Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Antonio Araùjo Calderon (55)

La vida de los municipios de la Costa Atlántica está tan ligada al desempeño de la Electrificadora del Caribe S.A E.S.P., Electricaribe, que sus abusos nos han enseñado a protestar, algunas veces pacíficamente eligiendo alcaldes por la promesa de que representarían los intereses del pueblo y otras veces desesperadamente utilizando las vías de hecho, registrándose el triste saldo de tres muertos y 30 heridos en lo que va corrido del año.

El mal servicio es tan evidente que ni siquiera hay que graficarlo en estas cortas líneas. Paradójicamente las tarifas siguen subiendo con la autorización del gobierno nacional, demostrando una vez más que sus intereses van en contravía de los del consumidor final, quien en últimas ve cómo las imprevistas interrupciones y oscilaciones de voltaje dañan sus electrodomésticos y descomponen sus alimentos perecederos, convirtiendo al ineficiente prestador del servicio de energía en el verdugo de sus finanzas particulares.Sin temor a equivocarnos o ser injustos, se puede afirmar que Electricaribe es uno de los factores que más propicia violencia en nuestra región.

Afortunadamente las solitarias golondrinas que comenzaron a gorjear las inquietudes del ex congresista cesarense Juan Manuel Campo Eljach, encontraron eco en bancadas enteras de la Cámara de Representantes y hoy el tema se está manejando a un nivel tan alto, que le será muy difícil al gobierno nacional seguir haciéndose el de la vista gorda frente a las enormes ventanas jurídicas que deja abiertas la ley de servicios públicos, por las que los prestadores evaden la responsabilidad con sus clientes, en clara muestra de paternalismo oficial para con las empresas.

Esperamos que nuestros congresistas muestren interés por el mejoramiento de los servicios públicos domiciliarios, en especial el de la energía eléctrica. Ya Alfredo ‘Ape’ Cuello lo planteó y así lo deben hacer todos,promoviendo que la inversión de 184.000 millones de pesos anunciada repercuta en la satisfacción del usuario y no simplemente en mecanismos para fortalecer la gestión de cobrode la empresa. Igualmente para que se le busque solución a la impagable y cuestionada deuda de los hogares clasificados en los estratos 1,2 y barrios subnormales de la Región Caribe. Sería un buen activo a mostrar en las próximas contiendas electorales.

Confiamos en que los debates no terminen en una transacción particular de los políticos citantes con la empresa, degradando a alharacas estériles las afamadas discusiones, sino que se aproveche que el trabajo legislativo del nuevo Congresoapenas comienza para que se expida una nueva ley de servicios públicos, en la que no siempre tengan la razón las empresas y que por fin el Estado cumpla con sucompromiso garantista frente al usuario, quien en últimas debe ser nada más y nada menos que la inspiración de toda gestión emprendida desde el gobierno.

Nota Folclórica: Felicitaciones a Iván Villazón y Saúl Lallemand por el excelente trabajo que acaban de lanzar. Confirma que sí se puede adornar con ribetes modernos los clásicos patrones del folclor hasta lograr el éxito. Espero también les guste. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Hay comportamientos y posturas periodísticas locales que no entiendo, por ejemplo el cuestionamiento hecho en una emisora al representante Alfredo ‘Ape’ Cuello, autor de la proposición aprobada por la Comisión Sexta de la Honorable Cámara de Representantes, la cual lleva al Capitolio fundamentales problemas del departamento como el empantanamiento del Sistema Integrado de Transporte Público de Valledupar, los abusos de Electricaribe y el cierre de los programas académicos de la Universidad Popular del Cesar, entre otros.  

Normalmente nos quejamos del perpetuo silencio que gradúa como ilustres desconocidos a nuestros representantes y senadores, la prensa caricaturiza su ineptitud y para los electores son solo motivo de frustraciones, vergüenza o de burlas, al punto que un amigo dice jocosamente, sin el menor asomo de respeto, que un ex congresista nuestro descansó cuando perdió la investidura, porque cada vez que entraba al edificio de los padres de la patria lo requería la Policía, encontrándole en el maletín de mano un tubo de desodorante Yodora y otras chucherías de pueblo. Pintoresca manera de ridiculizar sus escasas intervenciones, porque los humildes con talento también tenemos derecho a pisar esas instancias del poder.

