Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

José Luis Bustos (3)

Confieso que escribo este artículo con entusiasmo, sin embargo aunque esta es una columna de opinión que no compromete a nadie, trataré de ser objetivo.

¿Se cansó el senador Uribe de ser la locomotora que reparte curules gratis a sus amigos en el congreso de la república?

Para nada.

Si algo hay que reconocerle a este animal político es que de eso sabe mucho…

Abrió la lista a Senado y va a perder senadores, eso es casi seguro, pero va a hacer contar a cada uribista en su patio: Una jugada maestra.  De lo que haga Uribe en los próximos días se verá cuál es su verdadera intención ulterior. Si deja la lista abierta en el mismo orden que está hoy, con el gastado argumento de que quién tiene la credencial debe estar en el orden de elegibilidad,  el hombre mata varios pájaros de un solo tiro: Los va a jalonar desde su primer lugar en la lista, porque no hay duda de que él alcanzará de lejos el umbral y se divertirá viendo como la cifra repartidora que alcanzará en toda la república le basta y le sobra para conseguir  de nuevo unos 15 o 16 senadorcitos mientras pone  –Por fin- a trabajar a los uribistas ad lateres

¿Quién gana en esta ecuación?

Uribe, desde luego, y sus amigos más queridos, que llegarán nuevamente al senado impulsados por la fuerza del propio Uribe, pero esta vez con la condición de que pondrá a buscar votos en las regiones a todos los que hasta el día de hoy han vivido de su sombra: Magistral!

Eso le dará un saldo político inédito en Colombia: El sacará una votación tan alta que jamás será igualada en el país indudablemente,  y con eso obligará a los textos de historia del futuro a registrarlo contra el olvido que será; además de eso, abaratará sus costos de campaña, no tendrá que moverse de su casa y fuera de eso, contará tanto a los que ama como a los que no; probará que sigue siendo una fuerza política que hay que respetar  y dejará claro a su bancada que sin atisbos de duda, el que manda es él, porque si alguien sabe bien que sin Uribe no hay Uribismo, es Uribe…

Así, por lo menos en el Cesar, ha demostrado que es un ajedrecista de muchos quilates…

Solo en Valledupar, la familia Araújo se benefició con un Ministerio de la Cultura, una cancillería, y dos procuradurías generales, entre otras cosas; el médico Faruk Urrutia pasó por la vice  presidencia de la IPS del extinto Seguro Social, gerencia de la San Pedro Claver en Bogotá, embajador en algún país asiático que ahora no recuerdo y senado de la república; mi amigo Pedro Norberto Castro Araújo, fue cónsul en un país europeo, que ahora tampoco recuerdo. Ah!  Y hay una Callita Daza (No sé su nombre real) que fue cónsul en Estados Unidos…

Y quien sabe cuántas otras cosas que solo Uribe sabe…

Y ninguno de ellos ha podido demostrar que tiene votos, porque Álvaro Araújo Castro, que es el único miembro de estos  clanes que tuvo credencial en el congreso, jamás votó con Uribe.

Pero bueno, mis respetos para el senador uribista Alfredo Ramos Maya, y como sé muy bien que nadie sabe quién es él, se los recuerdo: Hijo del cuestionado, investigado y capturado ex gobernador de Antioquia y esposo de la mujer que casi hace parar un avión porque ella no se podía sentar con ex guerrilleros, bien, ese fue el que hizo la más inteligente de todas…

Trinó que en lista abierta él no podía éticamente (Aquí uno no sabe si reír o aplaudir) competirle votos a Uribe!!!

Eso se llama saber cómo le entra el agua al coco!

Queda como el adalid de la lealtad y no se deja contar: De ganar la coalición de derecha, ya este es ministro.

Pero por aquí no funcionó la cosa.

