Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Antonio Araùjo Calderon (55)

Cumplidos los debates en la Asamblea del Cesar, las serias inconsistencias legales y de conveniencia en la ejecución de los contratos del Estadio de Fútbol de Valledupar, de la vía el Zanjón-Pueblo Bello y de la sede Caribe de la Universidad Nacional, rompieron el preconcebido libreto de los diputados citantes.

De nada sirvió que le endilgaran la exclusiva responsabilidad a contratistas e interventorías o que distrajeran la atención hacia el origen de los profesionales y obreros, echándole la culpa a quien no la tiene para absolverá la supervisión de la administración departamental, que dicho sea de paso debe por velar la correcta ejecución de los contratos o llamar en garantías a las aseguradoras, quienes eluden su responsabilidad ante la negligencia oficial. 

A los honorables diputados les pasó como a Pandora cuando abrió la caja que le regaló de matrimonio Zeus, sin quererlo destaparon la miscelánea de irregularidades que acabaron con la ‘luna de miel’ tácitamente pactada entre el gobierno departamental y la anestesiada opinión pública.

Las voces discordantes brotaron sin control. El diputado Julio Casadiegos reveló que Odeka SAS, propietaria del 45% del Consorcio Pueblo Bello, es el mismo Consorcio Suarez y Silva, dueño del 50% de la firma que con la irregular compra de ambulancias participó en el carrusel de la contratación de Bogotá, razón por la cual el ex secretario de salud Héctor Zambrano y varios concejales tienen medida de aseguramiento. Igualmente la voz de las veedurías fue escuchada por el senador Iván Cepeda, quien notificó a la Contraloría General de la República. Esperemos resultados.

Y así como la primera mujer creada por Hef esto cerró de inmediato pero tardíamente la caja, las dominantes mayorías de la Duma eluden el debate promovido por el diputado Carlos Daniel Rocha al Acueducto Regional que beneficia a Caracolí, Los Venados, El Perro, Guaymaral y El Vallito; ‘bautizado’ en su momento como Acueducto Regional Quintín Quintero por el señor gobernador Luis Alberto Monsalvo, al tiempo que prometía erradicar la Ley Totuma. Esta promesa también debe ser evaluada.

Los cesarenses queremos saber, ¿Quién es realmente el contratista?, ¿Qué se hizo el anticipo de los 9.300 millones de pesos que vale el contrato incluyendo interventoría?, ¿Por qué cinco días antes de vencerse los 8 meses del plazo inicial de ejecución o sea el 5 de junio del 2014, se suspendió la obra con apenas un 58% de avance de obra y a la fecha no se ha reiniciado oficialmente?, ¿Será que están dando tiempo a que la ejecución avance?, ¿Será que la exclusión de las veredas Las Mercedes en Caracolí y Sabanita en Los Venados se da en contraprestación al reajuste de precios por atraso de la obra?

Respuestas que deben propiciar los diputados porque al final en la caja que abrieron solo quedó la esperanza de un pueblo, abriéndose espacio entre ponderadas ‘primeras piedras’ y pomposas vallas publicitarias que no pasan de ser un frívolo elemento decorativo en cada obra inconclusa. Fijen fecha y demuestren que sus debates no son un sofisma de distracción. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

La vida tiene momentos en que la confusión conceptual producto de la embestida mediática se vuelve tan generalizada, que los que nos atrevemos a elucubrar acerca de la cierta realidad parecemos estar equivocados. Ejemplo claro son los prefabricados beneficios de las políticas nacionales del gobierno Santos y por ende el reconocimiento a su partido político.

Hoy fácilmente se tilda de enemigo de la paz a todo aquel que ose cuestionar cualquier iniciativa oficial. Mientras tanto el pueblo sufre las equivocadas políticas gubernamentales, acompañado solo por el silencio cómplice de sus dirigentes, quienes piensan más en los macro negocios acordados en los clubes bogotanos, que en el bienestar delosque en últimas debieran ser la inspiración de todo mandatario.

Es por esto que cuando en estos días amanecimos con la noticia de que se va a concesionar la vía San Roque-Cuestecitas, gravándonos con siete peajes porque el gobierno nacional ya no va a financiar los más de cuatrocientos mil millones de pesos que cuesta la obra, en vez de salir a protestar o mínimamente alzar la voz demostrando nuestro descontento, nuestros mandatarios prefirieron ocuparse de las telegrafiadas componendas políticas,las cuales dependen exclusivamente del amparo electoral de la Unidad Nacional,para fortalecer según ellos a sus débiles candidatos en el agónico intento de perpetuarse en el poder.

