Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Política (429)

La semana pasada el concejal de Bogotá del Partido Verde, Antonio Sanguino, oriundo del Cesar, estuvo visitando Valledupar en un receso de sus funciones como edil de la capital.

En su periplo por tierras cesarenses, Sanguino visitó varios medios de comunicación, incluidos esta casa radial, en la que expresó su punto de vista sobre el acontecer nacional y regional. En entrevista concedida a Radio Guatapurí (Escuchar entrevista), Sanguino manifestó su complacencia porque el departamento haya superado el pasado oscuro de la influencia paramilitar.

En este y otros medios locales, Sanguino se pavoneó como un líder de la nueva generación de política que no comulga con la corrupción y que tiene una nueva mirada a los problemas del país. En fin, el concejal bogotano hizo alarde de cómo un muchacho de provincia había escalado la escalera social para convertirse, según él, en uno de los voceros más influyentes del cabildo bogotano.

Lo que no contó el concejal fue su pasado como miembro de la Corriente de Renovación Socialista (CRS), una disidencia del Ejército de Liberación Nacional, ELN, grupo guerrillero que azotó a los cesarenses en la década de los ochenta y noventa, con extorsión, boleteo, secuestros y asesinatos. Aunque estos ‘pecados’ le fueron amnistiados e indultados cuando el CRS se desmovilizó, el hoy honorable concejal no hizo mención alguna de ellos, como tampoco el haber sido presidente de la cuestionada ONG de izquierda, Corporación Nuevo Arco Iris.

Mucho menos hizo referencia alguna a su presunta participación en el escándalo del carrusel de la contratación que se dio en el Distrito Capital durante la administración del exalcalde Samuel Moreno.  En efecto, de acuerdo con uno de los cerebros del denominado ‘carrusel’, Inocencio Meléndez, exdirector jurídico del Instituto de Desarrollo Urbano de Bogotá, IDU, Antonio Sanguino habría hecho un pacto con la exdirectora de la entidad, Liliana Pardo, para emprender una campaña de desprestigio en contra del excontralor Miguel Ángel Morales Russi, como venganza porque el jefe del ente de control había reabierto una investigación por un contrato del acueducto adjudicado irregularmente, contrato que estaba diseñado para beneficiar al concejal Antonio Sanguino. En desarrollo de este acuerdo criminal, el concejal Sanguino habría hecho un debate de control político para atacar al entonces contralor distrital. (Fuente: RCN Radio)

Pero la participación de Sanguino en el carrusel no se limita a este episodio. De acuerdo con funcionarios del Concejo entrevistados inicialmente por la Contraloría Distrital, él habría ejercido presiones indebidas sobre concejales de su bancada para votar el proyecto de vigencias futuras que sirvió luego como fuente para el saqueo de recursos destinados a obras de infraestructura. (Fuente: Revista Dinero)

Finalmente, el relacionista público del grupo Nule, Emilio Tapia, señaló a Sanguino, junto a otros corporados, de haberlo contactado para recaudar cerca de 20.000 millones de pesos con el fin de promover la revocatoria del alcalde Gustavo Petro. (Fuente: Caracol Radio)

En fin, parece que a los medios locales, el concejal Sanguino nos metió los dedos en la boca.

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

Se inscribió la primera lista al Congreso de la República ante el Delegado Departamental de la Registraduría Nacional en el Cesar, Oscar Maya Guerrero, susceptible de modificación hasta el 16 de diciembre.

La lista por el Partido Uribe Centro Democrático es cerrada y la encabeza José Aníbal Ariza (El Ñego Ariza), y siguen en la bancada Yalile Pérez Oñate, Jorge Maestre Maya y Alexander Parménides Salazar.

Fueron inscriptores de esta lista a Cámara, Alfredo Urrutia, Rubén Darío Carrillo y José Rafael Daza Aaron.

El Comité Promotor acopiará las firmas necesarias para avalar la lista a Cámara inscrita de manera provisional, mientras se surte la inscripción en forma definitiva.

Al acto concurrieron entre otras personalidades, el médico y candidato al Senado, Faruk Urrutia, el exgobernador José Guillermo Castro y el excontralor Aníbal Martínez Zuleta.