Jaime González,  que bajo la bandera de Cambio Radical alcanzó 43 mil votos en su aspiración a la alcaldía de Valledupar, abjura de su partido y con carnet a bordo, entregado por Uribe en persona, pasa a aspirar a la Cámara de Representantes por el Centro Democrático y sus votos serían el argumento para que su primo Sergio Araújo Castro en un renglón de los primeros 20 con lista cerrada, le regresara la credencial de senado a su casa política…

Y Uribe, de quién se puede esperar cualquier cosa que no sea un gesto de nobleza, en un pase de prestidigitador, abre la lista de Senado, se ríe con sus verdaderos amigos en la intimidad, de los ingenuos que se preinscribieron porque le creyeron que iba en el renglón 25, se pone de primero y así no solo se asegura con una votación elevadísima, sino que le garantiza a los bien amados Jose Obdulios, Rangeles, Valencias  y Cabales su permanencia en el congreso y obliga a los que creyeron que ya eran senadores a buscarle votos…

Eso sí, con un mensaje más claro que el agua limpia, y es que ninguno de ellos llegará al umbral que él se propone elevar a su máxima potencia in pectore. Solo será él y su cifra repartidora, eso es genial…

Con eso no pierde por ningún lado, arrodilla a su bancada (Continúa arrodillada, diría yo) le baja los humos a un  buen grupo de uribistas regionales al obligarlos a contarse, y queda como un temible adversario de quién quiera que sea el próximo presidente, de centro, izquierda o derecha, porque él sabe muy bien por quién es que van a votar  –Y él lo que quiere es  votación de presidente-

Desde luego, eso es un suicidio político para su partido, porque también será la prueba de que el uribismo desaparece con Uribe…

¿Le importa eso a él?

Un comino.

Tiene 65 años, cuando se termine el período tendrá casi 70, el león está viejo, cansado y sabe que va a morir. Ya el hizo lo suyo y por lo menos tres de las generaciones que le siguen en su árbol genealógico no tendrán nada de qué preocuparse…

Los que sí tienen que empezar a preocuparse son esos vampiritos que han chupado la sangre capilar del país a la sombra del mesías, porque como diría Arya Stark en Game of Thrones, el norte recuerda

Y este país está empezando a recordar…

Vamos a presenciar cuanto mide el uribismo sin Uribe porque esta vez ellos no cuentan con él, esta vez él va a contarlos a ellos.

La orden es que se cuenten y eso promete ser todo un espectáculo del absurdo político, de emperadores desnudos, porque por lo menos aquí en el Cesar todos sabemos que ellos, votos no tienen y si el Cesar no es una isla, este mensaje es nacional…

Remember Yopal

Publicado en José Luis Bustos
Escrito por
Leer más ...

Por José Luis Bustos.

En la Universidad Popular del Cesar, nuestra única casa de estudios de carácter público y de categoría nacional, están pasando cosas y no son buenas.

Hace algo así como un mes, el rector fue removido de su cargo por sentencia judicial y tomó posesión un nuevo miembro de la comunidad universitaria, quién desde ese mismo momento empezó a dar muestras claras  de que lo único predecible en esta nueva administración será justamente lo imprevisto, la declaración intempestiva y las decisiones  atrabiliarias.

De entrada, el nuevo rector anunció sin sonrojarse que se había valido de contactos políticos para llegar a la rectoría, concretamente con la casa Gnecco y el partido de la U. Esa declaración dejó un sinsabor en el ambiente, porque lo último que se espera de una casa de estudios es precisamente que se ponga al servicio de los políticos, ya que su función natural es producir conocimientos, no servir de estanque electoral para la pesca de votos. Aquí el rector se puso en evidencia muy a su estilo: De frente.

El nuevo rector, al dar esas desafortunadas declaraciones dejó muy claro que no llegó a la rectoría por servicios prestados a la Casa de Estudios, sino para prestar servicios a la Casa Gnecco y al Partido de la U. Ni más ni menos…

De inmediato,  despide al jefe de planeación de la universidad, y no es que no pueda trabajar con personas de su confianza, sino que la sacada del funcionario fue completamente irregular, porque viola los estatutos de la misma universidad que establecen que ese y otros cargos de responsabilidad deben ser promovidos o removidos previo concepto del Consejo Superior y eso, simplemente no se hizo.

En psicopatología para establecer la esquizofrenia, se observa como característica la Conducta Bizarra que es aquella que se emite sin cálculo de consecuencias, concepto completamente aplicable a la administración pública: si un administrador toma decisiones unilaterales e inopinadas, debe tener claro que eso tendrá consecuencias, negativas o positivas, pero de que las tendrá, las tendrá y en la UPC ha habido una seguidilla de rectores que terminan haciéndola perder pleitos por cuenta de estas arbitrariedades que suman hasta hoy más de $14 mil millones y después son demandados por la misma en acción de repetición, palabra interesante que revisaremos más adelante, pero que nunca le pagan a la universidad…

¿Puede alguien  ser el representante legal de una empresa que lo tiene bajo demanda? ¿Me demando, me defiendo, me absuelvo y/o me condeno?