Hoy no sé qué pasa, combatimos lo que antes criticábamos; la devoción por la ajena capacidad nominativa de un funcionario es tan superior a las convicciones ideológicas, que algunos controvierten la disposición parlamentaria de investigar, prepararse y llevar nuestros problemas ante los estrados que realmente escucha el gobierno nacional, prefiriendo satanizar un debate ante la opinión pública, con el único fin de ocultar las fallas de los amigos que en el momento ostentan el poder.  

Le tocó al congresista conservador salir a aclarar que su intención no era cuestionar a ningún mandatario o su equipo, sino buscar en el gobierno central la sostenibilidad económica del proyecto Ciudades Amables, respetando su contexto de ornato y movilidad inicial, para que nuestra Valledupar mantenga su vertiginoso crecimiento urbanístico dentro de los parámetros de comodidad y funcionalidad, necesarios para consolidarnos como uno de los mejores vivideros del país.

De cualquier forma los debates siempre serán afortunados, son el camino más expedito para que los administradores perciban desde otro ángulo las decisiones que toman creyendo acertadas, pero que a veces no lo son tanto, porque son tomadas de espaldas al bienestar de la comunidad. La interlocución gubernamental de los que se dan en la Cámara de Representantes, es mucho más efectiva que las francachelas en las que terminan las visitas de los encopetados funcionarios provenientes de Bogotá. Ese es su escenario natural.

Ojalá la prensa vallenata no pierda de vista que los compromisos políticos son dinámicos como la política misma, mientras que el componente ético de informar objetivamente, dentro de la responsabilidad social de escribir sin sesgos la historia de los pueblos, es rígido porque hace parte de la razón de ser de la más noble de las profesiones. Ese principio tienen que honrarlo independiente a pasiones, egoísmos y apetitos, solo diciendo la verdad y que sea el público quien saque sus conclusiones. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Cuando todos creíamos que no había nada que hacer frente al totalitarismo político que sufrimos en el Cesar y que impide cualquier intervención objetiva sobre la uso de nuestros recursos económicos, surge una esperanza en la elección de Edgardo Maya Villazón como titular de la Contraloría General de la República.

Aunque algunos líderes políticos locales vean como una amenaza esta designación, atreviéndose en su momento a hacer lobby contra la expresión final del Congreso de la República, los cesarenses debemos estar tranquilos porque el origen del nuevo contralor garantiza una atención especial a la inversión de los dineros nacionales en nuestro departamento. Por lo que alcaldes y gobernador tendrán por fin a quien rendir explicaciones por el mandato que les dimos en las urnas, ya que probado está que el miedo y el hechizo por la fortuna ajena cautivó regionalmente a los organismos de control, a la clase política y hasta a los acuciosos e hiperactivos profesionales independientes que se daban ‘golpes de pecho’ como incorruptibles demócratas y liberales de pensamiento. Hoy el Cesar es un carnaval de alabanzas a la frivolidad.

Tanto, que ninguna autoridad ha preguntado, denunciado y mucho menos investigado, ¿por qué la construcción de la Universidad Nacional sede Caribe apenas va en un 8% y sus contratistas desaparecieron?, ¿por qué la vía a Pueblo Bello tiene una parálisis preocupante?, ¿Por qué las interventorías serias rechazan los materiales que los foráneos contratistas pretenden utilizar en nuestras obras? Tal vez si la Contraloría se atreva a profundizar inicialmente en estos temas, escuchando a los contratantes pero también a los contratistas e interventores, los mediáticos maquillajes desaparecerán y conoceremos la realidad de la gestión departamental.

Ilusión general que esperamos materialice el nuevo contralor. A él le servirá para comenzar a demostrar nacionalmente que no será un funcionario ‘de bolsillo’ del gobierno nacional y consecuentemente de la Unidad Nacional, como lo han tildado un buen número de editorialistas y columnistas de la gran prensa capitalina. De hecho, los votos de los congresistas cesarenses fueron más a nivel personal que de apoyo político a su designación, los mayoritarios impedimentos no aceptados solo fueron expresiones remotas de temores sofocados por el mercadeado absolutismo político que impera hoy. Además, marcaría la diferencia con las contralorías departamentales y municipales donde existan, entes ineficaces por el mismo sistema de elección de sus responsables.   

