su actuación frente  al escándalo que se inició en el programa Séptimo Día de Caracol de ayer y que se elevó a la categoría de huracán con las cada vez menos afortunadas declaraciones de la secretaria hoy lunes en Radio Guatapurí

Esa es la fácil, entre otras cosas porque esta funcionaria que ha sostenido una discreta pero muy larga trayectoria en el sector salud, nunca había abandonado esa zona de confort y quizá por eso se dejó sorprender con la guardia abajo por el periodista de Séptimo Día…

Impertérrita, respondió sin cálculo de consecuencias, que los niños no habían muerto por causa del medicamento adulterado que les suministraron en la UCI neonatal de la Clínica Laura Daniela, o en el mismo sentido, tampoco por la ausencia del principio activo de la molécula sino porque “De todas maneras se iban a morir”…

De ese modo, como máxima autoridad de la salud departamental, exoneró de manera sumaria a la Laura Daniela de cualquier responsabilidad y afirmó taxativamente, como con conocimiento de causaque “Ninguno  de los bebés falleció por el medicamento adulterado” y en la siguiente respuesta dijo que no se puede decir qué cosa contenía el adulterado....

Como así: ¿Certeza científica para eximir como causa de muerte el medicamento y acto seguido alegre desconocimiento del contenido del fármaco adulterado que se les suministró? ¿En serio? Si no sabe lo que contiene, por lo menos ya sabemos lo que no contiene y esa droga era vital para madurar los pulmones de esos niños.

Hasta ahí creo que todos estábamos estupefactos frente a sus respuestas, pero faltaba  aún más. Sin que se le alterara la voz, dijo como quién oye llover, que de los 24 niños que recibieron el medicamento adulterado murieron 16, tengan en mente este dato: equivale a una mortalidad del 66,6%. Además, se puso en evidencia ingenuamente, porque dijo que la clínica no había cometido el error porque prácticamente los productos adulterados eran indistinguiblesde los originales, porque “Eran detalles mínimos” entonces el periodista le  presentó las pruebas irrebatibles de la burda falsificación y se derrumbó la estantería…

Ahí fue cuando dijo lo que debió decir desde el principio: “Yo no soy experta”

Ese fue su pecado.

En la mañana del lunes en Radio Guatapurí, un periodista le preguntó por qué no habían iniciado una investigación cuando falleció el primer niño, y otra vez cayó en la tentación: Se puso a ensayar un análisis estadístico: Craso error.

Dijo que era normal porque de otro grupo de neonatos (Creo que dijo 56) 31 habían muerto y era otro medicamento el que se les daba. Cuando uno no sabe de un tema, calladito le va mejor: Si estas son las cifras de la Laura Daniela en mortalidad en UCI de neonatos prematuros, entonces eso hay que cerrarlo y más adelante explicaré por qué.

En el estudio sobre morbimortalidad de los prematuros en la unidad de cuidado intensivo neonatal, de la Clínica Reina Sofía, Bogotá, Colombia entre  2001 y 2006, se establece que la mortalidad esperada para productos de gestaciones menores a 32 semanas es del 8% y del 2% para aquellos cuyas gestaciones eran iguales o mayores a 32 semanas.

En lo que se llama prematuro se agrupan los niños nacidos entre 31 y 36 semanas, la mortalidad es el 2%; la  del  prematuro extremo (Nacidos entre 28 y 31 semanas) la mortalidad es del 22% y los muy extremos (nacidos entre las 25 y 27 semanas) del 61%...[1]

¿Cómo así que es normal que de 24  niños 16 mueran (66,6%) si el esperado es del 8%?

De ahí a lo que la secretaria reportó (66,6%) hay una distancia de más del 800% porque cada 8% adicional es un 100% con respecto al dato esperado (¿En qué estaba pensando? Por un momento creí que era la jefe de prensa de la Laura Daniela y no la Jefe de Salud del Departamento) por este dato nada menos es que digo que si eso es así como lo sustentó la secretaria, esa UCI hay que cerrarla pero ya.

Si se diera el caso (muy poco probable) que todos los niños de la UCI de la Laura Daniela fuesen muy extremos, el solo hecho de que todos nacieran entre las semanas 25 y 27  ya sería objeto de investigación, pero si seguimos nadando en el surrealismo e ignoramos esa singularidad, aún sigue siendo bizarra la postura, porque el esperado máximo en ese grupo es del 61% y este reporte suma el 66,6%.