Es así que aprovechando la multimillonaria pauta publicitaria, también nos venden como cierto el sofisma de desfavorabilidad de la Ley de Garantías Electorales, impulsado irresponsablemente desde la Presidencia de la República. Desafortunadamente desde la Casa de Nariño se quiere cambiar los criterios técnicos de priorización de proyectos, por componendas politiqueras que en poco o nada impactan el bienestar comunitario. Ya al señor Presidente se le olvido el astronómico costo de su reelección y manda a alcaldes y gobernadores a que desesperadamente desangren sus presupuestos para elegir sus candidatos. Se corrompió la sal.

Y así mil ejemplos más. Lo curioso es que a pesar de que en esquinas, tertulias y mentideros expresamos los rigores de un gobierno excluyente y centralista, electoralmente algunos contemplan la posibilidad de mantener los tentáculos regionales del mismo esquema político a través del voto.Tanto que algunos dirigentes delos partidos tradicionales se olvidan de la vocación de poder que exigen sus ancestrales mayorías electorales, queriendo hacer coalición política con las expectativas contractuales de La U, solo movidos por los individuales beneficios económicos, sin importarles el trato de segunda que les da la colectividad del Presidente.

Ojalá la dignidad y el honor tengan una oportunidad al momento de llegar los candidatos al ‘partidor’ y seamos los electores, demostrando una vez más que somos superiores  a nuestros dirigentes, quienes tomemos la decisión a favor de nuestros intereses, derrotando la apología que desde el gobierno ahora le hacen a los antiguos bucaneros, quienes se repartían el botín al tiempo que cercenaban con medidas de fuerza las iniciativas de quienes ponían en riesgo la vigencia de su desmedida ambición. La fuerza de nuestro voto tiene la palabra, solo de ti depende tener un gobierno que piense en la dignificación del ser humano. Atrévete.  

 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Desde que el artículo 108 de la Constitución de 1991 y luego la Ley 130 de 1994 reglamentó que para aspirar a un cargo oficial de elección popular, la inscripción del candidato debía ser acreditada por un partido o movimiento político con personería jurídica reconocida o en su defecto por las firmas de un grupo representativo de ciudadanos, se fortalecieron algunas organizaciones políticas más como fábrica de avales que como colectividades ideológicas coherentes con el comportamiento público de sus candidatos.

Fue así como aparecieron partidos políticos fantasmas, los cuales sobrevivían con la reposición de votos producto del otorgamiento de fianzas a aspirantes rechazados por las facciones históricamente fuertes o a candidatos que preferían evitar el dispendioso e inseguro proceso de recolección de firmas.

Hoy la mecánica electoral ha depurado la oferta de partidos, por lo que se presenta un pugilato por sus avales. Desafortunadamente se corrompe el proceso cuando algunos sectores hacen el ejercicio, con la exclusiva intención de negociar posteriormente con huestes solo atractivas a sus intereses personales y en ese sentido todas las armas son esgrimidas. No es raro que se calumnien aspirantes, que los cuestionamientos éticos y morales sean desplazados por la confusión mediática, que en el desarrollo del proceso de escogencia los amigos ya no lo sean tanto porque una de las partes quiera sacar réditos particulares de la capitulación partidista, que con dinero se trate de imponer el nepotismo o que simplemente se descalifiquen candidatos por su origen humilde.

Al final las colectividades se degradan en una colcha de insatisfacciones que dan al traste con la intención de fortalecimiento partidista impuesto en la legislación. La desbandada de aspirantes no se hace esperar y un proceso de inspiración democrática termina convertido en la atomización de fuerzas políticas, que inexorablemente limita la vocación de poder y garantiza el fracaso.

Afortunadamente la sabiduría popular cobra cada día más fuerza y la madurez política del elector de a pie comienza a ponerse por encima de los apetitos de siempre, volviéndose más importante la inclusión social de los compromisos individuales y la real percepción que el elector tiene de cada aspirante, que los acuerdos non sanctos pactados por la dirigencia sometida a un borrego totalitarismo político, negado al disenso de las grandes causas. Es por esto que hoy encontramos candidatos disminuidos en la intención de voto que ya comienzan a medir, aun representando la parafernalia burocrática y financiera de un poderoso clan familiar disfrazado de partido político.