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

Cuando todos esperaban que el joven abogado Cristian José Moreno Villamizar confirmara su participación en la lista que el partido Cambio Radical presentará a la Cámara de Representantes por El Cesar, en una entrevista concedida a esta casa radial, el aspirante respondió con evasivas a la pregunta de si iría o no a la Cámara por dicha colectividad política (Escuchar entrevista).

Las vacilaciones en su respuesta se debían a que simultáneamente Moreno Villamizar mantenía conversaciones con las directivas del partido de la U para que le permitieran aspirar por ese partido. Por esa razón, Cristian fue el gran ausente en el acto realizado en el barrio Amaneceres del Valle en el que se dio a conocer públicamente la lista al congreso de Cambio Radical. 

Al final, como en la famosa canción de Alejandro Sanz, Cristian Moreno le dijo a Cambio Radical “te lo agradezco, pero no”, ante el ofrecimiento de que incluyera su nombre en la lista a la Cámara, por lo que antes de vestirse oficialmente con la camiseta de dicho partido, dio un giro en U, y prefirió hacer parte del partido por el cual fue elegido el gobernador Luis Monsalvo y que respalda la aspiración al Senado de José Alfredo Gnecco. De esta manera, la antigua alianza entre el grupo político del exgobernador Moreno Panezo y la casa Monsalvo Gnecco, decisiva para las pasadas elecciones a gobernación, vuelve a reeditarse, a pesar de que muchos pensaban que la distancia entre ambos era insuperable.

La movida de Cristian José Moreno dejó desconcertados a los otros miembros de Cambio Radical, entre ellos, a Chichí Quintero, Franco Ovalle y el aspirante a Senado, Alfonso Mattos. Este último comentó que, a su juicio, “lo que hizo Cristian Moreno fue valorizar su aspiración con nosotros, con Cambio Radical, cuando generosamente le abrimos las puertas, para luego esperar que lo llamaran de la U y salir corriendo a fortalecer esa lista.”

NOTICIAS RELACIONADAS

Suma apoyos aspiración de Cristian Moreno a la Cámara

Entrevista a Cristian Moreno del viernes pasado

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

El excongresista de origen conservador Alfonso Mattos Barrero confirmó anoche a Radio Guatapurí que su nombre estará incluido en la lista al Senado que presentará el partido Cambio Radical en las próximas elecciones al Congreso. La confirmación de la aspiración se dio en el lanzamiento del capítulo Cesar de la denominada Fundación Buen Gobierno, en un evento celebrado en el salón Yui del Hotel Sicarare de Valledupar, presidido por el exministro de Vivienda Germán Vargas Lleras y al que asistieron voceros y líderes de las distintas colectividades políticas regionales que forman parte de la unidad nacional que respalda al gobierno Santos. 

Mattos Barrero contará con el respaldo económico de sus hermanos Jorge y Carlos Mattos, éste último propietario de Hyundai Colombia, la distribuidora de autos coreanos, y considerado uno de los hombres más ricos del país. En lo político tiene en su haber el respaldo del grupo que eligió al alcalde de Valledupar Fredys Socarrás Reales y de muchos amigos del conservatismo y de otros sectores que no hacen parte de la alianza que respalda al actual gobernador del Cesar.

En cuanto a la lista a la Cámara de Representantes, están también confirmados tres de los cuatro cupos: el exdiputado Franco Ovalle Angarita, el dirigente de origen liberal Eloy “Chichí” Quintero Romero y el joven abogado Cristian José Moreno Villamizar, hermano del exgobernador del Cesar Cristian Moreno Panezo. El cuarto nombre que completaría la lista a la Cámara provendrá del sur del departamento, muy probablemente de algún líder de Aguachica, la segunda ciudad en tamaño e importancia del Cesar.