Así las cosas, esperamos que la Gerencia Departamental Cesar de la Contraloría General de la República quede en manos de un profesional idóneo, de gran musculatura ética e independiente a cualquier grupo político. El nombre poco interesa, lo fundamental será que haya garantías para los sujetos fiscalizados sin apasionamientos ni complicidades, solo obedeciendo la visión institucional de unos recursos públicos bien invertidos, en beneficio del bienestar comunitario. “El sueño y la esperanza son los dos calmantes que la naturaleza concede al hombre”. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Me llamó la atención un artículo de prensa publicado en El Heraldo, en el que afirman que La Guajira pone ministro cada 50 años, haciendo referencia a la no ratificación del doctor Amilkar Acosta Medina en la cartera de Minas y Energía. Entristecí por la ingratitud oficial con el aguerrido pueblo guajiro y porque mi generación ya no verá a un alto funcionario de la Presidencia de la República oriundo del departamento que con sus recursos naturales financia el calculador centralismo, promotor del olvido como estratagema para hacernos eternamente manejables.

Una vez más pensé en lo vulnerables que somos cada vez que nos inventan un cuento para que suicidamente salgamos a votar en contra de nuestra propia integridad. Pero esa es nuestra naturaleza y por lo que desde estas líneas tocará seguir sembrando conciencia colectiva, para algún día no tener que decepcionarnos desde antes de posesionarse nuestros ídolos políticos, construidos de indiferente materia mediática.   

Aunque creí que en esta segunda etapa del gobierno nacional a la Costa le iba a ir mejor burocráticamente, teniendo en cuenta que en los 8 departamentos de la Costa Atlántica el presidente Juan Manuel Santos sacó 2’011.409 votos, consiguiendo una diferencia a su favor de 1’034.874, la cual le sirvió para superar la ventaja de 122.889 que traía del resto de departamentos el candidato Oscar Iván Zuluaga, dejando los guarismos del lado de la reelección en 911.985 sufragios.

Desafortunadamente otra vez no fue así, el ‘botín’ se quedó donde siempre y solo alcanzó para posesionar a la cienaguera Cecilia Álvarez Correa como ministra de Comercio, Industria y Turismo y a las barranquilleras Natalia Abello Vivas en el Ministerio de Transporte, Tatyana Orozco de la Cruz en el Departamento para la Prosperidad Social, DPS y Yaneth Giha Tovar en el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias, en clara muestra de inequidad territorial.

El hecho generó el descontento de la bancada costeña del Partido de la U, quienes incluso llegaron a afirmar que la costa no es solo Barranquilla, al tiempo que decidían no asistir a una cita con el Presidente de la República, en clara muestra de molestia y rebeldía, de inmediato sofocada por el ministro Juan Fernando Cristo con un escueto comunicado, diciendo que “el presidente de la República tiene fuero total para nombrar a sus ministros y no acepta ninguna injerencia en su fuero”. Disciplina de mermelada.

Claro que no podía faltar la nota simpática, según palabras del Presidente de la República no debería haber tal inconformidad, por cuanto aparte de la ‘cuota’ mencionada, Gina Parody “de alma y orígenes costeños es digna representante de los senadores del Partido de la U”, es decir que el senador José Alfredo Gnecco y los guajiros pueden estar tranquilos porque los 200.452 votos del Cesar y los 120.053 de La Guajira, incluso superiores a los 105.224 obtenidos por el actual gobernador José Maria Ballesteros, no se perdieron y para felicidad de Jaime Pérez y Agustín Parody están representados en una ministra de orígenes fonsequeros, la gran Gina. Cosas de macondo. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

El bautizo del recién terminado coliseo de la Feria Ganadera con el nombre de Luis Alberto Monsalvo Ramírez, padre del señor gobernador del Cesar, ha despertado tan disímiles comentarios que El Pilón le dedicó uno de sus editoriales desaprobándolo y Radio Guatapurí lo hizo tema central de su sección Al Ruedo, amplificando todas las justificaciones. Personalmente evitaré esa discusión, prefiero prescindir de evaluar si la conquista de una colosal fortuna económica, es equivalente al filantrópico trabajo gremial, social o político, necesario para que una obra pública lleve un nombre en honor a alguien y solo reflexionaré acerca del justo grado de reconocimiento, más no agradecimiento, que debemos hacerle a un funcionario que cumple medianamente con su deber.