El verdadero aval lo da el pueblo, por lo que su seducción debe ser prioridad para autoridades partidistas y aspirantes a cargos públicos, si de verdad quieren brindar una alternativa democrática en estos momentos de crisis de valores, en los que nos quieren convencer que desconociendo los ideales e insatisfacciones todos tenemos precio y que las dádivas circunstanciales de una campaña política se pueden cambiar por cuatro años de desprecio. Buen tema para reflexionar.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Hace algunos días se pusieron en ejecución las disposiciones que sobre el transporte de pasajeros en motocicletas implementó la administración municipal de Valledupar y a pesar de los esporádicos disturbios, que solo lograron develar una vez más la obligatoria urgencia de esas restricciones, las medidas alcanzaron una aceptación casi generalizada en la sociedad vallenata.  

Tanto que los niveles de aceptación del alcalde parecen reaccionar a su favor, parecido a cuando logró liquidar unilateralmente el contrato de las leoninas concesiones que hipotecaban las finanzas de Valledupar, por lo que debiera aprovechar la favorabilidad del momento para consolidar frente a la opinión pública una dinámica administrativa eficiente y eficaz en la satisfacción de las necesidades básicas del pueblo, que en últimas debiera ser la inspiración de las decisiones de los mandatarios.

Comenzando por liderar un programa serio dereconversión laboral para los que dependían de una motocicleta para conseguir su sustento diario. Porque tal como se están implementando las nuevas rutas de buses para que los usuarios puedan llegar a sus destinos solo con las limitaciones propias del transporte colectivo de cualquier ciudad, también los ‘mototaxistas’ deben ser prioridad en los diferentes programas sociales que ejecuta el municipio, para que el Decreto 396 del 29 de diciembre del 2014 no se convierta en letra muerta por inequidad con sus actores.

Es así que el censo de ‘mototaxistas’ debe servir como base de datos y criterio de focalización para escoger a los beneficiarios delas viviendas gratis que entregará el alcalde Fredys Miguel Socarrás Reales, hasta completar la meta de 15 mil al final de su gobierno. Igualmente los casi 4 mil millones que anuncian para programas sociales y las inversiones del Departamento para la Prosperidad Social tendrán que priorizarse como apoyo a una población perturbada en algunos casos por factores de violencia, por lo  que su atención repercutirá favorablemente en la seguridad de la ciudad.

Entonces si se quiere terminar gozando de altos niveles de favorabilidad, el reto del alcalde seránlas políticas de inclusión social, donde cada habitante sienta que de alguna manera llega a su casa la mano del Estado. Por eso la ‘revolución de las pequeñas cosas’ que terminan siendo grandes no se hace esperar. Es hora de atender a los ‘mototaxistas’ que faciliten la convivencia entre vallenatos o de pavimentar los ‘ajedreces’ en los barrios populares que mejorarán el entorno del sector o de construirlos acueductos rurales que indefectiblemente impactarán los programas de promoción de la salud que tienen que ver con la potabilización del agua.

Es decir que las potencialidades de tardío reconocimiento como lo es la responsabilidad administrativa y valentía política que tuvo el alcalde para acogerse a la Ley 550 de 1999 o la reducción significativa del analfabetismo certificada por autoridades nacionales, solo superarán la incomodidad del escrutinio general si hace partícipe y beneficiario a cada vallenato en las decisiones gubernamentales; eso se llama gobernabilidad y es la única forma de que el desarrollo de un pueblo vaya de la mano del éxito del mandatario. Un abrazo.

 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Leí un trino de Rubén Darío Carrillo que decía, “el Partido de la U en el Cesar anuncia que va por todos los cargos. ¿Qué haremos los demás sectores contra la hegemonía declarada?”, luego de reenviarlo pensé que en este momento tienen copados todos los espacios políticos, así en el departamento existan credenciales vigentes con otra denominación; lo que no aumentó mi preocupación porque soy un convencido que ese totalitarismo político no es ventaja, sino potencialmente la fortaleza de los que vamos a luchar contra la hegemonía familiar disfrazada de partido político, porque el actual gobierno departamental ha sido incapaz de brindar un real bienestar a los cesarenses, a pesar de la prepagada rimbombancia mediática, el empalagado control político institucional y el sepulcral silencio de los organismos de control.