Las directivas del partido Cambio Radical, con Vargas Lleras a la cabeza, harán oficial hoy jueves en Valledupar los candidatos cesarenses al Congreso de la República por dicho partido, en un acto que tendrá lugar en el barrio de invasión Amaneceres del Valle, acto en el cual el exministro Vargas Lleras espera 'cobrar' la gestión realizada para construir un colector de agua que alivie los problemas que han padecido los habitantes de dicho sector, cercano a la laguna de oxidación de Valledupar. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Suma apoyos aspiración de Cristian Moreno a la Cámara

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

Luego de que el precandidato presidencial del Centro Democrático Oscar Iván Zuluaga solicitara esta semana a través de una carta pública la renuncia del exasesor presidencial José Obdulio Gaviria de la lista al Senado del uribismo, Gaviria rompió su silencio y expresó a varios medios nacionales que no renunciará a su aspiración congresional y que se mantendrá en ella hasta resultar elegido.

Gaviria mencionó la posibilidad de reunirse personalmente con el exministro Zuluaga para limar asperezas y debatir conjuntamente el mejor camino para el uribismo de cara a las próximas elecciones. Gaviria, considerado el ideologo del uribismo, expresó que sentía toda la consideración y respeto por el doctor Oscar Iván pero que esperaba "poder tratar con él personalmente las ideas y pensamientos que conllevan a su petición."

Asimismo señaló que “hay que continuar defendiendo una doctrina y mucho más con la carta que se conoció de alias Timochenko. Total silencio público frente a contradicciones internas en el Centro Democrático porque es normal que las haya, si no fuera así sería como una masa muerta”, acotó.

Finalmente, indicó que seguirá en "la confrontación de ideas con los otros sectores, pero con respeto como lo pidió el presidente Uribe y que llevó a que yo pidiera perdón y ofreciera excusas”.

NOTICIAS RELACIONADAS

¿Se fractura el uribismo?

José Obdulio Gaviria respondió a Oscar Iván Zuluaga

 

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

Que la política es dinámica y cambiante ya se ha vuelto una frase de cajón. Lo que no imaginaban los cesarenses es que cambiara tan rápido. Esta es la conclusión que queda cuando las directivas del movimiento Centro Democrático (CD) tenían como primera opción al excongresista y exdiplomático cesarense Anibal José Ariza para encabezar la lista de dicho movimiento a la Cámara de Representantes por El Cesar.

Sin embargo, sus declaraciones vacilantes, ambigüas y dubitativas sobre si asumía o no la lista uribista llevaron a las directivas del Centro Democrático a retirar el ofrecimiento hecho al Ñego Ariza (como se le conoce popularmente) y a ni siquiera incluirlo dentro de los cuatro aspirantes que tienen cabida por dicha lista en El Cesar.

En declaraciones entregadas a varios medios locales, entre ellos a esta emisora, Ariza afirmó el viernes pasado (20 de septiembre) que consultaría la decisión de encabezar la lista uribista “con las bases populares, con sus amigos del conservatismo, con Álvaro Araujo Noguera, con Aníbal Martínez Zuleta, con Pepe Castro, con Rodrigo Ríos, con Elías Ochoa, con Carlos Morón, con José Calixto Mejía, Luis Domingo Rodríguez, con José Antonio Larrazabal ” en fin,  con Raymundo y todo el mundo.

Aunque esta decisión parecería razonable a fin de que el doctor Ariza pudiese ver el grado de aceptación de su nombre entre los cesarenses, no cayó bien entre las directivas del Centro Democrático que esperaban una respuesta decidida, firme y pronta.

No obstante, la gota que rebosó la copa fue la entrevista concedida a Radio Guatapurí hoy (miércoles 25 de septiembre de 2013) en la cual afirmó que aún no había tomado una decisión sobre si encabezaría o no la lista uribista y que contrataría un sondeo con una empresa seria para ver su favorabilidad en el departamento de El Cesar.

Ante tanta vacilación de Ariza, las directivas del CD cortaron por lo sano y decidieron excluir al líder político de la lista a la Cámara baja por el Cesar, en la cual están firmes los nombres de José Alejandro Fuentes y Pedro Norberto Castro Araújo. Se especula la inclusión de un candidato oriundo del sur del departamento para fortalecer la lista y darle representatividad a esa región del departamento, como también la inclusión del nombre de una mujer para que haya equidad de género.