Pienso que es cierto que debería presentar su renuncia y que deben aceptársela si no por ética, por lo menos por estética, pero ya sabemos lo que las opiniones de los cesarenses en general y vallenatos en particular le merecen a la casa política que controla la Gobernación del Cesar, así que mejor cambiamos de ángulo porque a esta historia le hace falta un pedazo, y uno grande…

Yo no me resigno a callarme, y sé los riesgos que esto conlleva, pero tengo que preguntarlo o me da cáncer  y Dios no permita que me lleven a la Laura Daniela:

¿Qué es lo que hay detrás de esta empresa, que crece sin parar, trata como perros callejeros a sus médicos (Hay un audio circulando en el que el capataz: eso no se puede llamar jefe de talento humano,  de la Clínica de Alta Complejidad, le dice a los profesionales de la medicina como todo un patán que “el que esté muy bravito porque no le pagan, que renuncie…”), no parece perder un pleito nunca y siempre está colgada con los empleados? ¿Por qué toda una secretaria de salud departamental funge sin sonrojo como abogado de oficio si lo que se esperaría era un dedo acusador desde su despacho?

Se mueren los niños, se mueren los adultos, no le pagan al personal médico cuando es, sino cuando y como les viene en gana, compran medicamentos a empresas de garaje sin autorización local y sin contrato con los laboratorios internacionales, en plata blanca en el mercado negro, y encima uno de sus dueños se pavonea, como el nuevo rico del pueblo, a bordo de un Ferrari, negro también, por las calles de la ciudad, y aquí no pasa nada…

Yo pregunto:

¿Es que son invisibles? ¿O es que son intocables? ¿Por qué no les pasa nada? ¿Por qué no prosperan las investigaciones? ¿Cuál es la fuente del capital que ha permitido a una sola empresa ir absorbiendo el sector salud de tres departamentos?

Si. Cesar Guajira y Magdalena, casualmente.

Y vuelvo al principio: Si ese medicamento no mató a esos niños por lo que tenía, de todas maneras los mató por lo que No Tenía. Sus pulmones no podrían madurar sin la molécula activa, y que ya el Invima determinó que no estaba presente. Esa empresa tiene que responder, esos niños muertos tienen dolientes y sus dolientes somos todos y los organismos de control nacionales (Los regionales están bajo la misma mano que bendice al pecador) deben hacer presencia: Nuestros congresistas están muy mutis por el foro, y eso que estamos en campaña...

Mensaje para el gabinete: A veces, es mejor mantener la boca cerrada y que todos sospechen que uno es tonto, que abrirla y despejar todas las dudas.

Pareciera que en el bosque de la salud en esta región solo prospera un árbol y que ese árbol es Arce.



[1] MORBIMORTALIDAD DE LOS PREMATUROS EN LA UNIDAD DE CUIDADO INTENSIVO NEONATAL, DE LA CLÍNICA REINA SOFÍA, BOGOTÁ, COLOMBIA. 2001-2006.

JULIAO, J., ARCHILA, M., SAN DIEGO M., GAITÁN H.

El diablo se viste de izquierda

Publicado en Generales

Por: Abelardo De La Espriella.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

No exageramos -a lo mejor nos quedamos cortos- quienes, desde hace varios años, venimos alertando sobre la lenta pero segura entronización de la izquierda más radical en la política y la institucionalidad colombianas. A ese pequeño grupo de ciudadanos que nos atrevimos a desenmascarar los protervos intereses del “mamertismo irracional”, nos llamaron azuzadores de la guerra, cuervos de la violencia, paramilitares, crimínales apocalípticos y con cientos de epítetos impronunciables, solo para desacreditarnos. Eso cuando no recurrieron a los consabidos montajes judiciales, orquestados por “camaradas agradecidos” que siguen moviendo los hilos de la justicia de este país a un muy alto nivel. La izquierda radical destroza moralmente, encarcela injustamente y, cuando tiene a disposición un brazo armado, elimina a quienes considere que ponen en riesgo sus planes de alienar a los incautos votantes, para hacerse al poder y no salir de ahí, hasta que san Juan agache el dedo. Sobran los ejemplos en todo el mundo, el método es conocido y está patentado.

Estúpido sería generalizar: no todas las personas de izquierda o de tendencia socialista son malas per se, lo que sí es seguro es que los radicales de izquierda son el diablo hecho persona. Los del otro extremo del espectro ideológico, los radicales de derecha, no son para nada mejores que los zurdos recalcitrantes. La enfermedad estriba en la irracionalidad que produce aferrarse a dogmas que contrarían abiertamente el sentido común y el bienestar de un pueblo, que, al final de la ecuación, es lo que justifica el ejercicio del poder.