Tanto que hoy hablar de obras inconclusas, de inversiones por fuera del Plan de Desarrollo y por ende ausentes del obligatorio cumplimiento de metas, de la ‘Santísima Trinidad’ de contratistas foráneos, de fallas en la trasparencia de los procesos contractuales o delinexorable detrimento patrimonial producto de retrasos y suspensiones de obras, es como dicen en nuestras calles ‘llover sobre lo mojado’ porque hasta los más enconados defensores del gobierno departamental aceptan que el gasto es inversamente proporcional a la satisfacción de las necesidades básicas. Será entonces la Contraloría General de la República quien determiné la eficiencia y eficacia en la inversión de nuestros recursos, hoy confusas por la embestida publicitaria.

Mientras tanto seguiremos diciéndole a quien quiera escuchar que solo la fuerza de nuestro voto logrará imponer el bienestar del pueblo como razón de ser de las administraciones públicas. Eligiendo sin tener en cuenta efímeras dádivas particulares, ni devoción por ajenas fortunas o intereses de gamonales criollos, quienes sabemos invierten ríos de dinero en suntuosas campañas políticas, para luego torcer la filantrópica intención que en algún momento pudo haber tenido el mandatario a favor de sus apetitos siempre contrarios a los colectivos de la gente.

Olvidemos la actitud política pasiva que espera cambios por sí solos. Igualmente rechacemos la estúpida tesis de que los pactos electorales de la Unidad Nacional  tengan obligatoriamente que reflejarse en las coaliciones departamentales, ocultando debilidades bajo el falso argumento que son enemigos de la Paz los que no se identifican con los intereses nacionales de los partidos de gobierno. La lucha por un mejor futuro es superior a la centralista parcelación que desconoce la realidad de nuestra región, de hecho ya en Barranquilla y Bogotá se agrietan estos acuerdos porque las bases populares le dicen si a candidatos independiente a esas alianzas.   

Por esto el nombre del candidato en este momento es secundario, es cierto que algunos tienen cierta ventaja, pero a su tiempo y desprovistos de intereses personalistas tendrán que conversar bajo reglas claras de escogencia y postular a quien encarne un incluyente acuerdo político, amplio a los diferentes matices ideológicos, donde no haya príncipes ni vasallos, sino que el protagonista sea un pueblo dueño de la beligerancia de su voto. Atrevámonos que el futuro es nuestro.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

“No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”, Voltaire.

Me gustó esta frase, reencauchada a raíz del criminal atentado perpetrado por un pequeño comando de  fundamentalistas islámicos, quienes la semana pasada en su dogmática equivocación religiosa llenaron de cadáveres las instalaciones parisinas del satírico semanario francés Charlie Hebdo. 

La solidaridad mundial no se hizo esperar en multitudinarias movilizaciones. Independiente a la violación de la frontera entre la caricatura y el irrespeto religioso, el gobierno francés reaccionó de inmediato extinguiendo la acción terrorista, al tiempo que las banderas de la libertad de expresión ondeaban impulsadas por el dolor de las familias afectadas y por la ira de los comunicadores que aprovecharon este cobarde acto para proclamar su reprobación a cualquier tipo de censura.

Y así como en el siglo XIX desde Francia exportaron factores que incidieron en nuestra independencia, hoy la sangre de los comunicadores inmolados nos exhorta desde esa libertaria república a rechazarlos que callan la voz con un proyectil, a los que amordazan el disenso con una amenaza, a los que transforman la necesidad económica del mal remunerado comunicador en lisonjas prepagadas, a los que compran medios de comunicación interesados en manipular la información, en fin, a todo aquel factor que impida el objetivo registro de la realidad. Claro que la prensa debe ayudar, rindiéndole tributo ala incorruptible transparencia que debe tutelar el noble ejercicio de informar, poniéndose a salvo de los que agreden con armas, poder político o dinero.