Noticias relacionadas

Entrevista de Aníbal J. Ariza del viernes 23 de septiembre

Entrevista de Aníbal J. Ariza del miércoles 25 de septiembre

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

El movimiento político Centro Democrático que lidera el expresidente Uribe dio a conocer los nombres de las personas que serán cabeza de lista a la Cámara de Representantes por cada departamento del país.

Se destaca en la lista de Bogotá, la inclusión de María Fernanda Cabal, esposa del actual presidente de la Federación de Ganaderos de Colombia, FEDEGAN, José Félix Lafourie. Aunque inicialmente su nombre se había contemplado para estar en la lista al Senado, finalmente se decidió incluirla en la Cámara por Bogotá.

A pesar de que aún falta por definir la conformación de las listas en varios departamentos como El Cesar, La Guajira y Atlántico, Radio Guatapurí pudo establecer quiénes serán las cabezas de listas en 19 departamentos.

 

Departamento

Cabeza de lista

Amazonas

 

José Araújo

Arauca

 

Marco Antonio Ataya

Bolívar

Luis Guillermo Otoya

 

Caldas

 

Hugo Hernán González

 

Caquetá

James Villanueva

 

Cauca

Eduardo José González-Lista Cerrada

 

Córdoba

Natalia Betancourt

 

Cundinamarca

Hilda Gutiérrez

 

Guainía

Tocaño Carrizosa

 

Nariño

José Alfonso Rosales

 

Norte de Santander

Segundo Antonio González

 

Quindío

Roberto Garay

 

Risaralda

Javier Locano

 

Santander

Johana Chávez- Lista abierta

 

Sucre

Maryonis Ramos

 

Tolima

Silvia Cristina Ortiz

 

Vaupés

Arnoldo Marthá

 

Huila

Álvaro Hernán Prada

 

Magdalena

Aníbal Pacheco

 

 

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

Discurso del presidente de la República, Juan Manuel Santos, ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas en el 68 Periodo de Sesiones Ordinarias.

***

Nueva York, 24 sep (SIG).

Señor Presidente,

Señor Secretario General,

Señores Jefes de Estado y de Gobierno,

Distinguidos delegados,

Señoras y señores:

Permítanme romper un poco el protocolo y comenzar esta intervención hablando de una mujer sencilla, de una mujer colombiana llamada María Zabala, que resiste todos los días el peso del dolor en su corazón.

Hace dos décadas, hombres armados pertenecientes a grupos ilegales llegaron a su vereda, situada en el Caribe colombiano, determinados a imponer su ley del terror.

Frente a ella y sus pequeños hijos, asesinaron a su esposo y a otros dos familiares; la obligaron a abandonar su casa, y le prendieron fuego a todo.

A duras penas logró sacar los cadáveres de las cenizas, los enterró allí mismo, y salió huyendo de su parcela, con sus niños, sin una sola pertenencia. Sólo llevaba su tragedia a cuestas.

Hoy María Zabala es una líder valiente e inspiradora: una líder de las víctimas que trabaja por la paz.

Tristemente, en Colombia hay muchos miles de casos más como el de María Zabala.

Se calcula que en estos 50 años han muerto, por causa del conflicto, más de 220 mil personas.

¡Eso es más del doble de las víctimas fatales en la Guerra de Bosnia, en la antigua Yugoslavia, que fue una guerra abierta y despiadada que conmovió al mundo!

Y habría que agregar a los heridos, a los mutilados por las minas antipersona, a los que han sufrido la infamia del secuestro y a los desarraigados de su propia tierra, que pueden sumar unas 5 millones de personas.

Esta es la realidad dura y cruda de un conflicto que, infortunadamente, sigue vigente.

Es el conflicto más viejo y el último del hemisferio occidental.

Colombia –a pesar de esto– ha logrado avances sin precedentes en los últimos años en materia de seguridad, de lucha contra la pobreza y de desempeño económico.

Hemos logrado mucho –¡muchísimo!– en medio de esta confrontación. ¡Cuánto más podríamos hacer sin ella!

Y debo confesar ante ustedes que para mí hubiera sido fácil, como gobernante, seguir avanzando por el camino que llevábamos y dejar sin resolver definitivamente el conflicto. Porque hacer la guerra es más fácil que buscar la paz.

