Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-
Valora este artículo
(0 votos)

Hoy más que nunca está vigente  este clamor vehemente de ayuda, de auxilio, que lanzo hace exactamente 40 años, en favor de mejor calidad de vida para sus paisanos guajiros, el magistral compositor, Alberto Murgas  Peñaloza a través de sus canción, “Grito en La Guajira”,  grabada por el imberbe acordeonero, Juan Humberto Rois y el ya veterano cantante para la época, Juan Piña Valderrama.

Murgas denuncia en su canto el estado de postración, de pobreza extrema, de olvido,  de  carencia de los  más esenciales elementos para la supervivencia  en que ha estado sumido históricamente la población de La Guajira, por culpa  del gobierno  central de los cachacos  y sus aliados políticos de la península,  que lejos  de amainar el gemido  famélicos y moribundos de sus hermanos, los aumentan  con vergonzosos  actos de corrupción y robo de las  riquezas de su pueblo.

Dice Beto, “En el norte de Colombia/ ampliamente en La Guajira /es notable la zozobra /y la angustia que domina/el ambiente del desierto/que reclama en su agonía /que alejen el sufrimiento/que persiste noche día.”.

Los habitantes guajiros siempre han estado atormentados por la estigmatización cíclica a que se ha visto sometido  su sufrido  pueblo, primero como contrabandistas, lo denuncio Escalona en  “El almirante Padilla”  “Allá en La Guajira arriba/ donde nace el contrabando”,

Más recientemente   como marimberos,  al ser este  territorio invadido por cultivos de  marihuana,  promovidos por avidez de los ex combatientes gringos de la guerra de Viet  Nan,

Hecho también relatado por nuestros músicos, en  esta ocasión le correspondió en 1979 al compositor de Riohacha Romualdo Brito, con los hermanos Meriño de  El Molino,  “hoy me llaman marimbero/por cambiar de situación/y no piensan si primero/fui gamín o pordiosero /sin ninguna educación/ hoy por tener dinero/me persigue el gobierno/ hoy quieren saber quién soy”.

La dirigencia Guajira es señalada hoy de corrupta o ladrona, no porque sus niños mueran de hambre diariamente, ni porque hayan defraudado el erario, atérrense, el actual gobernador esta tras las rejas, por haber prometido en campaña electoral  un chivo a una comunidad indígena,  mientras que la anterior gobernadora fue  señalada de inhabilidad electoral,  el  alcalde de Riohacha se encuentra detenido por malos manejos de dineros de la alimentación de los niños, delitos excarcelables.

Los problemas de fondo, de raíz  de este departamento,  los que afectan a miles de guajiros, por culpa de dirigentes inescrupulosos tanto cachacos y de la región,  que gozan de sus mal habidas riquezas que ostentan y disfrutan, no los tocan.

Problemas planteados que sufre esta comunidad hace rato y denunciados en la canción, Soy el  Indio,  de Romualdo, que grabo Diomedes Con Colacho en 1979.

“Compadre yo soy el indio que tiene todo y no tiene nada/yo soy el indio guajiro de mi ingrata patria colombiana/ que tienen todo del indio más sin embargo  no le dan nada”.

Más injusto no puede ser este país con esta rica región, que irónicamente tiene un atraso en todos los frentes, más pronunciado que los países de áfrica. 

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ... 2
Valora este artículo
(0 votos)

Espectro electro magnético, primeras ondas fueron creadas por el Austriaco Nikola Tesla, 1895, científico tímido y díscolo, situación que fue aprovechada por el ingeniero eléctrico, el italiano Guillermo Marconi, para patentar este invento y ser laureado con el premio nobel, a otros científicos se le atribuye la invención de la radio al ruso Alexander Popov y al español Julio Cervera Baviera.

La primera radio estación con la que el mundo se asombro fue en Michigan Estados Unidos 8mk, en 1920, muchos opinan que fue KDKA Pittsburg, meses antes.

Esta novedad que cambio los hábitos de la población mundial, llego a nuestro país por Barranquilla, el ingeniero electrónico Elías Pellet Buitrago fundo la Voz de Barranquilla en 1929, el pueblo currambero le admira su proeza con un busto en un parque que lleva su nombre.

Años después 1957, en Valledupar se funda la primera emisora, Radio Valledupar por el empresario de esa actividad, el Caldense German Aristizabal, el creo muchas radio estaciones en el país,las vendía al mejor postor, casi siempre eran las poderosas cadenas de radio, Caracol y Rcn, que tienen monopolizada esta industria en el país, con algunas pocas excepciones de propietarios de Emisoras de Radio independientes que se rehúsan a aceptar a sus oprobiosas y colonizadoras propuestas.

El 13 de febrero fue establecido como el día mundial de la radio por la Unesco, ya que ese mismo día de 1946 fue creada la emisora de Las naciones Unidas.

En esta época de drásticos cambios tecnológicos, la radio seguirá vigente, dicen algunos expertos que hay sitios a donde llegan únicamente las ondas de la radio a informar, alegrar a guiar y a educar.

La radio siempre ha sido es una magnifica compañía que trasciende generaciones, en el trabajo y en la casa y más en un continente como el nuestro, con alto porcentaje de habitantes en el sector rural y que no tienen acceso a la modernidad, además el alto volumen de personas en los vehículos seguirán acudiendo a la radio para mantenerse entretenido.

En esta época de turbulencias la radio está en el deber de reinventarse a medida que le llega la competencia agresiva de las redes sociales, la radio colombiana considerada entre las más dinámicas del mundo siempre ha estado a la vanguardia, hasta el extremo de ser referente en el continente.

Por eso Radio Guatapuri es un referente nuestro, a sido protagonica del desarrollo de la región en 53 años de existencia, a través de sus micrófonos se promovió la creación del departamento y del festival vallenato, además de la difusión de los más insignes artistas del folclor.

En 1975 los periodistas Yamit Amad, Juan Gossain, Alfonso Castellanos y Julio Nieto Bernal, cambiaron el sistema noticioso radial, sacudieron los cimientos de la radio colombiana cuando sacaron de sus dormitorios en el espacio periodístico 6 am 9 am, a presidentes, ministros, Ex presidentes a darles explicaciones diariamente a sus oyentes de sus actos administrativos.