Dice Daniel Coronel en su reciente columna que cuando los intereses de la pauta publicitaria y de la información se mezclan, pierde la sociedad y desaparece el periodismo. Eso es cierto. Los medios de comunicación no pueden convertirse en vasallos de los poderosos, tampoco pueden ser el diván de tratamiento a traumas de personalidad y mucho menos pueden asumir el roll de canales privados de difusión, a cambio de favores personales, jugosos contratos  o efímeras amistades de los propietarios o directores de medios con los mandatarios de turno.

Para el análisis y apreciaciones subjetivas está la opinión. Ella es libertad de expresión, es beligerante, pone a pensar, se opone a la manipulación mediática, ayuda a estructurar el juicio particular frente a los diferentes ángulos de los hechos y tiene incluso la capacidad de decirlo que la anestesia de los áulicos le oculta a los personajes. Esperamos entonces que sean los medios de comunicación los que promuevan estos espacios y tanto la sociedad civil como las autoridades institucionales protejan todas estas manifestaciones democráticas, para que en nuestro territorio no tengamos hechos que lamentar, simplemente porque la minoritaria desadaptación social intente imponer el totalitarismo intelectual alrededor de alguna forma de poder. Feliz 2015.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Por estos días le hacemos balances a todo, evaluamos desde los propósitos personales que cumplimos en cuotas partes cada día del año que agoniza, hasta las frustraciones que en su momento fueron esperanzadores sueños, capaces de motivar esa permanente lucha contra las adversidades que le dan sabor a la vida. La gestión de los mandatarios de turno no podía ser la excepción.

Nuestras autoridades se hicieron notar. El alcalde de Valledupar, mi amigo Fredys Miguel Socarrás Reales, a pesar de su sumisión con el gobierno nacional y sobreactuada ponderación de las dadivas de éste, en inequitativa contraprestación al saqueo de las regalías del carbón, registra una imagen tan deteriorada que llega a niveles con bisos de preocupante. Ojalá se pueda recuperar en una revolución de pequeñas cosas y el reconocimiento al saneamiento fiscal pueda capitalizar la valentía política de orientar a la ciudad por la reestructuración de sus pasivos.

Por su parte, el señor gobernador, Luis Alberto Monsalvo Gnecco, a pesar de que las críticas a su gobierno son tan sonoras como los elogios mediáticos, corre con mejor suerte porque es comparado con un gobierno anterior negado a la inversión en infraestructura física, así los proyectos de verdadero impacto que hoy maltrechamente se están ejecutando vengan de esa época. Por eso con el sambenito de que ‘al menos éste está haciendo algo’, logran que los aislados aplausos sean capitalizados hábilmente por subjetivas e indescifrables encuestas como la del Centro Nacional de Consultoría,  que lo premió con un 86% de popularidad en agosto o la de la firma Cifras y Conceptos, en la que curiosamente pasó del penúltimo lugar el año pasado, al segundo puesto en este sondeo, como si el rosario de obras inconclusas hicieran parte de una reciente transformación social liderada desde la gobernación. 

La difusión es cosa de carpintería, no importa que objetivamente el Índice Departamental de Competitividad aplicado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario, lo clasifique en el lugar 18 entre 22 departamentos o que en el Índice de Gobierno Abierto (IGA), elaborado por la Procuraduría General de la Nación para identificar las prácticas que facilitan la corrupción, haya saltado del puesto quinto al 27 entre 32 gobernador eso que ni siquiera aparezca en el reconocimiento del programa Colombia Líder a los mandatarios que lograron experiencias exitosas en superación de la pobreza extrema.

Reflexiono. Si los indicadores de salud son una vergüenza, si el Hospital Rosario Pumarejo de López está ad portas de un cierre por anti gestión del mandatario, si las empresas constructoras cesarenses son desplazados por foráneas, si los aliados políticos son ignorados para suplir vacantes en el gabinete, si las metas del Plan de Desarrollo son un saludo a la bandera, si las pruebas Saber hacen homenaje al sub desarrollo académico, si inclusive los diputados y secretarios tienen vedada la entrada al despacho del jefe, etc. etc. etc. y aún nos quieren convencer de que tenemos al mejor gobernador; me pregunto entonces, ¿qué esperanzas tendrá el departamento que tiene al peor?. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Dentro de pocos meses termina el período presidencial de Pepe Mujica en Uruguay, tiempo que no le ha hecho falta para erigirse como una de las figuras más carismáticas del mundo, entre otras cosas por su desparpajo en el hablar, sin querer decir que sus espontáneas frases carezcan de sabiduría; al contrario, convencido está el mundo de que su ideario debe servir a los pueblos latinoamericanos para equivocarse cada vez menos al momento de escoger a sus mandatarios.