Eso no es serio, pero esto es Valledupar y aquí cualquier cosa parece posible…

Y sí, lo fue.

Entre las cosas más bizarras de esta nueva era es que el rector designado está demandado por la misma universidad por acción de repetición (Ver copia del radicado) en el Cesar nadamos en el surrealismo. En el concepto del Procurador delegado ante la Corte Suprema, el hombre expresa su asombro porque el representante legal de la UPC es el demandante, y el demandado es al tiempo, el mismísimo rector, su representante legal. Alucinante.

El nuevo rector de manera sorpresiva, declaró tajantemente el siniestro de un contrato que se celebraría con una empresa local, sin un átimo de intención conciliadora.

Pues bien: Siniestrar un contrato implica para el contratista una serie de consecuencias que van desde lo disciplinario hasta lo penal, pasando por lo fiscal.

¿Que se hizo mal, aparte de absolutamente todo?

Para empezar, hay que decir que un siniestro debe pasar por la notificación de las partes y  aunque la disposición normativa establece que la notificación de su incumplimiento al entender por interesado solamente al contratista, no puede olvidarse que el Asegurador está íntimamente relacionado a las obligaciones que afianza, y especialmente a sus consecuencias jurídicas y económicas… A este asegurador ni por las redes le avisaron, y  todo esto rinde mérito ejecutivo.

De modo que la cosa arrancó mal, muy mal…

Cuando a una empresa le declaran el siniestro, esa declaración es también su acta de defunción, así que actuaciones como esta deben tomarse con la cabeza muy fría y calculando muy bien las consecuencias de la acción; hacer otra cosa es entrar en la locura administrativa. Desde luego, esa empresa va a demandar, va a ganar el pleito y eso le costará muchísimos millones a la universidad, es decir, a todos nosotros…

Hay más: la siniestrada es una empresa vallenata que tiene más de 24  años de existencia, que nunca ha sido investigada ni siquiera preliminarmente y este acto de siniestro conlleva la quiebra financiera de un empresario vallenato, que entre otras cosas ha dado El primer empleo a unos 85 egresados de la UPC  y que cuenta en su nómina actual  7 profesionales egresados de la misma: en otras palabras se le asestó una puñalada mortal a una empresa aliada de  la universidad, y no se está hablando de 20 pesos sino de un contrato de más de $700 millones…

La ley 30 le da funciones al Consejo Superior, que a su vez, delega un rector y le asigna sus funciones, así las cosas, el rector es un contenido y el CSU es su continente. Este rector invirtió el orden natural de las cosas y por la vía de remoción del cargo de decano que ocupaba, tumbó la silla del representante de los administrativos, que llegó allí por votos,  para promover al que le seguía en la lista. Bueno, eso tampoco lo podía hacer pero él lo hizo: Otro pleito que la UPC va a perder.

Hasta aquí solo van 4 perlas conocidas, pero en la UPC están pasando muchas cosas y las consecuencias van a ser penales, disciplinarias y fiscales. Vendrá un aguacero de demandas y la universidad las va a perder todas: ¿Cómo se hace un siniestro a partir de un concepto jurídico espurio?  Pareciera que el carné de abogado de quién asesoró esta decisión fuese una bandera pirata navegando en los mares del derecho, porque el argumento central es que la empresa no se acercó a firmar el contrato, que entre otras cosas ni siquiera parece haber sido impreso. Como si fuera poco, para el caso de la universidad esto es de locos: Entiendo que solo las entidades territoriales y las empresas que se rigen por la ley 80 pueden siniestrar un contrato: de ser así, la UPC  que se rige por la ley 30, no solo no debía, era que tampoco podía hacerlo.

El tinte de arbitrariedades que están sucediendo al interior de la universidad me hizo recordar el caso de Incitatus,   el caballo favorito de Calígula cuyo amor por su equino fue tan demencial, que no dudó en nombrarlo cónsul  de Roma, aunque Suetonio dice que quizá no fue la demencia la que lo llevó a tal exceso, sino la ironía que denotaría para la historia el desprecio de Calígula hacia las instituciones públicas del Imperio[1].

Así las cosas, la UPC pareciera estar hoy en las manos de alguien que o no hace cálculo de consecuencias para sus actos administrativos o es una persona que siente como el emperador de Roma un sarcástico desprecio hacia la institución y sus estatutos.              