En 1985, Colombia lloro al escuchar en directo la toma del palacio de justicia y rió cuando Yamit en la búsqueda incesante del presidente venezolano Caldera para diera que explicaciones sobre Los Monjes, iracundo este le contesto al aire ante tanto acoso telefónico, ¡coño chico, ni que te debiera plata¡.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ... 0

Ya es nueve de febrero la fiesta de los periodistas en Colombia. Cada año nos reunimos para reencontrarnos y hablar de lo mismo. Recuerdos, Política, Gobierno y Publicidad. Iniciamos por los recuerdos y anécdotas para romper hielo ( Si hay), por eso precisamente no creo que vaya a la fiesta. Si es que hay fiesta.

Primero entran lo veteranos del oficio que por las tecnologías ya están por fuera, a veces  ni los invitan o les dan  direcciones equivocadas para evitarlos. Nadie quiere viejos, nadie quiere experiencia. Segundo entran la prejubiladas con la misma conversación de siglos. Parece escuchar a Nubia Mejía en el siguiente texto: Yo fundé el CPV, menos mal que no vivo del periodismo, ejercí en el Sena y enseñe a vestir a Cristian Moreno, qué horror! La otra semana estreno un carro porque nunca compro carros por cuotas, en Emdupar si ayudé a mis colegas y hasta el gerente de la época dejé preso, hoy esa entidad con tantos académicos no sirve para nada y etc etc etc..

Luego aparece  Rafa Infante “Platanito” ( si lo invitan) entonces recuerda cuando una vez todos los periodistas de Radio Guatapurí amanecimos en un bar, mamando ron, hasta allá el viejo Pineda, nos rescató, nos pagó la quincena y nos descontó después la parranda.

De inmediato viene la gente de la gobernación diciendo los felices que son, que sienten menos presión y cada quien llega a la hora que quiere, reconocen que el fallo del Consejo de Estado, los deja más tranquilos, que la banda musical de la primera celebración la contrataron para todas las fiestas municipales y que ahora solo un selecto grupo celebró con el jefe en Panamá. Hablan de como la primera gestora sacó  las uñas, que tiene mil ojos vigilando a su esposo, cuando en otros gobiernos los gobernadores hacían desastres en esos despachos. Cristian Hernando tiene el record de haber bajado más calzones, gritan entusiastas. Risas..

Luego llega la gente de Tuto con celulares cargados al 100% e inician ese fuego de fotos, whatsApp, Facebook, Messenger, Twitter, instagram, linkedln, mail y su combo. Al final dicen( casi en secreto) que dos mujeres tienen embobado al alcalde ( no precisamente esposa y madre) y que hace y aprueba todo, todo, todo, como un ciego. Está totalmente embrujado, pero después vienen las consecuencias. Van al baño, piden perdón y rezan. La reunión continúa.

La política entonces aflora, y claro, nuestros congresistas son plato favorito. Si quieres un puesto en ICBF habla con José Alfredo Gnecco,( Nunca lo han demandado en ICBF) incluso en lo gobernación te sirve, sigue por ahora, muy cerca del cielo. Si quieres en otra parte Ape es rey de reyes, desde el sur hasta la plaza Alfonso López. Si aspiras  a algo en el SENA, habla con “Chichí” Quintero( nunca ha hecho un curso allá) pero te nombra, si te urge ubicarte en Bucaramanga, llama a Fernando de la Peña, para un “rural” en San Martín o González.  Si eres iluso y las esperanzas, promesas, dislexia, dislalia,  escuchar palabras como trazabilidad, extraprocesos, transversalidad, resiliencia, operadores constitucionales o lixiviados de Zapatosa, entonces habla con Cristiancito Moreno IV, no te resuelve nada, pero  seguro te  manda a consultar diccionarios. Y si te pasa  Carlos Amaya su asesor, peor!!

Ni para que hablar de los funcionarios, que asisten a la fiesta. Si va  Alfredito Saade, y de seguro va, tienes que aguantarte la perorata que lo llaman de Brasil, Australia, Nueva York y Afganistán para que explique los éxitos del área metropolitana. De pronto, la reina doctora Morelly, hace algunos avances del Siva. La abogada Sandra Cujia de gobierno dirá que su secretaría siempre es un hueso porque requiere policías, sin embargo hoy amaneció hablando de distribuidores de carne. A propósito asiste el nuevo senador Faruk Urrutia aprovechará para decir que Óscar Iván fue un fiasco, para el C.D, pero que  Iván Duque es lo mejor que tiene su partido. Por aquí se los traigo, promete. Claro también se jactará de como bajó el abigeato desde que entró al congreso. Un médico que ahora sabe más de vacas que de humanos. ¡Qué vaina los partidos! Seguro los colegas David Sierra y Julio de la Rosa hablaran de seguridad democrática, por borbotones, mientras nuestros queridos J.J. Daza y José Castilla aplauden felices, sonrientes,  complacientes.

Para que ir a escuchar de la eterna crisis de Cañaguate, que ni los pastores la salvaron? Para que ir a escuchar al combo Guatapurí a decir cómo están felices cuando Kike lo  mandan de vacaciones!

Para que ir a oír, que Carlitos Quintero manda a leer a sus pupilos?

Para que ir a escuchar que Pepe Morón y Beto Carrillo están felices porque no tienen jefes locales?

Para que ir a escuchar que El Pilón vende casi igual que Al Día, y que Aja y Qué no entregó la casa? Para que ir a escuchar que La Calle tiene partido político y alcaldes que no quieren caminar?

Para que ir a escuchar que RPT Noticias, se sentía mil veces mejor en el gobierno anterior?