Hubiera sido más fácil, pero no responsable.

Porque seguir conviviendo con el conflicto sería como condenar a millones de personas a muchos más años de violencia, de miedo, de pobreza, de victimización.

No sería responsable ni con América Latina ni con el mundo, que sufren también, de diversas maneras, los efectos del conflicto colombiano.

Y no sería responsable con mi propia conciencia, porque hoy estamos ante la mejor oportunidad –una oportunidad real, tal vez la última– de poner fin al conflicto, y no podría morir tranquilo si no hago todo lo que esté a mi alcance para aprovecharla.

Mi generación no ha conocido un solo día de paz, y mi sueño es que mis hijos y los hijos de todos los colombianos sí puedan conocerlo.

Espero que la guerrilla entienda que llegó el momento de dejar atrás esta confrontación de 50 años; que llegó el momento de cambiar las balas por los votos, las armas por los argumentos; que llegó el momento de continuar su lucha pero en democracia.

Hoy, ante esta Asamblea, los colombianos agradecemos el apoyo que hemos recibido de la comunidad internacional en el propósito de alcanzar el fin del conflicto por la vía del diálogo, y reivindicamos ante el mundo nuestro derecho a lograr la paz.

Nos cansamos del miedo, nos cansamos de la violencia, nos cansamos de un conflicto que enfrenta a hijos de una misma nación y que frena nuestro desarrollo.

María Zabala es una víctima entre muchas, y todas tienen derecho a la justicia, a la verdad, a la reparación y a la no repetición. En eso estamos trabajando en nuestro país.

Mi gobierno promovió el más ambicioso proyecto de ley que se conozca para atender y reparar a las víctimas en medio de un conflicto, una ley que tuve el honor de sancionar en presencia del Secretario General de Naciones Unidas Ban-ki Moon.

Pero nuestra obligación va más allá de la atención a las víctimas del pasado.

Nuestra obligación más urgente hoy es evitar que se produzcan nuevas víctimas; es acabar este conflicto ya, para que el ciclo de violencia y de dolor no se siga repitiendo.

Nosotros lo estamos haciendo siguiendo nuestra tradición democrática y respetando, por supuesto –como siempre lo hemos hecho– nuestro Estado de derecho y nuestras obligaciones internacionales.

Queremos acabar nuestro conflicto sin renunciar a la justicia, ni mucho menos a la verdad y a la reparación de las víctimas.

Y aprovecho para hacer una reflexión en esta Asamblea sobre el papel de las Naciones Unidas y las organizaciones multilaterales frente a nuestro proceso de paz y su eventual implementación.

Es una reflexión pertinente y actual, pues Colombia es tal vez el primer país del planeta en asumir un proceso de esta naturaleza durante la vigencia del Estatuto de Roma, lo que nos convertirá en un modelo para otros casos en que se busque privilegiar el diálogo sobre la solución armada, como debe ser.

Recientemente la antigua Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Louise Arbour, señaló que la doctrina internacional no ha sido exitosa en encontrar respuestas prácticas a cómo resolver la tensión real entre paz y justicia en un proceso de negociación.

Recordó la señora Arbour casos paradigmáticos, como los tribunales para Yugoslavia y Ruanda, que han tenido inmensos recursos pero muy pobres resultados.

El tribunal para Ruanda, fundado en 1994, solo ha logrado resolver 40 casos de cerca de 800 mil asesinatos que se cometieron en un año.

Y el de la antigua Yugoslavia, en 20 años, apenas ha resuelto un centenar de casos.

¿Cómo lograr, entonces –al mismo tiempo– la terminación del conflicto armado, el cumplimiento de nuestras obligaciones de investigación y sanción, y la máxima satisfacción posible de los derechos de las víctimas?

Estos dilemas hay que enfrentarlos con honestidad y con seriedad, y así lo estamos haciendo en Colombia.

En efecto, adoptamos una estrategia integral de justicia transicional que atiende los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición, que esperamos nos permita hacer el tránsito a la paz.