Independiente a su inclinación política, demostró que la egolatría y ostentación personal del gobernante en cualquier nivel, siempre van en contravía del bienestar general porque se desarrollan a expensas del concepto integral de equidad, soporte y madre de la convivencia pacífica entre coterráneos. Por eso cuando dijo que “a los que les gusta mucho la plata hay que correrlos de la política, son un peligro”, pensé en cuán equivocados están los que con su voto premian con poder político la ambición personal del que construyó un emporio económico, dizque porque los que han amasado grandes fortunas llegan a las dignidades democráticas a servir sin el mínimo asomo de corrupción.

Sin generalizar porque no todos los capitales han sido hechos con mañas non sanctasy de acuerdo a eso el comportamiento de sus tutores también varía, sí corren el riesgo los confundidos electores de contribuir a deformar el noble ejercicio de la política en un inescrupuloso negocio más, de paso equivocando la real connotación de modesto con acaudalado. Bien lo dijo Mujica, “pobre no es el que tiene poco, sino verdaderamente pobre es el que necesita infinitamente mucho y desea y desea y desea más y más él mismo”.

Por esto la voracidad insaciable de estos personajes no conoce de límites, para ellos la ética solo es un título impreso en el lomo de algún texto de biblioteca virgen adquirida con el exclusivo propósito de adornar un espacio, son del parecer que todo el mundo tiene precio, compran voceros para convencer al mundo que los altos niveles de corrupción no importan mientras se ‘hagan obras’, en su interminable carrera por engordar su hacienda justifican todo tipo de alianzas y prácticas, no les inquieta que“la economía sucia, el narcotráfico, la estafa, el fraude y la corrupción son plagas contemporáneas cobijadas por ese antivalor, ese que sostiene que somos más felices si nos enriquecemos, sea como sea”.

Ojalá en la próxima contienda electoral sepamos identificar buenos administradores para nuestro departamento y municipios, sensibles a la tan creciente como ignorada problemática social que hoy limita nuestra capacidad de desarrollo, comprometidos con la priorización de nuestros recursos, nacidos del pueblo y ligados a él. Hagámosle caso al presidente uruguayo cuando dice que “la política no es un pasatiempo, no es una profesión para vivir de ella, es una pasión con el sueño de intentar construir un futuro social mejor; a los que les gusta la plata, bien lejos de la política”. Actuemos democráticamente en consecuencia. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Hace pocos días un taxista amigo quiso conocer mi opinión acerca del Centro Cultural de Música Vallenata, a construirse en el lote sobre el que existía las ruinosa infraestructura que albergó las oficinas y parqueaderos del Ministerio de Transporte. Distraído manifesté no conocer del tema, pensando guardarme comentarios que se pudieran confundir con críticas subjetivas al actual gobierno departamental, aunque realmente lo que me interesaba en ese momento era escuchar la canción del maestro Sergio Moya Molina que sonaba en una emisora interpretada magistralmente por Silvestre Dangond y Álvaro López.

Insistió tanto el hombre, que cuando calificó el proyecto como uno más del rosario de obras inconclusas que este gobierno le dejaría al departamento del Cesar, porque los 35.000 millones de pesos que se van a invertir no garantizan su culminación, decidí ponerle atención y escuchar la problemática, en boca de un personaje que por su trabajo conoce de primera mano la opinión espontánea del pueblo vallenato.

Dijo no entender los motivos por los que se cambió el uso del suelo, si la sola remoción de escombros dio paso a un sitio amable para peatones, transporte circulante y sobre todo para los usuarios y visitantes de las clínicas aledañas. Es lo que hacen las ciudades modernas que contrarrestan el ruido y la congestión vehicular de los centros urbanos, cambiando viejas edificaciones por espacios abiertos y construyendo nuevas infraestructuras en zonas periféricas deprimidas socialmente para impulsar su desarrollo. Desafortunadamente aquí es al contrario.