La universidad va de nuevo camino a la intervención por parte del estado, no olvidemos que así la recibió el rector saliente, que aunque me parece un hombre muy tibio para las decisiones de fondo, por lo menos administró de tal manera que recuperó la autonomía de la UPC. Y ya casi que es deseable que esa intervención llegue nuevamente, porque lo que más le reconozco al rector saliente es que mantuvo la universidad fuera del alcance de la voracidad de los políticos, lo que a la larga le costó el puesto…

…Y lo que más me aterra del actual es que desde su misma posesión, se las puso a sus pies con un jugoso número que atrae más que su propio presupuesto: Más de 20.000 estudiantes, un verdadero estanque electoral.

De cualquier forma, ojalá no se le dé por nombrar de vicerrector académico a su equino favorito.

 

Twitter: @jlreales



[1] Suetonio. Las vidas de los doce césares, Calígula LV.

Publicado en José Luis Bustos
Escrito por
Leer más ...

Por José Luis Bustos.

Frente al drama de 16 neonatos que murieron posterior al suministro de un medicamento adulterado en una clínica particular de Valledupar, la fácil, segura y popular es lanzarse por la calle del medio a exigir la renuncia de la secretaria de salud departamental a raíz de su actuación frente  al escándalo que se inició en el programa Séptimo Día de Caracol de ayer y que se elevó a la categoría de huracán con las cada vez menos afortunadas declaraciones de la secretaria hoy lunes en Radio Guatapurí

Esa es la fácil, entre otras cosas porque esta funcionaria que ha sostenido una discreta pero muy larga trayectoria en el sector salud, nunca había abandonado esa zona de confort y quizá por eso se dejó sorprender con la guardia abajo por el periodista de Séptimo Día…

Impertérrita, respondió sin cálculo de consecuencias, que los niños no habían muerto por causa del medicamento adulterado que les suministraron en la UCI neonatal de la Clínica Laura Daniela, o en el mismo sentido, tampoco por la ausencia del principio activo de la molécula sino porque “De todas maneras se iban a morir”…

De ese modo, como máxima autoridad de la salud departamental, exoneró de manera sumaria a la Laura Daniela de cualquier responsabilidad y afirmó taxativamente, como con conocimiento de causaque “Ninguno  de los bebés falleció por el medicamento adulterado” y en la siguiente respuesta dijo que no se puede decir qué cosa contenía el adulterado....

Como así: ¿Certeza científica para eximir como causa de muerte el medicamento y acto seguido alegre desconocimiento del contenido del fármaco adulterado que se les suministró? ¿En serio? Si no sabe lo que contiene, por lo menos ya sabemos lo que no contiene y esa droga era vital para madurar los pulmones de esos niños.

Hasta ahí creo que todos estábamos estupefactos frente a sus respuestas, pero faltaba  aún más. Sin que se le alterara la voz, dijo como quién oye llover, que de los 24 niños que recibieron el medicamento adulterado murieron 16, tengan en mente este dato: equivale a una mortalidad del 66,6%. Además, se puso en evidencia ingenuamente, porque dijo que la clínica no había cometido el error porque prácticamente los productos adulterados eran indistinguiblesde los originales, porque “Eran detalles mínimos”entonces el periodista le  presentó las pruebas irrebatibles de la burda falsificación y se derrumbó la estantería…

Ahí fue cuando dijo lo que debió decir desde el principio: “Yo no soy experta”

Ese fue su pecado.

En la mañana del lunes en Radio Guatapurí, un periodista le preguntó por qué no habían iniciado una investigación cuando falleció el primer niño, y otra vez cayó en la tentación: Se puso a ensayar un análisis estadístico: Craso error.

Dijo que era normal porque de otro grupo de neonatos (Creo que dijo 56) 31 habían muerto y era otro medicamento el que se les daba. Cuando uno no sabe de un tema, calladito le va mejor: Si estas son las cifras de la Laura Daniela en mortalidad en UCI de neonatos prematuros, entonces eso hay que cerrarlo y más adelante explicaré por qué.

En el estudio sobre morbimortalidad de los prematuros en la unidad de cuidado intensivo neonatal, de la Clínica Reina Sofía,Bogotá, Colombia entre  2001 y 2006, se establece que la mortalidad esperada para productos de gestaciones menores a 32 semanas es del 8% y del 2% para aquellos cuyas gestaciones eran iguales o mayores a 32 semanas.