Podemos decir que hemos sido pioneros en la implementación de medidas de justicia transicional en medio del conflicto, poniendo en un lugar prioritario la satisfacción de los derechos de las víctimas.

Porque en mi país nadie quiere –¡nadie quiere!– que la violencia se perpetúe.

Lo que planteamos a la ONU y a la comunidad internacional es que se respete el derecho de Colombia –y de toda nación– de buscar la paz.

Pedimos que se nos siga acompañando en este esfuerzo respetando nuestras decisiones, nuestra forma de hacer las cosas, y confiando en que nuestras actuaciones nunca han sido ajenas a las sensibilidades de la comunidad internacional.

No podemos pretender investigar todos los hechos cometidos en medio siglo de violencia y procesar a todos los responsables para luego no cumplir, pero sí podemos construir una estrategia realista y transparente que permita satisfacer de la mejor manera los derechos de todas las víctimas.

Si entendemos la justicia y la lucha contra la impunidad –en una transición– como un conjunto de medidas que satisfagan a las víctimas y no solo como la administración de procesos penales, es posible encontrar una solución integral para todos.

Me refiero a medidas como el esclarecimiento real de lo sucedido, el reconocimiento de responsabilidad, la recuperación de confianza, el acceso a una reparación, o aquellas destinadas a garantizar la no repetición.

De esta manera la justicia se convierte –como debe ser– en un apoyo y no en un obstáculo para la paz.

Y quiero ser claro: NO habrá impunidad por crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos de manera sistemática.

Por el contrario, esta es la primera vez que Colombia se toma en serio la obligación de lucha contra la impunidad por los hechos cometidos en el conflicto armado.

No se trata entonces de sacrificar la justicia para lograr la paz, sino de cómo lograr la paz con un máximo de justicia.

Lo digo con total convicción.

Es mucho lo que está en juego: ni más ni menos que el fin de un conflicto de medio siglo y la suerte de 47 millones de colombianos.

Ya llevamos un año de conversaciones y hemos logrado acuerdos en tan solo uno de los seis puntos de la agenda. Yo sigo optimista, pero la paciencia del pueblo colombiano no es infinita.

Las guerrillas tendrán que decidir si optan por una paz honorable y duradera, o si reinciden en la guerra.

Desde acá les hago un llamado para que entiendan que la historia nos ha conducido a este momento definitivo.

Es la hora de las decisiones. Si salimos con las manos vacías, condenaremos a nuestra nación a muchos más años de sangre y de dolor.

¡No podemos perder esta oportunidad! ¡Las futuras generaciones y la historia no nos perdonarían!

Ahora bien, nuestro conflicto –con toda su violencia y su crueldad– ha estado atravesado por una flecha venenosa que lo alimenta y que se alimenta de él: el narcotráfico.

Esta actividad ilícita ha sido la principal fuente de financiación de la violencia y el terrorismo en mi país –y yo diría que en el mundo– en los últimos tiempos.

Sin la influencia nefasta del narcotráfico –que aviva la hoguera de nuestra guerra– estoy seguro de que éste ya habría terminado.

Por eso hemos incluido en la agenda de discusión con la guerrilla –como un punto específico– el tema de las drogas ilícitas.

Si logramos que la guerrilla, una vez desmovilizada, cambie de lado y se convierta en aliada del Estado para poner un dique al narcotráfico y terminar los cultivos ilegales, ¡imagínense lo que eso significaría!

Una Colombia sin coca y sin conflicto era un sueño imposible que ahora podemos hacer posible, para bien de los colombianos y del mundo entero.

Hace 52 años, aquí, en este mismo recinto, se aprobó la Convención que dio acta de nacimiento a la guerra contra las drogas.

Hoy tenemos que reconocer que esa guerra no se ha ganado.

Y lo digo como el presidente del país que más muertos, más sangre y más sacrificio ha puesto en esta guerra, y también el que más resultados ha obtenido en la lucha contra este flagelo y las mafias que lo sustentan.

Consciente de esto, lideré el año pasado, al presidir la Cumbre de las Américas, una propuesta para debatir y mirar diferentes escenarios en la lucha contra el problema mundial de las drogas, con el fin de evaluar lo que estamos haciendo y buscar la forma de ser más efectivos.

