Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Antonio Araùjo Calderon (55)

Se espera para este jueves la elección del reemplazo de Alejandro Ordoñez en la Procuraduría General de la Nación. Como siempre, el país confía en que los nuevos funcionarios honren el objeto misional de la entidad, que a decir verdad en el período que termina dejó mucho que desear por la hostilidad frente a los derechos de quienes no hacían parte de la inclinación política o religiosa del titular y por la negligencia en la lucha contra la corrupción que curiosamente cuantifican en billones de pesos, pero inexplicablemente sin sanción disciplinaria para todos los responsables.

Probablemente la politización en la escogencia del procurador hace que éste deje de combatir con imparcialidad las infracciones administrativas, las cuales en su gran mayoría están relacionadas con graves actos de corrupción, por mantener un aberrante contubernio burocrático con quienes lo eligieron, quienes no son otros que los gamonales políticos de la administración pública central y regional, o sea los jefes de los potenciales disciplinados de la entidad.

Es decir que el procurador ‘manda el queso con los ratones’ porque para pagar su elección le toca compartir los 4.300 cargos de su nómina con los políticos amigos de los concejales, diputados, alcaldes y gobernadores, quienes luego piden ‘el favor’ para que el peso del Código Disciplinario solo se aplique a ‘las piedras en el zapato’, o sea a quienes decidan caprichosamente sacar del camino por no plegarse a sus intereses, tal como sucedió en nuestro departamento con el ex diputado Julio Cesar Casadiegos, destituido e inhabilitado por una inexistente contravención de tránsito que ya había naufragado en el garantismo constitucional de una Acción de Tutela. A los amigos los cubre el manto de la impunidad

Por esta particular forma de impartir justicia es que algunas sanciones se tramitan rápidamente y otras duermen en los anaqueles de la complicidad, a pesar de que las pruebas sean claras y no admitan discusión procesal, diferente al análisis subjetivo y sesgado del juez comprometido políticamente con quien intervino en su elección o nombramiento.

Mientras tanto nuestro dinero se sigue perdiendo. Los sobrecostos, incumplimientos, mala calidad de las obras, violaciones al estatuto contractual y demás faltas solo sirven de conversación en los mentideros de esquina y alimento a la frustración general porque nadie hace nada. Aquí sigue reinando el nefasto círculo vicioso de comprar por colosales cantidades de dinero las estériles credenciales, solo utilizadas para silenciar a los entes de control del Estado, después de recuperar con creces los miles de millones de pesos con que logran imponerse en las urnas.

Ojalá el nuevo procurador utilice los 490.262’630.182 pesos que nutre el presupuesto de la Procuraduría en el fortalecimiento de las altruistas funciones de ministerio público, garantizando el derecho individual y colectivo de los ciudadanos, para que no asistamos más al grotesco espectáculo de exonerar a quien roba miles de millones de pesos, mientras se imparte una sanción ejemplarizante a un quijotesco muchacho porque pisaba callos a los dueños del poder. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 2

Luego de la convulsionada semana política que desencadenó el triunfo del NO y la desilusión de los mezquinos sentimientos que ante la perplejidad mundial se escaparon de algunos corazones en Colombia, a propósito del Nobel de la Paz otorgado al presidente Juan Manuel Santos Calderón, me llamó la atención una publicación en twitter del periodista Carlos Cadena Beleño, diciendo que “tenemos ahora dos premios Nobel en Colombia; uno de literatura en un país que no lee y uno de Paz en un país que no perdona”.

A esta verdad le pusieron guarismos en las urnas del plebiscito, por lo que es necesario que desde el gobierno nacional se implementen sinceras estrategias para promover la lectura y el perdón, si no queremos que la ilusión de Paz naufrague definitivamente en el desconocimiento y en el odio, como al parecer sucedió el domingo de elecciones, a juzgar por la confesión del ex senador y gerente de campaña del NO, Juan Carlos Vélez Uribe.