No es que sea pesimista, pero me entusiasma ver a los nuevos muchachos de los medios contándome las contorsiones de felicidad que produjo el concierto de Silvestre. Fue un triunfo de la cultura ciudadana, dirán Gelca Gutiérrez y Carmen Alicia que seguramente asisten a poner manillas y a preguntar que si aún pegamos el chicle en las sillas. Mejor espero el sábado entrante para volver a la gran conferencia de milenials y centenials donde aprendimos con ese muchachito asustado lo que jamás nos imaginamos.

Al final de la fiesta, si hay fiesta, aparecerán  varios colegas despistados sin datos, o algunos veteranos dispuestos a comparar su whatAsapp, Twitter, Facebook, etc, así sean usados, pero que funcionen.

De pronto no voy a la fiesta, algún vago estará hablando de tiro de chorro, diciendo que el autor se cree un Don Juan, siendo apenas un Donkey!

Feliz celebración!

Publicado en Opinión
Escrito por
Leer más ... 3
Valora este artículo
(0 votos)

Canción del laureado compositor e investigador,Julio Cesar Oñate Martínez ,que se destaca del nuevo y controvertido álbum de Silvestre Dangond, “Gente Valiente".
Este canto utiliza la figura literaria de la exageración o la alteración intencional de un hecho que se quiere representar para dar mayor énfasis , Ejemplo, “Ay compadre, Yo vi a un mosquito comerse a un novillo entero”, expresión que la lanza el compositor Julio Oñate, para reforzar su credibilidad de hombre de palabra seria, para decir, “que él no ha visto acordeonero que supere a Emilianito”.
Es un reconocimiento del compositor para Emilianito y que creemos que Silvestre también lo comparte, inmediatamente escucho la canción la acogió y le gusto, después que otro reconocido cantante la había desechado, dizque para no faltarle el respeto a su acordeonero que es rey vallenato, contradictoriamente se corono con las notas de Emilianito, irónicamente no siendo este último rey vallenato , pero si dueño de un estilo que ha trascendido generaciones en la fonografía y en los festivales, muchos se han coronado con su estilo en la competencia.
En nuestro criterio pensamos, que esta situación se suscita por lo celos e inseguridad que muestran nuestros músicos y la falta de gallardía para reconocerle virtudes a sus colegas, lo que en realidad no le gusto al cantante de la canción de Julio fue que dijese “que no ha visto cantante igual que Diomedes Díaz” y para certificarle la credibilidad de sus palabras dice a manera de juramento, “yo vi a la luna radiante alumbrando al mediodía”.

Esta clase de canciones metafóricas la impuso el maestro Rafael Escalona, con su obra máxima , La Casa en el Aire, hipérbole o picaresca que el compositor utilizo para decir que su hija Ada Luz era inalcanzable, fue grabada por primera vez en 1953 por los vallenatos del Magdalena ,grupo formado por el barranquillero Aníbal Velásquez y el canto del cartagenero, Carlos Román.

El maestro Emiliano Zuleta Baquero, para demostrar su superioridad ante sus rivales de combate musical en la piquería, que eran muchos, también acudió esta figura para decirles, a ritmo de puya, sarcásticamente a sus contendientes, “yo soy mayor que mi abuela y mi abuelo es mayor que yo, cuando mi abuela nació, ya yo le daba candela”, esta canción tal vez es más antigua que La Casa en el Aire, pero la de Escalona se conoció primero, esta última la divulgo Diomedes con el acordeon del nieto del "Viejo" Emiliano", Iván Zuleta en 1995

“yo vi a un mico manejado, una ardita bordando un excelente pañuelo, burro era gobernador por lo muy bien que leía, el conejo era policía, el morrocoyo era aviador” , todo está dentro de la lógica del mundo vallenato, dijo Nafer Duran en su canto, La Zoológica 
Pero lo que no cree ni el más optimista seguidor del vallenato es la alucinación de Julio, cuando dice que él vio a Poncho Zuleta pagarle la abultada deuda a su hermano Emilianito.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ... 2

Llegó febrero y ¿ahora qué? Enero es mes de vacaciones,  planes,  nuevos impuestos y  nuevas ilusiones. Enero es mejor que diciembre dicen los optimistas disfrutando viandas, paseos y algún “Diplomático” venezolano. Hoy también y por cuestiones económicas se disfrutan diplomáticas del vecino país, que los guajiros del sur llaman “placa blanca” para variar. Dejemos quietos a nuestros hermanos fronterizos, ojalá que salgan de sus crisis, ojalá Maduren bien.

Vamos a lo nuestro. Febrero es el mes que menos días tiene en nuestro calendario, solo 28 días, cuando trae 29 es bisiesto y le dan mal augurio. Y pensar que en un pasado era el último mes del año, hoy es segundo y para nosotros los costeños es el primero, ya saben que enero, no cuenta mucho.

Observando el fenómeno Trump en lo internacional, nos mantiene alertas. Las decisiones que tomen “Los tres mosqueteros” al decir de la revista Semana refiriéndose a Contraloría, Fiscalía y Procuraduría también es para estar expectantes. El tema de corrupción, al parecer será el mayor compromiso social, moral y judicial del año. ¿Dónde inicia el carnaval de la corrupción? Será que geográficamente inicia por el norte? Por todas partes comenzó, Estraval, Odebrecht, La Guajira. Ya Riohacha esta sin alcalde,  el año pasado el departamento quedó sin gobernador, y el actual está que lo tumban. La fiesta del La Candelaria, “La Vieja Mello”, como dicen los provincianos, está que arde, pero de la preocupación. Según anuncios después de La Guajira, viene El Cesar, aquí las cosas dicen los amigos políticos  está peor, pero será mejor esperar. Aprendamos de Job.

Nos olvidamos que la reforma tributaria se sentirá desde  el miércoles primero, pero estamos discutiendo el Nuevo Código de Policía y Convivencia y cualquiera que no lo haya leído -como es lo usual- sabe de todo. Con propiedad hablan de  multas y conductas por todas partes y por todo. Desde que los gordos tendrán que pagar si suben escaleras eléctricas, hasta si los maridos no dan permisos los domingos a sus esposas y éstas  no restringen las visitas de las suegras. Las confusiones indican que te multan si asistes a galleras o  corralejas, o si los perros ladran en los patios. Desde ayer hay más especialistas en derecho policivo que en Suiza. Así es el Valle. Y el Caribe. Acaba de decirme una vecina que apenas puedo tener dos gatos en la casa y que los morrocoyos no pueden hacer ruido. Habrase visto?