Encomendamos a la Organización de Estados Americanos realizar estudios con expertos, con académicos, con personas que tienen diferentes enfoques sobre cómo afrontar este problema; estudios que nos fueron entregados en mayo.

Los diversos gobiernos los estamos evaluando y deben servir de insumos para la discusión en todas las universidades y centros de pensamiento, y en diferentes escenarios, no sólo de América sino del mundo entero, porque este es un problema global que requiere una solución global.

Por eso –porque es un problema global– esperamos que sus conclusiones se debatan también en el seno de este organismo, de las Naciones Unidas, que ya ha convocado una Sesión Especial sobre las Drogas para el año 2016.

Si obramos unidos frente a la problemática de las drogas, con una visión integral que se aparte de sesgos ideológicos o políticos, ¡cuánto daño y cuánta violencia podemos evitar!

Y no solo hablo de daño a las personas, sino también a la naturaleza, porque el narcotráfico se ha convertido en un depredador mayor de nuestros bosques, en lo que podría catalogarse como un verdadero “ecocidio”.

Colombia está comprometida a fondo con la protección del medio ambiente.

Impulsamos en la Cumbre Ambiental de Rio + 20 la propuesta de establecer unos Objetivos de Desarrollo Sostenible, que sean un referente obligado en la agenda de desarrollo de las próximas décadas.

Estos objetivos, en cuyo diseño estamos participando activamente, pueden y deben incorporarse en una agenda visionaria y ambiciosa de desarrollo para todos los países a partir del 2015. Hicimos parte del Panel de Alto Nivel convocado por el Secretario General, y que ya entregó su informe.

Colombia está poniendo mucho de su parte.

Por ejemplo, hace unas semanas duplicamos el área del parque nacional natural más grande de Colombia, el Parque de Chiribiquete, ubicado en el centro mismo de nuestra Amazonia.

Con la decisión que tomamos, estamos declarando reserva natural y preservando de actividades mineras y de deforestación a un área similar a la de Bélgica, y no en cualquier lugar, sino en la zona donde la Amazonia tiene su máxima diversidad biológica y cultural.

Esta misma mañana lanzamos, junto con el Primer Ministro de Noruega y otros cinco países, la iniciativa de la nueva economía climática. Con el apoyo de los más serios institutos de investigación del mundo buscaremos la mejor forma de hacer compatible la eficiencia económica con la preservación del medio ambiente.

Así estamos asumiendo nuestra responsabilidad con el cambio climático –que ya nos ha afectado, y de qué manera–, protegiendo las fuentes de oxígeno y de agua para la subsistencia del planeta.

Y termino con esta declaración:

En mi país estamos trabajando y seguiremos trabajando para que el doloroso caso de María Zabala –y el de millones de víctimas– no se repita más, ¡nunca más! ¡NUNCA MÁS!

Yo aspiro a que el fin del conflicto sea la buena noticia que traiga el Presidente de Colombia en un año a esta asamblea.

Muchas gracias.

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

A través de su cuenta en la red social Twitter (@JOSEOBDULIO), el exasesor presidencial José Obdulio Gaviria respondió a la carta pública suscrita por el precandidato presidencial del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga, en la que le solicita retirar su nombre de la lista al Senado que dicho movimiento político presentará en las próximas elecciones a Congreso.

En un tuit publicado hacia la medianoche de ayer lunes, Gaviria escribió una mini declaración de tres puntos lo siguiente: "1. Seguir difundiendo doctrina uribista. 2. Ante ataques internos en CD [Centro Democrático]: silencio. 2. Ante ataques del enemigo: respuesta combativa."

De esta respuesta se infiere que el polémico asesor consideró un "ataque interno" la carta firmada por el exministro Zuluaga, sobre la cual no se pronunció sobre el fondo de su petición, tal vez, a la espera de auscultar primero la posición del máximo líder del movimiento, el expresidente Álvaro Uribe.