Digo lectura solo para guardar relación con la frase publicada por el amigo, pero realmente nuestro país lo que necesita es una educación de calidad accesible a los deprimidos estratos sociales, capaz de prodigar bienestar a través de una inclusión laboral digna, lo que de tajo impediría que sobre nuestras carencias económicas se sigan edificando imperios políticos que desprecian el talento y la inteligencia. Un pueblo educado es capaz de escoger bien a sus dirigentes. El dinero ajeno no lo deslumbra y dejaríamos de dar el vergonzoso espectáculo de “defender a ricos culpables de nuestra pobreza”.

En estas condiciones solo nos faltaría liberarnos de revanchistas pasiones por medio del mutuo perdón, decisión que indefectiblemente lleva implícito el respeto por las diferencias ideológicas, para que la izquierda y la derecha olviden la inveterada costumbre de culparse entre sí por las desgracias del país, como si cada uno no tuviera su aporte particular, en la construcción de un proclamado sofisma de paz sobre el cadáver del adversario.

Por eso las multitudinarias marchas que sucedieron a la avalancha de eventos políticos posteriores a la elección plebiscitaria, no es nada diferente a un mensaje directo del pueblo dirigido a los de la izquierda radical, que con su prepotencia y arrogancia facilitaron el triunfo del No, al considerarse de ‘mejor familia’ que el resto del ala civil de los combatientes que hoy quieren ponerse de acuerdo y a los de la derecha fundamentalista, que con sus odios, resentimientos y sed particular de venganza aspiran a seguir sacrificando el interés general, solo interesados en mantener las excluyentes condiciones políticas que impiden el bienestar colectivo de una movilidad social equitativa.  

El nombre de los caudillos, partidos políticos o movimientos ciudadanos convocantes hoy poco interesa, la ilegitimidad de los resultados del 2 de octubre entregó la decisión de Paz a cada uno de nosotros y con nuestro mandato al gobierno y la subversión, para que no haya vencedores ni vencidos sino espacios de participación democrática, donde las únicas armas aceptadas sean las palabras. Si podemos reconciliarnos. Un abrazo. -   

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 5

Le confesé a un amigo la dificultad para seguir escribiendo columnas de opinión política, porque ante la mercenaria razón que parece haberse apoderado del criterio general, el libre derecho de disentir se ha convertido en el solitario gorjeo de una golondrina en el verano de la irracionalidad.

En estos tiempos la evaluación política y los valores éticos se deforman en el tamiz de la relatividad económica. Es así que sin siquiera sonrojarse, imitan al gobierno Monsalvo, a pesar de que fue literalmente ‘rajado’ en los indicadores de gestión y cuestionado por su sesgada contratación e incompleta ejecución de obras y demás proyectos, por solo decirlo así.  

Hoy la justicia se quita la venda y no ve el delito, el filo de su espada solo decapita a los débiles y la balanza tiene una morrocota que la inclina a favor de los poderosos. Los entes de control del Estado poco funcionan, algunos solo son alfiles de los emperadores políticos de turno y su función se reduce a escandalillos muy bien manejados por los investigados en la prensa, con cero repercusiones jurídicas.

La credibilidad institucional se deteriora mientras yo quisiera seguir confiando en mi paisana, la magistrada Rocío Araújo, quien luego de conocer los documentos y videos que le allegaron como prueba, ignora que Franco Ovalle se inscribió a última hora como candidato a la gobernación de Cesar por el Partido de la U, realmente siendo de Cambio Radical. No pensé que la confusión llegaría a esta instancia, pero parece que el marasmo colectivo no conoce de límites ni independencia.

Como columnista sería más fácil dedicarme a publicar románticos poemas o desesperados cuentos de mi época juvenil o simplemente relacionar en insulsas líneas los sociales encuentros de velorios o parrandas de la región, haciendo eco a los pusilánimes editoriales de emisoras, quienes inexplicablemente se apartan de su responsabilidad social para equivocadamente descalificar cualquier iniciativa política que “no tenga la plata”, como si con inteligencia, sensibilidad y trabajo honesto no pudiéramos desde las bases populares liderar con éxito un movimiento contestatario independiente al poder corruptor del dinero fácil.

Claro que claudicar sería condenarme a solo ser parte de un muy bien concebido fraude, el cual mantiene las necesidades de la humildad sumidas en el infortunio, utilizando artificial información. Prefiero entonces sacudirme del endémico letargo argumentativo y mejor aprovecho el momento de esperanza que vive el país para seguir opinando.