Entretenciones hay por doquier. Los bogotanos olvidan la revocatoria de Peñalosa, mientras comentan que Vargas Lleras quiera hacer pareja con Simón Gaviria. La gente de Uribe se entretiene con dos exministras de Santos, Faruk Urrutia que acaba de llegar al senado,  habla de abigeato en El Cesar como su preocupación mayor, El alcalde Kico de Becerril celebra festival de la Paletilla con 15 grupos de altos presupuestos, mientras la encargada de la plazas de banderas en la gobernación del Cesar, dice que antecito del festival, las banderas, es decir los trapos municipales vuelven a flamear  para ponerse a salvo. En algo avanzamos. Reaparece por redes El Negrito Esquivel, y ya hay candidatos para alcaldías y gobernación en nuestra ciudad, pero por cantidades. Uy noooo!!

Olvidamos rápido la cultura ciudadana y la resiliencia, mientras los periodistas radiales, cualquier humo que salga de una casa, llenan las redes con fotos hablando de fuego estructural. Qué hacemos?

¿Sabe que en “Tierra grata” no están listas las obras? Saben de “Los zorros” el grupo de taxistas para coger ladrones?

Al menos descansamos del fallo que cada viernes llenaba de cohetes y bandas musicales para celebrar en casa de los dos bandos. Los ganadores fiestaron incluso con murgas panameñas, como debe ser carajo! Vamos hasta el final  gritaban blanquitos  a todo pulmón!

Los paisas lloran al “Titán” de Kraken, barranquilleros preparan disfraces y  adaptan su guacherna a la realidad, que es robo como en todas partes.

Los vallenatos tenemos nuestras entretenciones. La hormiga que deja ronchas, el verano del rio, las motos que ahora atracan en grupo, y las boletas para el concierto de Silvestre.

Entonces febrero será mejor que enero. Algún nostálgico bailará carnavales, ya aparecerán miles reclamando que el festival no es para pobres, ni los acordeoneros tocan vallenato auténtico, ya están diciendo que Jorge Oñate no se sabe las canciones nuevas y que Martín Elías viene con todo.

Este febrero es mejor escucharlos en las canciones que Arjona y Sabina le cantan a ese mes. Nada está claro. Excepto percepciones, alucinaciones y esperar, como la gente de África que va a todas partes sin dirigirse a ningún lugar, según cuenta Kapuscinski en “Ebano” su libro sobre ese inmenso y pobre continente. Febrero, entonces, será mejor que enero.

Ay Cesar, cuando te revisen como a La Guajira.. ¿Quién celebrará?

Publicado en Opinión
Escrito por
Leer más ... 6
Valora este artículo
(0 votos)

Es el álbum musical grabado en 1996, con el que cantante salsero Yuri Bedoya, artísticamente Yury Buenaventura, de Buenaventura, se dio a conocer en Francia y Europa, dijo a varios medios que allí llego a los 19 años a estudiar economía y termino siendo músico, luego de escuchar al artista belga Jacques Brel, lo impacto con la canción, “Ne Me Quites pas”, en ese momento dejo los números por los bongos.

En sus inicios vivió en una habitación en Paris de donde fue desalojado al no tener con que cancelar, se dedicó a cantar canciones latinas en el metro para sobrevivir, ahí supo que sería músico y aprendió francés de calle

La calle era dura, las cosas no salían bien, comía lo que encontraba en los botes de basura, no aguanto más y desesperado intento suicidarse lanzándose a las frías aguas del rio Sena, era pleno invierno, sobrevivió a la gélida corriente.

Después de muchos avatares logro reunir dinero para regresar a su natal Colombia donde el costo de la grabación de compacto saldría más económico, en Cali reúne a un puñado de músicos y decide grabar su primer álbum “Herencia africana”, después de ser procesado el disco, sentía que le hacía falta una canción y allí ocurrió el milagro, se acordó de la canción “Ne Me Quites Pas”, que había escuchado en su cuarto de Paris.

El inconveniente era que el dinero se había acabado, por esta razón se limitó hacer un demo o maqueta de lo que sería la canción.

Ilusionado regreso a Paris con su disco bajo el brazo, no tuvo ningún impacto, no pasó absolutamente nada con el disco, estos inconvenientes no atajaron a Yuri quien andaba en la búsqueda de su gloria musical, siguió insistiendo, mostraba su producto.

Conoció al periodista Remy Kolpa , él tenía un programa musical en la madrugada y exactamente a la una sonó la canción “Ne Me Quites Pas”, fue escuchada por un promotor de disquera, que a esa hora se desplazaba en un taxi, el chofer escuchaba Radio Nova.

El promotor llamo a la emisora, allí le dieron el nombre de Yuri, al que contacto, así comenzó la historia de este artista colombiano que triunfa en Paris.

La maqueta de la canción “Ne Me Quites pas”, que fue incluida en el álbum, Herencia africana, sonó con una fuerza de locomotora, fue el canto que lo dio a conocer en toda Francia

El apoyo inicial no fue de franceses ni de latinos, fue de inmigrantes africanos residentes en Francia, oriundos de Senegal, Marruecos, Martinica, Guyana, Madagascar, Nueva Caledonia, Tahiti, ellos dijeron esto es áfrica pero en francés, lógicamente que Yuri también la grabo en español.

Después de 20 años a Yuri Buenaventura, le otorgo el gobierno de Francia la medalla como caballero de las artes y las letras, este artista del pacifico colombiano fue invitado por el presidente francés, François Hollande, para que hiciera parte de su comitiva en su reciente visita de estado a Colombia.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ... 0
Valora este artículo
(0 votos)

La puerta de Alcalá, es un sitio emblemático de la ciudad de Madrid. Hasta ese lugar llego “El Cacique”, Diomedes Díaz, en su último viaje a España, para satisfacer, tal vez, sin quererlo, uno de sus últimos deseos terrenales, casarse con su compañera Consuelo.