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

Como una gota fría cayó en las huestes uribistas la carta pública enviada por el precandidato presidencial y exministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga, al exasesor presidencial José Obdulio Gaviria en la que le solicita que retire su nombre de la lista al Senado del movimiento Centro Democrático, por considerar “que su presencia en la lista no le sirve ni a su precandidato Francisco Santos ni al presidente Uribe ni al país”. (Ver abajo video de Oscar Iván Zuluaga leyendo la carta)

Aunque no lo menciona en su misiva se infiere de la carta que el aspirante presidencial Zuluaga hizo eco de las numerosas voces críticas que cuestionaron la inclusión de José Obdulio Gaviria en la lista encabezada por el expresidente Uribe, dado el parentesco de Gaviria con el extinto capo del narcotráfico Pablo Emilio Escobar Gaviria.

Sin embargo, mientras un sector político celebra el valor civil del exministro Zuluaga para solicitar, de frente al país, la renuncia del polémico consultor José Obdulio Gaviria, considerado el ideólogo del uribismo y uno de las pocas voces que le habla al oído al exmandatario, otro sector considera que el exministro se precipitó en hacer público un cuestionamiento que bien pudo tratarse internamente dentro del movimiento Centro Democrático. En pocas palabras, según quienes critican la carta de Zuluaga, ‘la ropa sucia se lava en casa’ y no era necesario ni conveniente hacer una petición de esa magnitud de manera pública que deja en evidencia grandes fisuras dentro del uribismo, movimiento que se creía de una solidez monolítica en torno a la figura del expresidente.

Muy seguramente la carta de Zuluaga será usada por los muchos opositores del expresidente Uribe para atacarlo y para mostrar que aún dentro de sus propios seguidores existen serias dudas sobre la inclusión de varias personas que han sido duramente cuestionadas por episodios del pasado no aclarados totalmente.

En síntesis, la carta de Zuluaga pone en una incómoda posición a Uribe Vélez, pues cualquier decisión que tome al respecto será perjudicial para sus intereses: si decide reiterar la inclusión de José Obdulio Gaviria en la lista (actualmente está en la posición número nueve) se distanciará con Oscar Iván Zuluaga, una de las pocas cartas presidenciales del uribismo que es bien recibida por la opinión nacional. Además, será tildado de obcecado por insistir en un nombre que despierta muchas reservas entre propios y extraños. De otra parte, si acoge la solicitud de Zuluaga y retira a Gaviria, tal gesto será interpretado como debilidad y como conceder la razón a quienes criticaron desde un primer momento la inclusión del nombre del exasesor. En fin, frente a este hecho inusual en la política reciente (mucho más en el uribismo, movimiento en el que su líder tiene la última palabra), el Centro Democrático pierde con cara y también pierde con sello.

 Ver texto completo de la carta


Carta abierta a José Obdulio Gaviria

Bogotá, septiembre 23 de 2013

Colombia vive un momento muy difícil. Los ciudadanos perdimos la fe en un gobierno que fracasó y en un presidente sin liderazgo, y nos angustia el porvenir del país. Por eso creamos el Centro Democrático: para renovar la esperanza de la ciudadanía. Y precisamente por el valor que entraña este  proyecto político quiero hacer un llamado público a José Obdulio Gaviria para que en un acto de grandeza retire su nombre de la lista al Senado del Centro Democrático.

Doctor José Obdulio: usted sin duda ha sido leal al presidente Uribe. Y los dos sabemos que Álvaro Uribe es leal hasta la médula, y que nunca le pedirá que retire su candidatura. Pero la opinión pública pone en evidencia que su presencia en la lista no le sirve ni a su precandidato Francisco Santos ni al presidente Uribe ni al país. Las circunstancias piden de usted el máximo gesto de lealtad, el de retirar su aspiración en aras del éxito del Centro Democrático y de Colombia.

La sociedad colombiana sabrá recompensarle esa conducta que tan rara vez se ve en política, la de declinar en beneficio de un proyecto colectivo. Vale la pena reiterar las palabras de ese hombre a quien usted tanto ha admirado y estudiado, nuestro Libertador, Simón Bolívar: “si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”.

(Original firmado)

Oscar Iván Zuluaga

Candidato presidencial por el Centro Democrático

 

Publicado en Política
Escrito por
Leer más ...

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.