Entonces para contribuir a que lo expuesto anteriormente cambie en algo, invito a votar favorablemente el fin del conflicto pactado en La Habana, haciendo uso de una oportunidad irrepetible en décadas y confiando en que a instancias de estas negociaciones nos embarquemos en un verdadero e integral proceso de transformación político y económico que abra espacios a la equidad, sensible a las necesidades y capaz de reconciliarnos sobre oportunidades de desarrollo general, para que como dijo algún escritor, voluntariamente no hagamos parte de “una sociedad manipulada por la política, donde vemos a pobres defendiendo ricos culpables de su pobreza”. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 53

En alguna época de mi vida perdí la credibilidad en la Sesión V del Consejo de Estado, cuando vi amenazada mi permanencia en el cargo público que democráticamente había ganado ampliamente, debido a que algunos paisanos opositores se vanagloriaban del poder que ejercían sobre los magistrados conocedores de los temas electorales, quienes según ellos feriaban sin escrúpulos las providencias.

Hoy con preocupación recuerdo esa oprobiosa situación porque líderes políticos y económicos del departamento del Cesar, incluso unos con credencial en el Congreso de la República, categóricamente afirman que la decisión del máximo tribunal de lo contencioso administrativo del país saldrá favorable a los intereses del gobernador Franco Ovalle, porque según ellos ya ‘arreglaron’ con los consejeros.

Olímpicamente dicen que la Doble Militancia no existe como infracción a la ley, que la renuncia visible dentro del expediente del gobernador es válida y oportuna, así ésta no sea la misma que apareció en los archivos de Cambio Radical, sin registro en el libro radicador de correspondencia y además supuestamente recibida por una persona que en esa fecha no trabajaba para el partido, por lo que fácilmente podemos deducir que solo fue elaborada al momento de contestar la demanda.

Igualmente desprecian la certificación del mismo partido político que da fe de lo anterior, dándole crédito y fuerza procesal solo al tráfico de las influencias que dicen tener y al poder de las chequeras que aparte de castrar cualquier alternativa política nacida de las bases populares, también se ufana de manipular la voluntad de los entes de control y las altas cortes.   

Quiero pensar que eso no es así. Es cierto que en aquella época las sospechosas decisiones ponían en entredicho la honorabilidad de algunos jueces, pero han sido las mismas instituciones las que se han ido depurando y hoy gozan de la suficiente credibilidad que en condiciones normales hacen confiar en un pronunciamiento en derecho.

Conozco desde hace muchos años a la magistrada ponente, su formación ética e intelectual a toda prueba, superiores al caprichoso poderío económico que, utilizando todo tipo de componendas, pasa por encima de la inteligencia y el talento. A los demás magistrados no, pero intuyo deben tener sus mismas condiciones, ya que con sus sentencias han venido consolidando la confianza perdida en la barahúnda de intereses de los viejos consejeros.

No soy abogado, pero se dé un principio del derecho que dice: “Dame los hechos, yo te daré el derecho”, el cual reserva la aplicación de la ley al Estado, luego de haber valorado que los acontecimientos encajan en el supuesto de hecho de una norma. En ese postulado confiamos porque el proceso está lo suficientemente probado, lo demás sería la vulgar ‘leguleyada’ que consolida sofismas con la ayuda de elementos externos al sumario.

Esperemos que una petición justa no se pierda en la hermenéutica jurídica y sean las costumbres políticas del departamento del Cesar, quienes se oxigenen a favor del real bienestar del pueblo. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 144

Es un hecho irrefutable que todos queremos la paz y que en nombre de ella tendremos que soportar y pasar por alto los ‘sapos’ con cara de desagradables personajes, la fugaz corruptela de los neo tratadistas del conflicto y las anacrónicas atrocidades guerreristas que nos amenazan en estos momentos de transición, si verdaderamente queremos ver al final del túnel el prometedor horizonte del reconcilio colombiano.

