Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Desde diferentes sectores de Valledupar se ha convertido la queja de los manjoles rebosados en una constante, a diario, oyentes llaman a La Tribuna del Cesar para hacerse escuchar y exigir acciones inmediatas por parte de la Empresa de Servicios Públicos, Emdupar, de quienes dicen no reciben atención alguna ante tal emergencia sanitaria.

Desde barrios como Nueva Esperanza, Esperanza Norte, Los Caciques, Jorge Dangond, incluyendo calles y avenidas, la gente de Valledupar se queja de tener que vivir entre los malos olores y las aguas negras que emanan de las alcantarillas que poco mantenimiento reciben.

Plantones, quejas, denuncias y hasta una tutela han sido los mecanismos a los que ahora recurre la comunidad para no seguir viviendo como describen ellos: “Entre la porquería”, lo que solicitan los lugareños es que se atiendan los casos oportunamente ya que incluso en algunos sectores la salud de los habitantes se ha visto permeada por el colapso de las alcantarillas.

Cabe destacar que en el segmento Al Ruedo y en cada espacio noticioso se ha buscado lograr contacto con una voz oficial de Emdupar, pero en el caso específico de hoy no fue posible.

Escuche aquí la opinión de los oyentes: 

Publicado en Al Ruedo

Tapas de alcantarillas, un robo criminal

El doloroso trance de la muerte de una menor de dos años tras caer en una alcantarilla, en Bogotá ‘destapó’ un problema mayúsculo que a diario crece en las grandes y medianas urbes del país como consecuencia del devastador accionar de habitantes de la calle y recicladores, quienes en su afán de consumir drogas y ganar dinero, hurtan sin ningún escrúpulo las tapas de alcantarilla y las venden a los reducidores, criminales cómplices que compran a precios irrisorios estos elementos, a través de las fachadas de las mal llamadas chatarrerías.

En Bogotá el problema es más evidente dado su mayor número de habitantes y los ejércitos de drogadictos que deambulan por sus calles en búsqueda de desmantelar estos accesorios, los que, en su gran mayoría, son vendidos en la zona del Bronx, según informa la Policía Metropolitana, organismo que reveló que el robo de tapas de alcantarilla es un verdadero dolor de cabeza para los bogotanos, porque son continuos los accidentes que se registran, tanto de peatones como de automovilistas y motociclistas.

Si bien el hurto de tapas de alcantarillas afecta a varias entidades, la más damnificada es la Empresa de Acueducto, cuyos directivos coincidieron con la Policía en afirmar que detrás de esta actividad ilegal hay una verdadera mafia, similar a la que maneja el robo de celulares, y se habla de un robo diario de entre 8 y 14 tapas en la capital de la república, las que son vendidas a los reducidores entre 2 mil y 9 mil pesos.

En medio del pesar por la muerte de la menor han surgido iniciativas gubernamentales que hablan de un endurecimiento en los castigos de las personas que sean sorprendidas robándoselas, por eso el Alcalde Gustavo Petro pidió que quienes robaron la tapa de la alcantarilla, por donde cayó la niña deben ser procesados por tentativa de homicidio.

Pero este problema no es exclusivo de los capitalinos, en otras ciudades del país, el mismo fenómeno se ha ido extendiendo paralelo al crecimiento de los cinturones de miseria y los barrios de invasión, cuyos habitantes convierten materiales reciclables, como nomenclaturas, contadores de agua, lápidas de cementerios, cables de cobre, entre otros, en el blanco predilecto de ladrones de poca monta que han encontrado en este delito menor una manera sencilla y poco riesgosa de ganarse unos pocos pesos, sin tanto esfuerzo, dinero destinado, en gran parte, para costearse el consumo de alucinógenos.

La región Caribe también aparece en este mapa de las zonas en donde se roban estos elementos, en donde las estadísticas reportan cerca de 52 robos mensuales en cinco ciudades capitales entre las que se cuenta Valledupar.

Sí bien el gerente de Emdupar en declaraciones a este medio dijo que acá el material con que están fabricadas las tapas no les resulta muy atractivo pues fue cambiado  por la empresa, no se puede esconder que los ladrones  se apropian de otros materiales reciclables como las rejillas del alcantarillado pluvial, amén de la depredación de instalaciones subterráneas de cobre como las de la Unidad Oncológica o del edificio en construcción de la clínica Médicos Limitada, pero el más irracional desvalijamiento  de la ciudad, lo hicieron en el Hospital Materno Infantil que estaba listo para entregar en el barrio Los Mayales y del cual solo dejaron las paredes.

Aparte de las millonarias pérdidas económicas que sufren las empresas blanco de la delincuencia, éstas deben afrontar los problemas jurídicos derivados de las demandas impetradas por las personas que se lesionan al caer en las ‘trampas humanas’ que dejan los malhechores. 

Una medida sana sería, aparte de aumentar la vigilancia, meter en cintura a los reducidores tras la intervención de sus establecimientos, y de paso involucrarlos en los procesos judiciales como coautores de un delito que atenta contra la movilidad y la vida de los ciudadanos.

Puede escuchar el audio aquí:

Publicado en Editorial

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.