Titánica labor, sobre todo cuando desde la barahúnda publicitaria muy hábilmente se cohesiona la crisis de valores con la ponderación mediática, para confundir la simple ejecución de un jugoso presupuesto con una afortunada gestión administrativa, capaz de mejorar la calidad de vida de los cesarenses; al punto de que hoy muchas personas aceptan e incluso celebran el derecho del gobierno actual a poner el nombre al coliseo de ferias, como si lo hubiese hecho con recursos particulares. Tamaña desorientación.

Se equivocan quienes comparan la ejecución actual, con desafortunadas gestiones padecidas por nuestro departamento. El hecho de que el pasado fue pésimo, no quiere decir que el presente sea halagador.

Porque si bien es cierto que la dinámica contractual se está mostrando, esto no quiere decir que se esté haciendo algo diferente a ejecutar un presupuesto, que por demás es bastante abultado y que en poco o nada beneficia al ciudadano común y corriente. Además a cada contrato se le debe priorizar la eficiencia del dinero invertido, es decir que con los mismos recursos se logren más objetivos o simplemente el precio a pagar sea el justo, para evitar el enfrentamiento entre contratistas, administración e interventoría externa, producto del obligatorio suministro de insumos sin los atributos de calidad exigidos por el contrato.

Ahora algunos me preguntarán, ¿y los otros gobernadores por qué no lo habían hecho?, fácil, porque la contratación estatal tiene tantas aristas como enemistades y a algunas personas las asusta la ejecución de lo que muy cuidadosamente planean, ahí está la respuesta también a que al filo de tres años de este gobierno, los proyectos importantes vengan de la administración anterior. Llámese Universidad Nacional sede Caribe, Hospital de Aguachica, Estadio de Fútbol etc. Las demás son obras menores que en poco impactarán el comportamiento habitual de la comunidad.   

Entonces evaluemos al mandatario no por la parafernalia y suntuosidad con que se colocan las primeras piedras o los suculentos recorridos con los medios de comunicación, sino por el impacto positivo que cada obra logra en el mejoramiento de la calidad de vida de sus beneficiarios. Ahí está la razón de ser de un mandatario verdaderamente exitoso. Solo cuando los recursos púbicos se ponen realmente al servicio del bienestar comunitario, podremos ‘sacar pecho’ con el axioma de que ‘obras son amores y no buenas razones’. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Al momento de escribir esta columna todavía no ha tomado posesión de su segundo período el señor presidente y aun así, ya se siente el dejo de frustración en las letras de quienes construyen opinión desde los medios de comunicación nacional. Dicen que van a ser los mismos con las mismas; se asombran de que los ministros y por ende sus aciertos y equivocaciones frente a sus cargos sean los que acompañaron la decepción del primer mandato, como si realmente se hubieran creído el cuento de que con sus escritos propiciaban la consolidación de un liderazgo histórico, capaz de llevar a buen término la firma de la Paz.

La guerrilla igual, una vez más nos puso a soñar, en la primera quincena de junio le impusieron una dinámica inusitada a las conversaciones de La Habana, cohonestando la derrota a la mayoritaria reprobación que el pueblo colombiano le dio al gobierno en la primera vuelta presidencial. La mayoría creyó que faltando dos puntos por negociar, la Paz estaba cerca y ésta solo se firmaría con el presidente Santos, desafortunadamente tuvimos razón los que desconfiamos del sofisma pacifista de Timochenko y su corte, y preferimos desaprobar en las urnas los nefastos cuatro años de Santos apoyando al otro candidato.

Hoy los columnistas y la guerrilla pasan su cuenta de cobro, a los primeros no los entiendo porque aunque dijeran en sus cuartillas lo contrario, debían saber que nos esperaban cuatro años de fortalecimiento de los ‘Ñoños’, ‘Musas’ y demás especies locales, debido a que realmente estaban ayudando a elegir a un ‘rolo’ en toda su connotación, centralista, burgués, clientelista, aristócrata y vanidoso, al que tal vez solo le interesa el proceso de Paz para cazar incautos en su propósito reeleccionista y en el remoto caso de lograr un acuerdo inicial, inmortalizarse y ganar algún premio internacional que aderece su fingida sonrisa. La guerrilla es más coherente, no hay que ser brujo para saber que utilizan los solariegos diálogos en Cuba solo para robustecerse militar y financieramente, porque en su concepción política consideran traición a la revolución el silencio de las armas. Entonces el error es del gobierno, al premiar con concesiones militares el ‘espaldarazo’ electoral, de una insurgencia inconsecuente que aniquila al pueblo en su propio nombre.