Así tiene que ser porque, aunque todo cambio genere resistencia, los fines altruistas de las acciones que lo fundamentan le dan legitimidad. Por esto el verdadero reto del gobierno nacional liderado por Juan Manuel Santos, consiste en convertir la incertidumbre en confianza al proceso que le ha apostado todos sus activos políticos y que no puede quedarse en el simple pacto de no agresión con un grupo guerrillero, sino que deberá trascender necesariamente hasta las transformaciones económicas y éticas del Estado, para evitar que la pobreza, la corrupción, la inequidad y la intolerancia sigan fungiendo de caldo de cultivo de la violencia en Colombia.

Si la mentalidad oficial no es esa, mejor apague y vámonos porque lo que hoy es Farc, mañana será Ehlq, Dgtx o cualquier otra sigla bélica que alguien se invente para canalizar el descontento de un pueblo, al que ahogan con impuestos no reembolsables en servicios o bienestar, ya que esos recursos están irregularmente destinados a costear el fortalecimiento financiero e intelectual de las élites que por siglos nos han gobernado.  

Ojalá las negociaciones de La Habana no se hayan supeditado a la reinserción económica y política de los cabecillas guerrilleros, sino que el gran acuerdo contemple la transformación institucional necesaria en la instauración de un nuevo país, pensando realmente en el bienestar del pueblo como centro gravitacional de la gestión pública y que de paso sirva como plataforma para abreviar la negociación con otros grupos insurgentes.

Es la esperanza del campesino que fertiliza la tierra con el sudor de su frente, de los huérfanos y viudas de la barbarie de los proyectiles, del joven que recibe grado de desempleado como premio a su esfuerzo en una universidad, del empresario aniquilado por el contrabando y las amañadas maniobras oficiales de mercado, del profesional de la salud esclavizado por un sistema que le apuesta a la muerte de sus usuarios, del docente, del obrero, del taxista, del periodista y de todos los ciudadanos que sufrimos los rigores de las equivocadas políticas públicas.

Entonces participemos como sociedad civil integrando un gran movimiento ciudadano en apoyo al Proceso de Paz. Llegó el momento de hacer nuestro aporte particular. Una buena oportunidad se va a presentar en el municipio de La Paz, donde ubicarán una Zona Veredal Transitoria de Normalización (ZVTN), la cual albergará un grueso número de guerrilleros y no será la reedición de dolorosas experiencias anteriores, solo si el gobierno nacional y departamental apoyan a la alcaldesa Andrea Ovalle, venciendo un desafío cuyo desenlace de ser exitoso nos va a beneficiar a todos. Un abrazo.

 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 172

Con ocasión de la segunda inauguración del inconcluso Estadio Armando Maestre Pavajeau de Valledupar, me preguntaba ¿por qué las comunidades aceptan sin protestar estas interminables e incuantificables obras?, ¿cuál será el punto de encuentro para que todos los actores políticos estén cómodamente alineados en un sepulcral silencio ante desaciertos administrativos y aplausos unánimes ante los pocos anuncios?, ¿por qué los organismos de control del Estado permiten la corrupción que hábilmente esconden tras la falta de planificación?

Y no fue difícil encontrar la respuesta, solo son los efectos de las reeditadas maniobras anteriormente utilizadas por personajes que la historia condenó como totalitarios. Lo más seguro es que lo hagan sin saberlo, pero las criollas artimañas políticas guardan el mismo patrón estratégico de personajes como Hitler, Stálin, Mussolini, Hussein, Mao y de quienes usan cualquier manifestación de poder para aniquilar la dignidad humana en nombre de victorias personales.

Miren las coincidencias. Así como sucede en los históricos gobiernos totalitarios, en el departamento del Cesar existe una incontrovertible ideología oficial, con una única autoridad, un solo partido político por encima de las diferentes colectividades que otorgan avales, por ello el actual gobernador olvidó su origen partidista y para enmendar el error acudió a la falsedad ideológica que ahora amenaza su permanencia en el cargo. Otra, los dictadores de los años cincuenta tenían una policía secreta leal a sus intereses, humillante, criminal, hoy la coerción y el silencio de voces disonantes a sus intereses la hacen con el martillo de la justicia. Todo ambientado desde obedientes medios de comunicación que olvidan la desconfianza política presente en su decálogo ético, su responsabilidad se limita a adoctrinar al ciudadano de pie, a convencerlo de que el mando está solo reservado a los poderosos y que no importa el sobrecosto ni la trapisonda contractual al ejecutar una obra.