El problema más grave que padece hoy nuestra patria adolorida es la eventual “asunción” de la izquierda al poder. Y, como Lucifer tiene la habilidad de mostrar muchas caras y manifestarse de tantas maneras, es necesario saber quiénes hacen parte de ese aquelarre. “El diablo es puerco”, reza el adagio popular, y suele usar artimañas inimaginables para alcanzar sus propósitos. En consecuencia, no sería extraño que varios de los candidatos presidenciales  que posan de independientes, progresistas y pro paz, hagan parte del tinglado diseñado magistralmente por Timo, sus secuaces, consuetas y asesores de ocasión.

Al revisar las últimas encuestas, todas coinciden en que aquellos candidatos que han defendido a ultranza y a cualquier precio el proceso de paz, a sabiendas de que se arrodilló el Estado de Derecho ante la subversión y que, además, de tiempo atrás tienen sus veleidades por las ideas de Marx, suman entre todos cerca del 45% de favorabilidad. Ni hablar de la buena imagen de las Farc, qué subió sustancialmente. Probablemente, los electores no relacionan a esos candidatos con el veneno que subyace en ellos; otros, en cambio, saben perfectamente lo que hacen. Saque usted sus propias conclusiones:

Humberto de la Calle: es el arquitecto del proceso de paz, el hombre que entregó la dignidad de la Patria a un grupo terrorista; Gustavo Petro, un exterrorista que ahora posa de demócrata y que acabó con Bogotá; Sergio Fajardo, el lobo con piel de oveja que, tras bambalinas, es apoyado por el Polo; Claudia López, la “anti política” que tiene un pacto con Fajardo para abrirle la puerta, al final será su vicepresidenta; Robledo, que parecía serio, ya no lo es tanto, y Clara López, una “comunista incomprendida” del Chicó. Todos defendieron la capitulación de la Nación ante el terrorismo a través de un proceso de paz espurio y mentiroso liderado por Juan Manuel Santos; todos tienen un corazoncito más inclinado de lo normal hacia la izquierda.

Es menester crear un frente común para que la peor de todas las plagas, el comunismo, no anide en estas tierras fértiles; la tragedia se puede evitar.

Cuando el demonio entra en tu casa no hay nada bueno que puedas esperar de ello.

La ñapa I: Difícil encontrar una caricatura más real que el Ministro de Defensa.

La ñapa II: ¿Y ahora que nadamos en un mar de coca, que dice el señor presidente?

Valledupar.- 27 de agosto de 2017

Un aguacero de críticas y fuertes cuestionamientos le ha caído al proceso licitatorio adelantado por la gobernación del Cesar para dotar de cámaras de seguridad a seis municipios del departamento.

El cuestionado proceso contractual es la licitación pública número 0010-2017, cuyo objeto es el suministro, instalación y puesta en funcionamiento de un circuito cerrado de televisión para la seguridad de Aguachica, Bosconia, Codazzi, Curumaní, La Paz y Pelaya. El valor total del contrato por adjudicar supera los 8.260 millones de pesos.  La licitación fue abierta el 21 de julio pasado y debía concluir este mes, pero han sido tantas las críticas que la gobernación se ha visto en la obligación de alargar el proceso y sacar al menos dos adendas a los pliegos.

El principal cuestionamiento hecho por varios de los potenciales oferentes es que la gobernación del Cesar es que el pliego de condiciones estaría diseñado para que sólo un proponente lo cumpla. En efecto, las especificaciones técnicas de las cámaras de seguridad que requiere la gobernación únicamente las contiene la marca denominada Hik Visión, cuyo único distribuidor autorizado en el Cesar es la empresa Heliteb S.A.S., cuyo representante legal es el ingeniero Edison Fernando Rodríguez Bonilla, y cuyo capital autorizado es la suma de sesenta millones de pesos.

En otras palabras, al establecer que las especificaciones técnicas sólo las cumple una marca en específico se estaría violando el principio de la libre competencia, según lo expresado por Wilmer Martínez, vocero de Emiserco, una de las empresas interesadas en el proceso licitatorio.