En las postrimerías de su vida Diomedes hizo su última gira por la península ibérica, fue hacer tres conciertos a la colonia colombiana.

Víctor Sánchez, recibió al cantante en el aeropuerto de Barajas, él es un periodista de Aracataca, con muchísimos años de residencia en España; amigo del ídolo, publicó el libro en homenaje a Diomedes, “El Inmortal”, con impresionante caudal de fotos inéditas.

Diomedes, en Madrid se sentía libre, se comportaba como un niño en recreo.

A pesar de su estado de salud limitado y andar en sillas de ruedas, Díaz visitaba los centros comerciales sin ningún contratiempo, sin aglomeraciones, tranquilo, sin miradas inquisidoras, sin acoso, era un ser más.

Cuando estaba en la calle, jugaba con la nieve, se solazaba en ella, hacía figuras, no resistió la tentación de probarla cogió un puñado y se llevó a la boca, Diomedes murmuró “lo único que le falta esta vaina es la cola, para que sepa a “cholado”.

Pidió comer carne asada y lo llevaron a “La Vaca Argentina”, única en estas delicias en Madrid. Exigió arroz chino, escaso en España, le compraron arroz “chaulafan”, plato típico del Perú, Diomedes reprendió fuertemente a su amigo por querer engañarlo, no sabía que “El Cacique” era experto catador de esta comida oriental.

Después del ocio llego la hora del trabajo, Diomedes se preparó para su concierto en Madrid, donde ya había tenido éxito al llevar anteriormente 5 mil personas, el optimismo era total, se prepararon para una gran gala, no había tiempo para malos pensamientos.

Lo no previsto llegó, decepción, del cielo bajaron al infierno. El evento se convirtió en un fracaso estruendoso, no alcanzaron a entrar al concierto de la reaparición de Diomedes en Europa cien personas, fue tanta la desolación que el empresario responsable se voló, dejó a Diomedes triste, solo y abandonado a su suerte en el viejo continente.

Los otros dos conciertos fueron aplazados, y como también el matrimonio que tenía planeado realizar allí en la puerta de Alcalá con su última compañera, Consuelo.

Ante la situación ilíquida de Diomedes en ese lejano país, su amigo periodista que nunca lo dejó solo, asume los gastos del artista quien decide regresar presuroso a Colombia.

El fracaso del evento afectó emocionalmente mucho a Diomedes, cuando se preparaba para abordar el avión para su regreso al país, tuvo que ser llevado de emergencia al servicio médico ambulatorio del aeropuerto, por la crisis que presento le aplicaron toda clase de medicamentos, fueron dos horas de reanimación.

Tras la crisis de salud, Diomedes es llevado a la sala de espera para abordar el avión, acude sentado en silla de ruedas, se despide a la distancia, Víctor sabía que no volvería a ver con vida al cóndor, estaba mal herido.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ... 1

Mis magros recursos no alcanzaron. Aún conservo mi derecho a cupo en la Universidad Nacional para  estudiar medicina luego de asistir a mi  inducción de futuros médicos. Fueron las dos semanas más alegres y más tristes de mi vida en el  Bogotá de  los años 80. Mi profesor de aquellos viejos tiempos José Félix Patiño ( no Laforie) nos habló de Hipócrates,  Galeno   y luego de anatomía. Recuerdo la conferencia  sobre Willam Harvey que descubrió la circulación de la sangre y Miguel Servet un español con  igual mérito por el mismo hecho. No lo tengo claro, es mi frustración no ser médico, pero en una semana aprendí esas vainas; aclaro, no preciso ni datos ni nombres la memoria falla.

Luego de la inducción inicial a los futuros médicos nos presentaron a Nublechhy Rossiany Parrandyng, viuda, faldas anchas y perversas, pero con preparación artística inigualable, muy amiga de Marta Traba, me enteré después. Nos mostró- recuerdo como ayer- un cuadro de Willem Van Meer del pintor Michel Mierevet donde aparecen unos médicos buscando el intestino y su recorrido natural por el cuerpo humano. Recordé mis tiempos de primaria con Quevedo, en Colparroquial, esa clase del intestino delgado y intestino grueso. Los gruesos son más resistentes insistía! Ellos tienen más capacidad de aguante para todo. Yo con 21 añitos y flaco como una aguja me resentí. Pobre y flaco regresé al Valle  en Coopetran y me hice locutor de radio. Me inscribí en la inicial Upc en administración de empresas y después en contaduría, hoy entendí  que tampoco servía para eso, Incluso para nada.

Siempre me impresionó el camino recorrido de lo que comemos y que se hace. Recuerdo el bolo alimenticio para humanos y panza y cuajar para animales. Duodeno y sale, algo así. Y el tiempo pasó. La famosa escuela de la vida nos da experiencia, pero como dicen, la experiencia a veces vale mierda. Y hablando de eso.. a  cualquiera le pasa. Algunos hechos lo confirman. Veamos.

Caso 1. Manolit Saurtih, Jagua del Pilar 1979.

Testimonio: Eran vacaciones de enero, el algodón  por todas partes  y nadie hablaba de otra cosa, ricos y pobres solo  miraban y pensaban en blanco, mi madre me dio antes de salir al campo unos buñuelos y café con leche, no habían pasado diez minutos- supongo- cuando me entregaron el saco de lona y las calles que debía recorrer para llenar el saco de la blanca cosecha, me puse el “campeón” y me enfrenté a las primeras matas. Si lleno el saco antes de las nueve, soy bueno- pensé- pero un ruido leve me estallaba en la barriga sin permiso.

Miraba las motas grandes de la otra calle, otros de igual oficio iban adelantes, raudos y con los sacos llenándose, pero algo en mi ser  algo quería salir. Será el olor del veneno? Ajá pero solo a mí y no a ellos?  Al algodón húmedo provoca cosas, un aire leve salió de mis adentros como un aviso, pero ya no aguanté la cosa, me quité el campeón como pude, pero… que va,  mis zapatos eran de color amarillo y el saco de color marrón. Me fui, me bañe y jamás volví a coger algodón..