Resultado, ídolos de papel periódico y la sensación de una inexistente paz política, que lejos de serlo, se deforma en todo un concierto de complicidad para el delito que disfrazan de prolífica gestión, no entendiendo que las garantías a la oposición legitiman a los gobiernos. Por esto los aplausos van en contravía a la satisfacción de necesidades.

Hoy democráticamente estamos dentro de una burbuja, totalmente de espaldas al sano equilibrio gobierno oposición, mientras a nivel nacional surte trámite un Acto legislativo para que en las elecciones uninominales el candidato perdedor ocupe una curul en la corporación pública territorial sin que se produzca inhabilidad para elección futura, acá se inhabilita por diez años al único diputado de la oposición en una descarada sanción política de la Procuraduría Regional.

Confiemos que, así como ha sucedido en otras latitudes, pronto se produzca el movimiento social que promueva la verdadera pluralidad política, donde todos podamos opinar y aspirar, teniendo como rasero solo la inteligencia, capacidad de trabajo y compromiso con las comunidades. Esa si es la verdadera paz política. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 971

Cuando un problema nos afecta a todos y todos tenemos la obligación de buscar su solución, no hay espacio para la indiferencia y mucho menos para que cualquier enfrentamiento nos distraiga de la conjunción general hacia ese fin, así tengamos válidas razones para estar en desacuerdo en otros asuntos.

Estamos presos del terror y la desesperación, debido a la estela de crímenes y demás atentados que no respetan estrato social, sexo u otra variable. El tema está lo suficientemente diagnosticado, así que no se trata de repetir lo que válidamente ha ocupado espacio suficiente en los informativos, columnas de opinión y redes sociales durante estos últimos días. Lo esencial será la solidaria actitud que individualmente asumamos frente a la inseguridad que hoy azota a Valledupar y al departamento del Cesar.  

Y en este sentido es imposible olvidar el Poema, ‘Ellos vinieron’, polémicamente atribuido al dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht, que dice, “Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí, pero para ese entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.   

El cual cobra vigencia cada vez que indiferentemente soslayamos la comisión de un crimen o peor aun cuando lo legitimamos con la mezquina expresión, “por algo sería”, despreciando el inalienable derecho a la vida que tenemos todos, en una equivocada justificación a los verdugos que nos harán llorar al momento de padecer directamente los rigores de la violencia.

Por esto debemos rechazar cada fleteo, atraco, homicidio o cualquier otra agresión, apoyando a las víctimas, exigiendo estrategias de seguridad, al tiempo que como ciudadanos colaboramos con información oportuna y seguimiento a los procesos de administración de justicia, asegurándonos de que los objetivos de nuestra manifestación no sean el alcalde, el gobernador, los jueces, la Policía Nacional o el Ejército, sino los agresores, así estos muchas veces solo sean el débil eslabón de la cadena por donde explota la ancestral inequidad precursora del delito.

También debemos llamar la atención acerca de la inveterada práctica de fuerzas oscuras, quienes aprovechan estos brotes de inseguridad para cobrar con sangre los desacuerdos políticos, económicos o de otro tipo, escondidos tras el antifaz del ladronzuelo de esquina.  

Solo si nos concientizamos de que la responsabilidad es de todos y no solo de la institucionalidad y de que en este propósito no puede fallar ningún protagonista, no alcanzaremos la convivencia pacífica con que soñamos. La restauración de la tranquilidad no va a ser fácil, pero de todos depende que pronto volvamos a tener la región tranquila que queremos. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 4

Se movieron las redes sociales el pasado fin de semana, reclamando una vez más por el estado de atraso en que se encuentra la construcción del estadio de fútbol de Valledupar, luego de haberle invertido varias decenas de miles de millones de pesos en el gobierno anterior y otro tanto más ya tramitándose en este.