De todas formas, lo mejor será aplazar las críticas y esperar que la ejecución del segundo mandato comience. Aunque sea cierto que el país requiere cambios, así solo sean de los colaboradores del presidente y peor con la ratificación de un ministro de Defensa guerrerista en medio de la quimera de Paz o el nombramiento de un ignorante del sector en una cartera tan sensible a nuestra vocación productiva como lo es la de Agricultura, sí debemos tener en cuenta que el pueblo mayoritariamente lo quiso así y este no es el momento de pretender un resultado diferente al que propiciaron con su voto. Eso debieron pensarlo antes, ‘a lo hecho pecho’. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Me decía un amigo que la calamidad del sector agropecuario, producto de la emergencia hídrica padecida por el departamento del Cesar y La Guajira se debía a la imprevisión de sus productores, quienes en época de las ‘vacas gordas’ no invertían en infraestructura para soportar las contingencias del factor climático, cada vez más frecuentes.

Y confieso que me puso a pensar en las supuestas fallas de los pequeños productores, quienes en últimas son los que sufren, pero reaccionando rápidamente, casi que por instinto me pregunté, ¿desde cuándo el pequeño o mediano ganadero no tiene ‘vacas gordas’?, realmente no me acuerdo. Lo que sí tengo presente es la eterna conspiración contra el sector agrario, orquestada desde el gobierno nacional con masivas importaciones y escasa regulación de precios, protegiendo a los insensibles industriales de la leche y demás productos, arrodillándonos ante los costosos insumos veterinarios y de producción, imponiendo las inequitativas condiciones laborales del país y exponiéndonos al permanente temor frente a la campante inseguridad de nuestros montes.  

Solo que el complot se ha agudizado una vez más por fenómenos naturales, sin que los prolongados períodos de sequía o en su defecto inundaciones, eximan la responsabilidad oficial de brindar las herramientas y garantías para que el sector productivo se pueda desarrollar. No con ‘pañitos de agua tibia’, entregando toneladas de alimentos para el ganado y agua en carros cisterna, para aliviar el hambre y la sed de humanos y animales, sino planteando una verdadera política de Estado, impuesta desde la visión de la seguridad alimentaria.

Si cualquier niño con conocimientos elementales de supervivencia sabe que el agua es vida, no se necesita hacer especializados estudios para enfocar la inversión pública hacia la fertilidad de nuestras tierras, que no tiene nombre diferente al agua. No entendemos entonces, por qué si el departamento del Cesar tiene hace varios años un equipo perforador de pozos, seguimos sufriendo en la temporada de sequía. Solo piensen, ¿cuántas soluciones se pueden hacer en un año para que ese mismo número sean los beneficiarios impermeables a la hambruna que nos nubla el futuro?

Mucho menos encuentro explicación en nuestros vecinos ‘guajiros’, nos llevan ventaja porque ya tienen  construida la represa del Rio Ranchería, pero paradójicamente el rio aguas abajo sigue seco, dejando a su paso una estela de muerte y esterilidad, mientras el agua se evapora en el inmenso espejo de agua. Lastimosamente la respuesta en los últimos cuatro años del gobierno, fue que era un elefante blanco y muy costosa la implementación de los distritos de riego, como si el aumento de la producción no impactara en la calidad de vida. Con razón el senador Robledo dice que es preferible ser vaca en la Unión Europea que campesino colombiano, refiriéndose al nulo apoyo estatal.   

Entonces mi amigo, toca hacer un verdadero juicio de responsabilidades y desde todos los flancos exigir soluciones de fondo para las comunidades que hoy sufren el rigor de la imprevisión. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Bajó el telón del mundial de fútbol cumplido en Brasil y aunque luego de un mes de buen trato al balón seguimos padeciendo la desesperanzadora crisis de siempre, acentuada incluso por los fenómenos naturales que amenazan nuestra vocación productiva, sí fueron muchas las enseñanzas e ilusiones que dejó sembradas el espectáculo futbolero, no solo en el plano deportivo.