Beto Guterres, Bogota 1989.

Yo entraba temprano a clases. Me cepillé los dientes. Mi compañero Castilla fue al estadio a ver al San Fe que perdió con Junior. Llegaron temprano,  las diez.  En la mañana desayuné  huevos fritos,  chocolate espeso y de remate un tamal tolimense que Taty había dejado la tarde anterior. Miré los cerros orientales desde el quinto piso  de mi apartamento  estudiantil. Volví a cepillarme los dientes. Cogí el maletín que mi tío Pepe me regaló como premio de buen bachiller del Instpecam, tres libros, dos lapiceros y miré mi Citizen, eran las 5 y 29 a.m. Cerré la puerta con cuidado para no despertar a Castilla y  salí. Esperé el ascensor que venia del piso 11, bajando. En la espera  me pié suave. Algo normal en las mañanas. El ascensor se demoró en el  piso 9. Volví a piarme pero algo más denso, incluso más lento y fogoso. Algo anda mal en mi cuerpo – pensé-. Llegó el ascensor con una mamá y tres niños semidormidos. Mientras miraba a la madre con su piel blanca y un asomo de tetas enormes, mis ojos se distrajeron, pero mi barriga quería estallar. Tercer peo lento bajó por mi pantalón negro. El ascensor  se detuvo como nunca en el piso tres. Algo frio, como una chicha bajaba por  mis pantalones  y un olorcito no costeño se espaciaba en el ascensor. Te hiciste pipí Camilo? Preguntaba la madre. No mami, yo no, dice el pequeñín. Volví mirar mi reloj y eran las 5 y 37. Miré mis zapatos negros y un hilito largo, amarillo ocre lo acompañaba. Ñerda!! Al llegar al piso primero, una fila grande esperaba. No miré a nadie a la cara. Subí la escalera izquierda y una pequeña raya amarilla me acompañó fielmente hasta el piso quinto, abrí la puerta con cuidado para no despertar a Castilla, lavé el pantalón, las medias y la mitad de la camisa, me acosté un rato con una bolsa  negra de basura en mi cama debajo de las nalgas y desperté en la tarde. El olor seguía, Castilla se había marchado.

Venezuela, abril 1983,  Renato  Agosti- periodista.

No bebí ese diciembre ni vine al Valle, pero los vecinos me dieron hayacas y ron Pampero hasta el primero de enero. Vendí  bastantes   cuadros al fiado, con la condición que las primera cuotas era el quince de abril. Mucha gente cayó en mi promoción. Llamé a Colombia a mis amigos y les dije: Espérenme sin falta pa festival.

Recogí diez mil bolívares, al cambio de monedas un montonón de plata! Compré mis pasajes en autobús desde el día 20 y el 25 ya estaba en las primeras sillas rumbo al Valle. Ni me despedí de Caracas. En la madrugada, antes de llegar a Barquimeto en un paradero- descansadero- dicen allá- el autobús se detuvo. Los conductores van directamente al lugar que las empresas definen, los pasajeros, van a los baños y  compran dulces o pendejadas de viajantes. Yo fui directamente a vitrinas y un centenar de arepas abiertas en espera con que rellenarlas fue mi saludo. Deme tres- le dije a la muchacha del mostrador. La primera de huevos de codorniz con aguacate, la segunda con frijoles negros y la tercera  con pescao esmechao.  Una freskolita roja y fría, y al bus. El conductor dejó sonar música de Simón Díaz, yo comía arepas tranquilo. No pasaba la tercera canción cuando..Uy!…un chillido de gato pequeño se metía entre mis costillas, es  normal, -pensé- al llegar a Guarero me zampo dos alkazeltzer con limón y listo. Guarero te quiero!! No habían pasado tres canciones más del “Caballo viejo” cuando un viento sobao entre mis nalgas respiraba raro. A cuanto estamos de la frontera?- le pregunté al conductor- en tres horas llegamos Maracaibo chico- dijo el chofer con una seguridad de juez.

Tome con precaución el último sorbo de freskolita. Nada puede pasarme- dije para mis adentros. Pero que va…

 Mis tripas formaban una revolución como la de Chaves. Hágame el favor y para, tengo problemas, le señalé la barriga al ayudante del bus-  Aquí no se puede, es vía peligrosa- fue su respuesta. Volví a mi silla. No podía sentarme, ni pararme. Regresé a la puerta de chofer para lo mismo y medio dio la misma respuesta- es peligroso. Entonces miré la ventana del autobús, la señora que la ocupaba se había bajado en Petare y estaba solo con dos puestos a mi nombre.

Como pude me quité el jean. Mire a los otros pasajeros, todos dormidos o al menos así aparecían, abrí el vidrio con una fuerza extraña, pero decidida, ya algo mojado daba avisos angustiantes y asomé entonces mis nalgas morenas y ahí va esa! Si hay atracadores deben estar bañados y furiosos- pensé- volví a dormirme. Era de noche, nadie me vio. Me dormí, soñé locuras. Pensé en “Cocha” Molina tocando “Mi pedazo de acordeón” y los seguidores de Omar Geles en la plaza de Valledupar. Me despertaron. El autobús estaba solitario  en un parqueadero con el sol caliente como volcán, el ayudante sudoroso, enojado, emputao y decidido me miró amenazante. Miré las costillas derechas del autobús y además del blanco y azul  como la bandera celeste de Argentina, otras rayas amarillitas y difusas le hacían un adorno notable leve, pero no autorizado por la empresa. Tome el balde y lave el bus negro colombiano hipueta!  Usted se C…Después resignado fui por mi maleta. Maicao estaba cerca, mis bolívares intactos, el bus limpio y algo sucio en mí.

Bololó 2011, Pepe Cataño.