Y la verdad es que esta modalidad de comunicación constituye el único medio por el que se puede manifestar espontáneamente cualquier ciudadano, sin que los tradicionales medios periodísticos utilicen el eufemismo informativo para disfrazar el agujero negro en que se ha convertido la ejecución de las grandes inversiones del departamento del Cesar.

Un amigo dice que así como a los plátanos los envuelven en papel periódico para que se maduren más rápido, a los cesarenses nos invaden con publicaciones de prensa para convencernos de que las millonarias inversiones son muestras de una fecunda capacidad de gestión del gobernante patrocinador y no la sencilla ejecución de un jugoso presupuesto financiado con nuestras regalías del carbón, luego nos catequizan diciendo que es lo más normal del mundo el fracaso de la aplaudida obra cuando los gastos directos y ‘extras’ la desfinancian y ahora nos quieren seducir para que aceptemos inexistentes construcciones adicionales, cuando realmente éstas ya se había contratado pero el recurso se gastó en otra cosa. Léase ‘esa plata cogió callejón’ como dice otro amigo.    

Infortunadamente la desconfianza del periodista frente al político, las solitarias denuncias públicas de personajes anónimos y las quejas documentales de las veedurías ciudadanas también desaparecieron en el campo gravitatorio del agujero negro y hoy la misión de los organismos de control del Estado son un saludo a la bandera y alimento a la incredulidad de los que creen que aparte de la divina, no hay justicia. Es así que los pillos siguen comprando casas por docenas, organizando bacanales pagas con el dinero de los pobres e imponiendo sus condiciones en las diferentes esferas del poder público.  

Afortunadamente, aún ante el silencio de los organismos de control del Estado, persisten veedores comunitarios con valor civil para recordar que la construcción de la Universidad Nacional y otras obras se ejecutaron con interventorías ineficientes, las cuales legalizaron gastos incuantificables, como por ejemplo movimiento de tierra y trabajos subterráneos, todo en una preconcebida estrategia de que se pudieran inyectar los recursos que inicialmente se tragó la corrupción.  

Ojalá estas voces encuentren eco en el ciudadano de a pie, quien en últimas es el realmente afectado por el desgreño administrativo que fortalece bolsillos particulares, mientras sacrifica la satisfacción de necesidades básicas colectivas y es quien puede con la fuerza del voto imponer democráticamente un gobierno donde el beneficiario de las inversiones públicas sea él mismo y no unos cuantos que acumulan fortunas sobre la ignorancia, el hambre, la enfermedad y muerte de los que utilizan para legalizar elecciones. Atrévete a pensar en ti, es agradable. Un abrazo.

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 3

Es posible que cuando esta columna sea publicada, ya hayan ocurrido las elecciones para escoger los representantes a los diferentes cuerpos colegiados de la Universidad Popular del Cesar, UPC, ojalá obedeciendo la decisión libre y espontánea de estudiantes, docentes y egresados.

Así debe ser y así debieran entenderlo los políticos, sobre todo los que deforman ese noble ejercicio con prácticas carentes de todo recato ético o moral y que infortunadamente hoy constituyen los deshonestos tentáculos que intentan arrodillar a la academia, tras la exclusiva satisfacción de su sed de poder e imposición de sus intereses.    

Es así que los vemos recorriendo el claustro educativo apoyando candidatos, corrompiendo y sembrando la semilla del clientelismo para torcer voluntades, promoviendo coaliciones de último momento, cuando paradójicamente no alzan la voz a favor de la cobertura y calidad universitaria y mucho menos luchan frente al gobierno nacional para aumentar la transferencia por matrícula de cada estudiante.

La universidad es un espacio de formación académica e intelectual sin límites en la transformación del conocimiento, el cual se constituye en el único elemento al que se le rinde culto y que, de acuerdo a lo acertado en su difusión, evitará que por cuenta de la ignorancia se sigan manipulando ‘democráticamente’ masas a favor de personajes sin talento, cuyo único atributo lo constituyen sus colosales dineros invertidos en suntuosas campañas políticas, que luego recuperan con creces mediante el saqueo al erario.