Los realeza de los goles de James, la destreza de cuadrado, la impecable marca de Yepes, el alegre baile de Armero,  los destellos de Teo, la añoranza de Falcao y el esfuerzo de todo el equipo de gladiadores que hincaron nuestra bandera en la cima de la exquisitez futbolística mundial, nos devolvieron la confianza y despertaron tal nacionalismo que mostramos el fervor patrio con camisetas amarillas en los actos conmemorativos del 20 de julio, en la instalación del nuevo Congreso de la República propusieron al cuerpo técnico y jugadores como modelo a imitar, en el propósito de trabajar históricamente a favor del bienestar de los colombianos y alcanzó hasta para subir la favorabilidad en las encuestas del presidente Santos.

Ojalá los recién posesionados cumplan y los mandatarios locales y regionales aprovechen esta fuerza social que hoy es una realidad, encausando sus gestiones a favor del bienestar colectivo, para que la euforia del momento no se limite a tomarse una foto con la camiseta de la selección patria. Por su parte el gobierno nacional también tendrá que aprovechar que un interés superior nos ha unido y liderar esta agitación patriótica en procura de lograr la reconciliación con la que soñamos todos y por la que la mayoría de los colombianos votaron. Todo soportado sobre las bases sólidas de una equitativa e incluyente inversión social, para que la lucha contra la inequidad deje de ser argumento de floridos discursos y sea por fin una realidad en nuestro país. Es la única forma de lograr la Paz.

Aunque dicen que las segundas partes no son buenas, ejemplos hay muchos, confiemos que este segundo período del gobierno Santos sea la excepción. Colombia lo necesita. Y los que creyeron que nuestra economía está entre las primeras del mundo y que el centralismo es lo más conveniente para el desarrollo regional también. Pero independiente a si estamos conforme con quien nos gobierna, el compromiso de luchar por un país mejor es de todos, por eso la invitación es a que aportemos nuestro trabajo para que Colombia sea grande, no importa que estemos políticamente distantes, solo identifiquemos el filantrópico interés general y luchemos por él. Seamos realmente superiores a nuestros dirigentes.

Nota suelta: Sería importante que los defensores de la política internacional del gobierno Santos, le expliquen a los exportadores nacionales los motivos por los que el gobierno venezolano no paga la deuda de 200 millones de dólares y lo peor, aún con el desabastecimiento que padece el vecino país, nuestras exportaciones hacia él bajaron de 259 a 40 millones de dólares. La amistad hay que honrarla en doble vía. Buen día.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Consecuente a mi convicción democrática, de emitir solo oportunamente una opinión de acuerdo a los logros o desaciertos de un ciudadano al que el pueblo le ha dado el mandato en las urnas, no pretendo criticar la segunda etapa del gobierno Santos cuando ésta aún ni siquiera ha comenzado. Lo que sí me corresponde hacer, luego de ponderar la oportunidad que tuve de ampliar los conceptos que expresé en mi columna anterior, es reforzar algunos fundamentos para que los lectores se formen una idea lo más objetivamente posible y así puedan ejercer el sagrado derecho del voto equivocándose cada vez menos.

En este sentido aplaudo la responsabilidad periodística de Radio Guatapurí, como alternativa ideológica, independiente a la posición política del medio. Sus periodistas preguntan lo que los contradictores piensan, hacen de ‘abogado del diablo’ y es el entrevistado quien tendrá que echar mano de sus habilidades verbales y fortalezas conceptuales para convencer al oyente de que tiene la razón, al final el radioescucha se formará su propio concepto.

Ese es el camino de la madurez política y la beligerancia ideológica; insisto en que seremos grandes el día que el reflejo de los ‘coloniales espejos’ nos oriente a buen puerto y no al cadalso electoral. Nos ayudarán los medios de comunicación independientes, los llamados a ser la conciencia de la noticia, no los órganos informativos de las administraciones de turno, en contravía al clamor de Juan Gossaín, quien preocupado advirtió acerca de la veracidad las versiones oficiales y políticas.   

Por eso cuando el ex ministro Juan Camilo Restrepo dice que el distrito de riego de la represa del Rio Ranchería es muy costoso, en vez de creerle mejor pienso que esos miles de millones de pesos no son nada comparados con los 70 mil millones de euros que la Unión Europea destina anualmente para subsidios agrícolas; tal vez por eso el senador Jorge Robledo dice que “es mejor ser vaca en la UE que campesino colombiano”.

