Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Recordando a Raúl

Ayer, hace 20 años partió de este mundo el poeta cereteano Raúl Gómez Jattin, el hijo de la Niña Lola y de don Joaquín. Tal vez no sabremos nunca si fue un accidente o un suicidio, cuando, deambulando por las calles de Cartagena, un autobús se estrelló contra su robusta humanidad hasta extinguirla. Nació y murió en la misma ciudad, pero su poesía se nutrió de las aguas caudalosas del rio Sinú y de la exuberante geografía de la llamada Sabana, que incluye pueblos cautivantes como Tolú, Moñitos, San Bernardo del Viento y, por supuesto, Cereté.

Tenía entonces 52 años y una larga historia de luces y sombras. Había experimentado varias temporadas en clínicas siquiátricas y hasta una corta temporada en la cárcel por “alterar” el orden público. Lo anterior es algo anecdótico que no alcanza a mancillar el lugar de preeminencia que alcanzó Gómez Jattin dentro de la literatura contemporánea. Raúl está, por derecho propio, al lado de los grandes de la lírica colombiana. Su tamaño no es menor al de José Asunción Silva, Porfirio Barba Jaco o León de Greiff.

Sus poemas son dolorosos partos que nos recuerdan la angustia de vivir y nos confrontan, sin filtros, con la punzante persistencia de la cotidianidad. Gómez Jatin le canta, con una extraña ternura, a la familia, a sus amigos, a sus amores y desamores, y a su pueblo. Su obra es profunda, rica y variada, y entre ella, se destacan los siguientes libros: Retratos (1980-1983), Amanecer en el valle del Sinú (1983-1989), Del amor (1982-1987), Hijos del tiempo (1990) y Esplendor de la mariposa (1993).

Sobre él escribió otro gran poeta colombiano, Jaime Jaramillo Escobar, que “A los viajeros les recomiendo llevar tus poemas como la única cosa vital, grande, oxigenada, robusta, libre, natural y bella que tenemos aquí; lo único con fuerza joven, originalidad, audacia, libertad y novedad que se encuentra hoy en el bazar de la poesía colombiana; lo único que se desborda, que brama, que tiene impulso y pasión, el único vendaval que nos refresca, primitivo, animal y selvático como un desodorante de T.V., lo único apasionado y novedoso, ¡Lo único!.”

Al cumplirse dos décadas de su prematura partida, el mejor –y el único– homenaje que podemos hacerle es leerlo. Leerlo con una mente desprovista de prejuicios. Leerlo y reelerlo para adentrarnos en el laberinto de espejos que es la poesía, el cual desnuda, a la par, con belleza y crueldad, nuestra fuerza y nuestra fragilidad. Ese es su consejo póstumo en su última obra Los poetas amor mío:

Los poetas, Amor mío,

son unos hombres horribles

unos monstruos de soledad

evítalos siempre

comenzando por mí.

Los poetas, amor mío,

son para leerlos.

Léelos. Mas no hagas caso

A lo que hagan en sus vidas.

Publicado en Editorial

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.