En este espacio de formación, cuyos límites superan los muros del espacio físico, tienen las directivas y cuerpos colegiados la inmensa responsabilidad de establecer prácticas transparentes en la toma de decisiones y manejo del presupuesto. El motivo es simple, los programas académicos representan apenas un porcentaje en la formación del profesional que la universidad le entrega con el grado a la sociedad, lo fundamental van a ser los valores inducidos a ese profesional para constituirse en un buen ser humano.

Es decir que el señor rector y cada uno de los estamentos universitarios están obligados a cumplir exclusivamente con el cometido para el que fueron elegidos, sin vicios politiqueros, mercenarias trapisondas, viáticos irreales, publicaciones amañadas, ejecución de proyectos fantasmas y todo tipo de peripecias corruptas, porque tienen como testigo el lente silencioso de la comunidad estudiantil, la cual tiende a imitar las conductas de sus formadores, alimentando la incredulidad propia de los procesos colectivos.

Entonces la sociedad civil no puede seguir siendo convidada de piedra en un proceso democrático que nos concierne a todos. Comencemos por apoyar a personas que realmente quieren trabajar por la universidad y la connotación que esta tiene dentro de la comunidad, protejámosla de la jauría politiquera y exijamos a las autoridades universitarias eficiencia en la inversión de sus recursos, solo así tendremos un Alma Máter competitiva para el desarrollo de este pueblo. Votemos a conciencia. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 683

No hay plazo que no se venza, ni deuda que no se pague’; la sabiduría popular no se equivoca; comenzaron a cobrar los peajes sin importar las ahogadas voces con noticias de un gran negociado disfrazado de Asociaciones Público Privada, nada diferente al descarado recaudo de dinero a favor de particulares, aprovechando la infraestructura vial financiada con recursos públicos.

La complicidad de nuestros congresistas y autoridades regionales permitió que se consolidara un negocio donde se valorizarán las fincas vecinas de los escasos 14 kilómetros de carretera que construirán y en el que algunos políticos gozarán de una jugosa pensión por casi treinta años, mientras los bobos útiles que defendieron la iniciativa ad honoren, con el sofisma de que si no hay peaje no hay mantenimiento vial, pagarán políticamente.

Al final no hubo nada que hacer y aparte de ver enriquecerse a otros con nuestros dineros, que es precisamente la musa de la inequidad social precursora de la violencia, solo nos queda seguir el camino de las herramientas democráticas para sancionar a los dirigentes políticos que golpean a los pueblos que confiaron en ellos, eligiéndolos en los cargos reservados por la democracia para los grandes hombres.

Son ellos los que nos llenaron de peajes nuestras carreteras para engordar sus bolsillos. Los que nos trajeron algunas inversiones para hipotecarnos políticamente. Los que construyeron viviendas y no comunidad. Los que falsearon la voluntad del pueblo con el dinero de la Ruta del Sol. Los que aplaudieron las obras inconclusas para aprovechar las coimas a favor de campañas políticas. Los que disfrazaron de eficiente gestión las billonarias contrataciones de nuestras riquezas. Los que pactaron la alternación en el poder en una mesa de póker en Bogotá. Los que aprovecharon su abolengo político y la chequera del Estado para imponer candidatos regionales que ahora utilizan como ‘encomenderos coloniales’. Los que utilizan el erario para satisfacer sus caprichos y no las necesidades básicas del pueblo.

Pero el refranero popular también dice que ‘a cada cerdo le llega su San Martín’ y eso será en las elecciones presidenciales del 2018. Será en ese espacio donde revisaremos la responsabilidad política de todos estos desafueros, donde todo el maquillaje mediático caerá y nos levantaremos erguidos para votar por nuestro futuro, que no es precisamente el de los intereses oligarcas de una clase política mentirosa y opresora. Allí recordaremos que el doctor Germán Vargas Lleras es el artífice de la frustración sufrida en nuestro departamento, que es el representante de una de las más rancias aristocracias bogotanas y dueño de un despotismo consentido por un sector de la prensa, pero que un expresidente liberal magistralmente describe diciendo que “más parece un potro cerrero que un inteligente estadista”. No podemos elegir a quien luego nos volverá a golpear.

Atrévete a pensar en ti y vota libremente. Un abrazo. 

Publicado en Antonio Araùjo Calderon
Escrito por
Leer más ... 102

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.