Legué tranquilo y conversé con Moscote sobre las impurezas del Chandé en el Vallenato. Tomémonos un par de frías compadre, ya lo que fue, fue dijo sonriendo. Yo me había comido unas empanadas con jugo de piña frente a la Clínica del Cesar, compré el periódico que además de su tiraje normal traía un  boletín del Fondo Nacional del Ahorro, FNA sobre viviendas adjudicadas en el país, quise dejarlo pero pensé para algo puede servir este suplemento. Crucé la calle, pero algo suave de olor no agradable se estaba vaciando en mí. Usted no siente un olor raro, como alcantarilla? La cerveza iba por la mitad pero la otra mitad de mi cuerpo estaba llena del primer color de la bandera de mi país. Compa si es usted! ombe y que pasó? Seguí al patio, utilicé el suplemento del periódico y mil anuncios quedaron revueltos por todas partes, mientras con fab lavaba mis propias miserias con algo de lástima, pesar y  vergüenza. Yo seguí en el patio solitario y Moscote sonreía tranquilo, pero prudente con tres cervezas más y otra gente limpia. El chandé seguía metido en el vallenato y yo metido en  el patio en espera de secar el pantalón como un grillo sin ruidos..

Bogotá 2015 Avenida Pepe Sierra. Pacho Sánchez, productor radial.

Salimos del Colegio de comunicaciones temprano, pues el profesor de las dos últimas horas llamó para excusarse. En la tienda, a mitad de la cuadra compré cinco mil pesos de queso de cabeza, una vaina sabrosa  y rara para los costeños, pedí un roscón con bocadillo y una gaseosa Hipinto sabor tamarindo bien fría. Unos cachacos tomaban Pilsen y conversaban silenciosos. Seguí tranquilo por la avenida, pero algo intranquilo se movía en mi barriga ancha como si me hubiera tragado una culebra viva. Me cayó mal algo. Será el hp Roscón? El queso estaba como manío.. Pasaron mil buses, cien motos, diez policías…

Mi barriga volvió a manifestarse pero de manera tremendamente brava. Una culebra parda quería salirse de su cueva sin permisos ni avisos. No había un solo local abierto en cinco cuadras. Miré a todos los lados y la gente pasaba rauda porque la lluvia estaba en sus hombros. Fue entonces cuando me quité los pantalones en la primera curva entre la grama, mis zapatos todos mojados y mis rodillas llenas de todo. Como pude me tapaba la cara ante las luces de mil carros que me iluminaban como objetivo militar. Ahí deje mi regalo en la grama, pero la otra mitad la llevaba entre las telas de mis calzoncillos blancos que ya no eran tanto. A la mañana siguiente dejé mi pantalón en fab dentro de un balde, mientras iba de nuevo al colegio. Aquí nadie me reconocerá dije solitario.

Bololó enero 2017, Juancito Bravo. Escritor.

No eran sino las siete de la noche en el famoso Club Bololó de Valledupar. Me tomé dos cervezas con el amigo Beleño y reclamé a la dueña del lugar porque no estaban bien frías. De almuerzo había disfrutado una frijolada con paticas de cerdo y una cabeza completa del lechón que se deshizo en la olla, queso “chillón” y aguacates injertados porque no encontré criollos esa mañana de enero.

Rematé con medio litro de aguapanela atanquera sin limón y hielo suficiente. No hice siesta y salí a la calle a entretenerme. Al montar al carro me pié como es tradición entre costeños. A la tercera cerveza sentí una especie de huelga interna y de inmediato pensé que el aguadepanela del almuerzo, estaba en leve discusión con la cerveza. Ya pasará pensé interiormente.

Llamé a una vieja amiga para juguetear un rato y al mismo tiempo probar dos pastillas venezolanas que un primo me trajo en diciembre. Compadre, tómeselas y si tiene alguna consideración con una mujer es  preferible no llevarla, éstas son para matarlas a bola, chico!!

Mi cartera estaba llena de los billetes recientes colombianos, Gabos de 50 mil y El Pollo López de 20, incluso había  billetes de dos mil pesos, que por el color  azul se parecen a los de 20 mil. Con éstos engaño a mi amiga y nos reímos después-pensé.

 Beleño pidió su quinta cerveza y entonces  busqué una silla, ya que la discusión interna de dos líquidos seguía furiosa. Tormentosa y acuosa. Muy acuosa. Pensé en unas “salchipapas” con harta lechuga que venden cerca a la gobernación y luego ir a matar a esa pobre mujer en el motel más cercano. No habíamos alcanzado a hacer el pedido cuando…

Uy!, algo pasa. Pensé orinarme cerca al palo de caucho y me vacié por dentro como una ráfaga, fue algo insostenible. Inocultable. Impublicable. La cerveza había ganado su batalla. Como pude y por señas mi amiga logró llevarme nuevamente al Bololó, crucé por la bomba de Chacho Brito, pero ya  era un pobre hombre lleno de miel por todas partes. Rogué como pude que me abrieran la puerta pues la dueña cierra temprano mientras prepara unas empanadas “empericadas” para sus clientes tempraneros, menos “Checho” Guerra por que andan peleados por deudas viejas impagables.

Mi viejo jean por la parte trasera era otra cosa. Algo horrible y un olor que despertaba buitres lo acosaban. Crucé el callejón convertido en miseria humana, los zapatos repletos de oro líquido por borbosá. La dueña del local reía como loca, mientras mi amiga lavaba humilmente mis pantalones y yo en calzoncillos en el viejo baño hacia lo mismo. En que he quedado yo! decía la negra mientras lavaba con una mano y   con la otra tapaba su naricita triste. Aplazamos el motel y  el secreto quedó entre tres personas, pero alguien falla. A cualquiera le pasa...

Publicado en Opinión
Escrito por
Leer más ... 0
Valora este artículo
(0 votos)

Beatriz Sarquis, una joven vallenata con raíces en el Banco Magdalena, residenciada en Valledupar, recibió una inesperada llamada de su prima, Clara Pontón, quien se fue a vivir a la lejana Holanda, país conocido como la floristería del mundo, ya que en sus tierras en época de verano siembran bellos y extensos cultivos de flores tulipán, lo que le ha merecido  el reconocimiento mundial. Pontón le pidió a Clara, que la fuera a visitar al país de la naranja mecánica, como también es conocida esta nación por el color del uniforme de su selección de futbol, que en 1974 en  Alemania maravillaron al mundo con su futbol total de la mano del técnico, Rinus Mitchell y el volante ,Johan Cruyff.