Mostró su simpatía por el proyecto inicial, por la construcción de una inmensa glorieta llena de grandes zonas verdes y frondosos árboles, aprovechando que hoy ya existen mangos adultos cuyo sombrío aporta frescura al área, en la que fácilmente se pueden ubicar quioscos muy bien diseñados para que los ciudadanos que en la actualidad derivan su sustento de la venta de jugos y otros alimentos a la salida de las clínicas, no encuentren en la inversión pública un elemento lesivo para su economía particular.

Cuando llegué a mi destino y descendí del vehículo, la sabiduría popular me había convencido que mi autocensura no tenía razón de ser, por cuanto mis elucubraciones eran tan objetivas como las del ciudadano que en su lucha diaria por sobrevivir, mira la vida con el pragmatismo de quien aspira no seguir equivocándose en la elección de un mandatario, porque cada vez que se complace el capricho personal de un alto funcionario, se cierra la puerta de la satisfacción de las necesidades básicas de un pueblo. Démosle la oportunidad a un mejor futuro. Un abrazo.

NOTA: Condolencias al periodismo vallenato y a la familia de Lolita Acosta Maestre, pionera de la noble profesión de informar y abanderada de la beligerancia natural de la comunicación social. Sus años de vida fueron un homenaje a la filantropía y altruismo al momento de afrontar causas superiores. Lástima la ausencia de algunos de sus connotados colegas en las exequias. Paz en su tumba.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

A pesar de que no estoy de acuerdo con la reimplantación del oligarca centralismo Santos, soy un convencido de que cualquier esfuerzo por conseguir la Paz será inferior al privilegio que gozaremos los colombianos, si algún día logramos convivir sin matarnos unos a otros. Soy amigo del perdón, de la verdad como restauración de la memoria histórica y no como prueba judicial, de la reparación social para las víctimas y del prudente grado de impunidad implícito en cualquier capitulación.

Por eso me cuido de caer en la generalizada perturbación conceptual que confunde la penalización de los efectos con el cuestionamiento de las causas. Evocando la corrupción, la omisión estatal y la inequidad obrero patronal que obligó a empuñar las armas a un grupo de campesinos sin fundamentación política, quienes al tiempo que alcanzaban la estructuración ideológica, también cometían los excesos de un irregular ejército que sin norma ni cuartel forzó la creación de las autodefensas, cuerpo armado que superó la crueldad con que la guerrilla se encargaba de temas tan íntimos como la infidelidad de pareja o tan minuciosos como la distribución sucesorial de bienes. Esa es la historia reciente de nuestro país.

Desafortunadamente el país la olvida y hoy en nombre de la Paz asiste al enfrentamiento de tendencias ideológicas, cada uno promoviendo su  supremacía a expensas de la lapidación del contrario, jamás contemplando la sincera reconciliación. El gobierno afronta el tema limitado por el protagonismo mediático facilitador de potenciales reconocimientos internacionales, las Farc con sus actos siguen dando motivos para convencernos que son los verdaderos enemigos de la Paz y la opinión defensora de la insurgencia o heraldos de la derecha siguen trenzados en un pugilato de desinformación, pensando más en desacreditar al adversario que en el bienestar de los que creen en ellos.

Mientras tanto la Unidad Nacional se indigesta en su ‘lonchera de mermelada’, fabricando argumentos para que las víctimas parezcan ‘autovictimarios’; algunos izquierdistas como Piedad Córdoba piden tregua bilateral, tal vez aspirando reiniciar su anacrónica ‘labor humanitaria’ despreciada por Santos y a su vez la oposición sigue apostándole al naufragio del proceso, sumergiendo la esperanza de Paz en el océano de la hermenéutica jurídica, de paso descalificando el poder destructivo de una guerrilla que no pudieron acabar en ocho años de cruento enfrentamiento. Todos olvidan que la Paz es un bien nacional por el que debemos luchar sin pretender sacar réditos políticos particulares. 

Ojalá el secuestro del brigadier general Rubén Darío Alzate despierte la sensibilidad de la sociedad civil y así como un millón de voces se pronunciaron contra las Farc el 4 de febrero del año 2008, esta vez utilicemos la fuerza de las redes sociales en una gran convocatoria que condene el secuestro como forma de lucha, exija la inmediata libertad de los secuestrados y reactivación en serio de los diálogos, independientes a la vanidad presidencial, a la mezquindad opositora y complicidad clientelista de los que con sus ancestrales actos nos tienen hoy en La Habana conversando. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ...

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.