De otra parte, el abogado Luis Carlos Ramírez, quien representa a ISIC SAS, otro potencial oferente, manifestó sus reparos a la forma como la gobernación construyó el índice de liquidez y otros indicadores financieros para evaluar a los proponentes porque, en su concepto, restringen la libre concurrencia de oferentes y constituirían una desviación del principio de selección objetiva.

Finalmente, el veedor ciudadano Gabriel Campillo, explicó en el programa Punto de Vista de esta casa radial que dentro de los oferentes está participando una fundación que está en liquidación. Se refiere a la Fundación Social Creciendo, con NIT  825001160-8, cuyas actividades económicas son la asistencia social, la atención en salud y en recursos humanos, actividades que no guardan ningún tipo de relación con el objeto del contrato licitado. Pero además esta Fundación tiene un pésimo record de ejecución de contratos estatales. Radio Guatapurí conoció que tanto la Fundación como su representante legal Angela María Díaz Herrera se fueron de Casanaré, sin haberle cancelado a sus trabajadores varios meses de salario, después de que se les adjudicara el contrato del Programa de atención integral y de calidad de vida del adulto mayor.

Todo apunta a que el jugoso contrato para adquirir e instalar las 364 cámaras de seguridad le será adjudicado al consorcio creado por Heliteb S.A.S. y la cuestionada Fundación Social Creciendo. Lo más preocupante es que a pesar de conocer todos estos antecedentes ningún ente de control ha intervenido en el proceso.

Alumno de Jota Jota trabaja en la Alcaldía

Publicado en Política

Valledupar.- 16 de agosto de 2017

La conexión vallegenera: vallenata + cartagenera

La captura de la cúpula política de Cartagena el pasado 2 de agosto no sólo causó un terremoto en la Ciudad Heroica sino también fuertes réplicas que se sintieron en otras ciudades de la Costa, entre ellas Valledupar.

En efecto, con la caída del alcalde Manolo Duque quedó al descubierto lo que era un secreto a voces en Cartagena: que el verdadero poder en esa ciudad era su hermano de crianza José Julián Vásquez Buelvas, más conocido como Jota Jota. Vásquez Buelvas era quien tomaba las decisiones más importantes en la ciudad, especialmente en asignación de recursos, contratos y movidas políticas. Así quedó evidenciado en el arsenal probatorio que ha ido develando la Fiscalía General de la Nación en su contra. Cientos de horas interceptación telefónica revelan que Jota Jota era el poder detrás del trono cartagenero, a quien concejales, caciques políticos, contratistas y funcionarios consultaban para la toma de decisiones transcendentales en la ciudad, muy por encima del alcalde, reducido a mera figura decorativa.

Al escudriñarse su pasado por las autoridades, salió a relucir que Jota Jota fue el asesor estrella en materia de contratación estatal durante la administración de Luis Alberto Monsalvo Gnecco. No hemos podido establecer con certeza quién le recomendó Jota Jota a Monsalvo, aunque varias fuentes coinciden en que probablemente lo hiciera el polémico contratista bolivarense Alfonso "El Turco" Hilsaca. Antes de ser asesor en El Cesar, Jota Jota había laborado como jefe jurídico de la gobernación de Bolívar y en ese periodo se ganó el mote de ser el zar de las contrataciones, por su experticia en el manejo de los pliegos de condiciones y los requisitos habilitantes de los contratistas, entre otros factores.

Precedido de esa “buena fama”, Jota Jota suscribió un contrato de prestación de servicios con la gobernación del Cesar el 7 de febrero de 2013 por 10 meses para asesorar a dicho ente en “la elaboración y revisión de los procesos contractuales” de la Secretaría General. En esa época conoció y trabajó bajo las ordenes del entonces Secretario General y actual Contralor Departamental del Cesar, Cesar Cerchiaro de La Rosa.

Sin embargo, una fuente de entera credibilidad que conoció la relación entre Jota Jota y Cesar Cerchiaro le aseguró a este medio que la relación era inversa: quien instruía los procesos contractuales era Jota Jota y Cesar Cerchiaro actuaba según las instrucciones del primero. De hecho, otra fuente –un contratista local quien pidió permanecer en el anonimato– señala a Jota Jota de ser el responsable (con la anuencia del gobernador Monsalvo) de haber llenado a la gobernación del Cesar de contratistas bolivarenses y sabaneros. En tono de sorna, nos dijo: “aunque no figuraba en ningún pliego como requisito, pero parecía en la práctica que había que ser de la Sabana para ganarse un contrato en El Cesar, porque sea cual fuere el proceso contractual sólo cumplían los requisitos los contratistas sabaneros y barranquilleros, especialmente en los contratos de obra y de suministro.”