Sarquis, acepto emocionada la invitación de Clara para ir al viejo continente, plan que no estaba ni en el más inalcanzable de sus sueños, la bella y joven, llego a Holanda, donde dura una temporada fortaleciendo los lazos familiares con su pariente.

Allá entabla relación sentimental con el Holandés Rael Vam Balem, arquitecto de los más apetecidos profesionalmente en su país y resto de países bajos, quedó impactado con la personalidad y belleza latina, a la despedida por su regreso al Valle, hubo promesas de  proseguir la relación a través  de llamadas e internet,  así sucedió.

Sus estudios en el Sena Valledupar, permitió a la joven adquirir confianza con su profesor de contaduría Mario Guerra Gutiérrez, quien le facilitaba la comunicación a través de su computador, al carecer ella de este equipo.

Rael Vam Balen, viene a Valledupar en busca de Beatriz, Mario Guerra Gutiérrez, con su incipiente ingles le sirve de anfitrión y guía en el Valle, el Holandés y la vallenata se casan, y van a vivir a Europa, nace un hijo y el holandés adopta un hijo de Sarquis, de una unión anterior, y vive con ellos en Holanda.

Largo tiempo después, Mario Guerra Gutiérrez, recibió a comienzos del año anterior una invitación para visitar Holanda de parte  Vam y su esposa  Beatriz, quien es cuñada de Guerra, hermana de su compañera, Rosalba Sarquis.

Mario y Rosalba emprendieron viaje a  finales del año pasado, los europeos quedaron sorprendidos por la decisión de viajar en pleno invierno en el viejo mundo, Mario Argumenta  querer vivir esa experiencia, friolenta

Hicieron escala en Londres, los viajeros se emocionaron por lo galáctico del aeropuerto londinense y su alta circulación aérea, cada dos minutos llega y sale un avión.

Cuarenta minutos después llegaron a Rotterdam, fueron recibidos con flores tulipán, ellos ofrecieron, productos criollos, Queso, café arahuaco, panela atanquera .

Admiraron la arquitectura de , Alemania, Inglaterra, Bélgica y la ubicación territorial de Holanda por estar por debajo del nivel mar, sus tres ríos que no tienen acceso al mar, son bifurcados en miles de canales por todo el país y sus aguas movidas por potentes turbinas, rol que asumieron en reemplazo de los molinos medievales.

Los tulipanes vallenatos regresaron a ritmo de Casachoch, los tulipanes holandeses calientan el invierno con la gota fría.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ... 4

Para esta época brotan sentimientos encontrados, fraternidad, alegría, nostalgia, tristeza y buenos deseos para nuestros familiares y amistades como  dice Rosendo Romero en su famosa canción “Mensaje de Navidad”, que hiciese famosa Diomedes Díaz, con el acordeón de “Colacho”.

A algunos los abruma  la nostalgia de navidades de viejos tiempos, amalayan juventud, tiempos idos, dicen que aquellas eran mejores que estas, que se ha perdido la tradición, se olvidan estos nostálgicos que estas son fiestas milenarias, que siguen teniendo  la misma significación pagana, fiestera y comercial, cambia el  sentir del hombre,  madura en edad y conocimiento, no podemos pretender tener el mismo espíritu  navideño ahora que cuando éramos niños o jóvenes, antes recibíamos,  la preocupación del adulto es regalar, sería el caos tener las mismas ilusiones de siempre, cada generación vive su navidad y le quedan para siempre las añoranzas de la niñez y juventud, la navidad no cambia, cambiamos nosotros.

Esos recuerdos se reavivan a cada fin año con  las canciones de la época, “Las Cuatro Fiestas”, de Adolfo Echeverría, un  canto que grabó en 1965, Adolfo decidió dejar de ser vendedor de pantalones de una sastrería en Barranquilla, para dedicarse a la música, ya había compuesto 300 canciones, inéditas hasta esa fecha.

Él se lanza a la conquista del triunfo, decide grabar en primera instancia esta canción dedicada a las cuatros fiestas que el mundo católico celebra años tras años, velitas, navidad, fin de año y carnaval.

Adolfo se fue al restaurante el Mónaco de Barranquilla, había tenido la oportunidad de compartir con el grupo musical que todas las noche alegraba a los Barranquilleros, integrado por Ángel Monsalvo, guitarrista; Rafael Guardo, baterista; Eugenio García, bajista y Alex Acosta “muñecón”, clarinetista, voz líder para este canto  es Nurys Borras, quien había ganado un concurso radial.

Echeverría, se fue a Medellín a negociar la cinta, no tuvo suerte, a su regreso a la arenosa prenso varias unidades en 78 rpm, las cuales vendió rápidamente, tuvo tan buena acogida que se vio obligado hacer una nueva edición de discos, la canción se escuchaba en cada esquina de curramba.

Las emisoras de Barranquilla, que no le encontraron en un principio atractivo a la canción, ante el éxito en estaderos y residencias, se vieron obligadas a sonarla. 

Echevarría cuando llego a Medellín  a negociar su cinta encontró viviendo en sus calles a otro legendario  costeño, Crescencio Salcedo, quien compuso gloriosos temas colombianos como “La Múcura” y “Mi Cafetal”, pego un tremendo jonrón con la canción, “El Año Viejo”, vigente en todo el mundo, con cerca de 500 versiones, añoraba su condición campesina decía: “yo no olvido el año viejo, porque me dejo cosas muy buenas, me dejo una chiva, una burra negra y una buena suegra”.

Con Crescencio despedimos del año viejo, con Echeverría, celebramos el inicio de las cuatro fiestas de fin y comienzo de año, lamentablemente este es un país de inequidad, Salcedo murió en la indigencia tirado en una calle de Medellín, Echeverría vive  en extrema pobreza en Barranquilla.

Publicado en Opinión
Escrito por
Leer más ... 0

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.