En lo que se llama prematuro se agrupan los niños nacidos entre 31 y 36 semanas, la mortalidad es el 2%; la  del  prematuro extremo (Nacidos entre 28 y 31 semanas) la mortalidad es del 22% y los muy extremos (nacidos entre las 25 y 27 semanas) del 61%...[1]

¿Cómo así que es normal que de 24  niños 16 mueran (66,6%) si el esperado es del 8%?

De ahí a lo que la secretaria reportó (66,6%) hay una distancia de más del 800% porque cada 8% adicional es un 100% con respecto al dato esperado (¿En qué estaba pensando? Por un momento creí que era la jefe de prensa de la Laura Daniela y no la Jefe de Salud del Departamento) por este dato nada menos es que digo que si eso es así como lo sustentó la secretaria, esa UCI hay que cerrarla pero ya.

Si se diera el caso (muy poco probable) que todos los niños de la UCI de la Laura Daniela fuesen muy extremos, el solo hecho de que todos nacieran entre las semanas 25 y 27  ya sería objeto de investigación, pero si seguimos nadando en el surrealismo e ignoramos esa singularidad, aún sigue siendo bizarra la postura, porque el esperado máximo en ese grupo es del 61% y este reporte suma el 66,6%.

Pienso que es cierto que debería presentar su renuncia y que deben aceptársela si no por ética, por lo menos por estética, pero ya sabemos lo que las opiniones de los cesarenses en general y vallenatos en particular le merecen a la casa política que controla la Gobernación del Cesar, así que mejor cambiamos de ángulo porque a esta historia le hace falta un pedazo, y uno grande…

Yo no me resigno a callarme, y sé los riesgos que esto conlleva, pero tengo que preguntarlo o me da cáncer  y Dios no permita que me lleven a la Laura Daniela:

¿Qué es lo que hay detrás de esta empresa, que crece sin parar, trata como perros callejeros a sus médicos (Hay un audio circulando en el que el capataz: eso no se puede llamar jefe de talento humano,  de la Clínica de Alta Complejidad, le dice a los profesionales de la medicina como todo un patán que “el que esté muy bravito porque no le pagan, que renuncie…”), no parece perder un pleito nunca y siempre está colgada con los empleados? ¿Por qué toda una secretaria de salud departamental funge sin sonrojo como abogado de oficio si lo que se esperaría era un dedo acusador desde su despacho?

Se mueren los niños, se mueren los adultos, no le pagan al personal médico cuando es, sino cuando y como les viene en gana, compran medicamentos a empresas de garaje sin autorización local y sin contrato con los laboratorios internacionales, en plata blanca en el mercado negro, y encima uno de sus dueños se pavonea, como el nuevo rico del pueblo, a bordo de un Ferrari, negro también, por las calles de la ciudad, y aquí no pasa nada…

Yo pregunto:

¿Es que son invisibles? ¿O es que son intocables? ¿Por qué no les pasa nada? ¿Por qué no prosperan las investigaciones? ¿Cuál es la fuente del capital que ha permitido a una sola empresa ir absorbiendo el sector salud de tres departamentos

Si. Cesar Guajira y Magdalena, casualmente.

Y vuelvo al principio: Si ese medicamento no mató a esos niños por lo que tenía, de todas maneras los mató por lo que No Tenía. Sus pulmones no podrían madurar sin la molécula activa, y que ya el Invima determinó que no estaba presente. Esa empresa tiene que responder, esos niños muertos tienen dolientes y sus dolientes somos todos y los organismos de control nacionales (Los regionales están bajo la misma mano que bendice al pecador) deben hacer presencia: Nuestros congresistas están muy mutis por el foro, y eso que estamos en campaña...

Mensaje para el gabinete: A veces, es mejor mantener la boca cerrada y que todos sospechen que uno es tonto, que abrirla y despejar todas las dudas.

Pareciera que en el bosque de la salud en esta región solo prospera un árbol y que ese árbol es Arce.



[1] MORBIMORTALIDAD DE LOS PREMATUROS EN LA UNIDAD DE CUIDADO INTENSIVO NEONATAL, DE LA CLÍNICA REINA SOFÍA, BOGOTÁ, COLOMBIA. 2001-2006.

JULIAO, J., ARCHILA, M., SAN DIEGO M., GAITÁN H.

Publicado en José Luis Bustos
Escrito por
Leer más ...

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.