Igual sucede cuando el DANE publica mensualmente cifras, más parecidas a la cotidianidad suiza que a la franciscana crisis colombiana; los datos dicen que vamos mejorando, pero cuando salimos a la calle nos damos cuenta que nuestra triste realidad es la misma y que el gobierno se interesa más en convencernos de lo contrario que por mejorar nuestra calidad de vida.

O qué tal la afirmación de Ariel Ávila de la Fundación Paz y Reconciliación, quien certifica que la guerrilla de las Farc cumplió en un 97% la tregua declarada con ocasión de la segunda vuelta presidencial; me pregunto, ¿cómo se saca ese porcentaje?, ¿cuántos puntos pesa cada muerto o acción guerrillera?, ¿a qué grado de violencia debemos llegar para aceptar que se violó la tregua? Prefiero mejor pensar que este es un compromiso como la fidelidad entre enamorados, se respeta o no, no hay parcialidades.

Preguntas, preguntas y más preguntas que debemos hacernos para reconocer la verdad entre tantos argumentos, utilizados para cazar cautivos electorales en la maratónica carrera de acceso al poder. ¡A pensar!.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Cuando el pueblo se manifiesta hay que aceptar su decisión, así particularmente nos quede el sinsabor de la ajena e insuficiente madurez política para decidir a favor del bienestar colectivo. Como lo he dicho tantas veces y me tocará seguir insistiendo, desde la conquista española nos siguen bajando con espejitos de las montañas hasta hacernos sus cautivos, hoy no con grilletes metálicos sino con quiméricas propuestas, que luego de encantarnos en una urna electoral, se limitan a ser una decepción más porque se gobierna de espaldas a nuestras necesidades básicas.

Siguen eligiendo las Farc, en su momento la ilusión de Paz favoreció a Pastrana, luego el rechazo a las mismas guerrillas anquilosó en el poder Uribe por ocho años, siguió el miedo y por inercia le dimos la oportunidad a Santos y ahora volvió a calar el discurso reconciliatorio, el cual sumado a la mayor transgresión histórica de cualquier regulación electoral con los recursos del Estado, aplastantemente le dio la oportunidad al actual mandatario por un período más. Afortunadamente al tiempo que agradecía el triunfo e instaba a la guerrilla a negociar ahora sí con responsabilidad, el doctor Juan Manuel Santos Calderón, en una muestra de constricción y arrepentimiento anunció el desmonte de la reelección inmediata de los presidentes. Buen síntoma.  

Corresponde entonces desearle al señor presidente y por ende al pueblo colombiano éxitos y mucha suerte, para que las promesas de las últimas tres semanas se cumplan; que la Paz sea un hecho no solo por la firma de un pacto con los cabecillas de los grupos insurgentes, sino que desde el Palacio de Nariño se implementen las transformaciones sociales capaces de aniquilar el caldo de cultivo de la violencia, como lo es la inequidad; que nuestro país supere el pírrico 30 % de los empleos considerados como respetables por un reciente estudio de la Organización Internacional del Trabajo, dentro de una estrategia cierta de desarrollo y dignificación del colombiano de a pie y no se confundan las cifras oficiales de formación técnica de aprendices del Sena, el censo de vendedores de minutos de celular, los ‘mototaxistas’, las vendedoras de sopa en las calles e incluso las mujeres y hombres ‘prepago’, con políticas serias de generación de empleo.

Localmente queremos que la Represa de Los Besotes pase de arenga política a solución cierta de suministro de agua, que los 2000 estudiantes de la Universidad Nacional proyectados para 2016 tengan asegurada su sostenibilidad, que la Unidad de Pago por Capitación de la Universidad Popular del Cesar se aumente hasta alcanzar la media nacional, que se retome la asignación directa de las regalías, que los negocios particulares sean independientes a las políticas oficiales, que Germán Vargas Lleras ahora con más poder no vuelva a maltratar a nuestros amnésicos periodistas y que la concentración de poder rinda culto a la inteligencia y preparación académica, para que el pueblo sin mermelada y sin terror escoja libremente a sus mandatarios. Sigamos caminando!

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.