Durante su estancia como asesor contractual de la gobernación del Cesar, Jota Jota fortaleció su amistad con el grupo político que lidera el senador José Alfredo Gnecco, al punto que es un rumor –no confirmado– que dicho grupo habría financiado parte de la campaña de Manolo Duque a la Alcaldía. Lo que sí es cierto es que el senador Gnecco sorpresivamente obtuvo en Bolívar en las elecciones de 2014 la quinta votación al Senado del Partido de la U, un total de 4.823 votos, un verdadero hit para un político poco conocido en dicho departamento. (Ver página de la Registraduría).

El alumno de Jota Jota

El contexto anterior es importante para entender la preocupación que le asiste a algunas personas del círculo de confianza del burgomaestre Tuto Uhía por la presencia en la Alcaldía de uno de los alumnos más sobresalientes de Jota Jota: Edwin Daniel Sierra Bonilla.

¿Quién es Sierra Bonilla? Es un abogado oriundo de Maicao, La Guajira, quien terminó su bachillerato en el Colegio La Divina Pastora de Riohacha. Se graduó de abogado en la Universidad de Cartagena y como especialista en Contratación Estatal en la Universidad del Sinú.

Sierra Bonilla trabajó bajo las ordenes directas de José Julian Vásquez, cuando éste fungía como jefe jurídico de la Gobernación de Bolívar, durante el periodo comprendido entre abril de 2008 y mayo de 2011, es decir durante 3 años y un mes. Posteriormente los caminos de Sierra Bonilla y Jota Jota se volvieron a encontrar, esta vez en El Cesar, cuando el último asesoraba a la gobernación de Monsalvo. En esa época Sierra Bonilla laboró como asesor en contratación de la Secretaría General desde marzo de 2012 hasta diciembre de 2016.

En la actualidad, Edwin Daniel Sierra Bonilla presta sus servicios profesionales como asesor externo de la Alcaldía de Valledupar, a través del contrato 274 del 10 de marzo de 2017, con un plazo de 7 meses (hasta octubre de 2017) y cuyo objeto es el acompañamiento a la gestión contractual del municipio. Por esa labor, Sierra Bonilla devenga un módico salario de $3.300.000 mensuales.

En este sentido, cabe aclarar que por el solo hecho de haber tenido como jefe inmediato a Jota Jota no puede traducirse en un cuestionamiento a las calidades profesionales de Sierra Bonilla o a su proceder ético.  De hecho, las  personas a quienes pedimos referencias suyas describen a Edwin Daniel como un abogado acucioso, eficiente, disciplinado y con un amplio conocimiento de las materias contractuales. De otra parte, no necesariamente su vinculación debió haber contado con el visto bueno del alcalde. Diariamente la administración municipal está realizando cientos de contratos y uno de un monto tan pequeño puede ser asignado por los llamados mandos medios sin pasar por el tamiz del mandatario.

No obstante lo anterior, es comprensible que el terremoto causado por la Fiscalía en Cartagena haya creado cierto nerviosismo y preocupación en las administraciones que tuvieron algún tipo de vínculo –lejano o cercano, directo o indirecto– con el llamado zar de las contrataciones, José Julián Vásquez Buelvas, pues todas las lupas se pueden posar sobre ellas. Pero bien aconseja el refranero popular: nada de nervios que quien nada debe, nada teme.

Fuego amigo: Alcaldía embarga a Emdupar

Publicado en Política

Valledupar.- 16 de agosto de 2017

Los abogados del área jurídica de Emdupar no salían de su asombro ayer martes cuando descubrieron que las cuentas bancarias de la entidad habían sido embargadas nuevamente.

Ciertamente, no hace mucho la entidad había sido embargada por CORPOCESAR por una abultada deuda que supera los $6.000 millones por concepto de pagos de derechos de captación de agua y de vertimiento.

Sin embargo, su sorpresa fue mayúscula cuando se enteraron que quien ordenó el embargo en esta ocasión fue nada más y nada menos que la propia Alcaldía de Valledupar, ente territorial que es dueña del más del 90% de Emdupar.

En efecto, la Alcaldía de Valledupar inició un proceso ejecutivo en contra de Emdupar con radicado número 0231-0009-000-20176402132, por valor total de $42.739.561, y por concepto del no pago del impuesto de industria y comercio.

Como dice el conocido refrán, con esos amigos, ¿para qué enemigos?

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.