Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

¿Volvió el terrorismo? Destacado

Valora este artículo
(1 Votar)
Así quedó el CAI del barrio San José de Barranquilla Así quedó el CAI del barrio San José de Barranquilla

Como una cachetada inesperada y violenta recibió el país la seguidilla de ataques terroristas perpetrados en la Costa Atlántica. Primero fue el atentado a mansalva, a la estación de Policía del barrio San José de Barranquilla, en donde fueron asesinados cinco uniformados y 42 más resultaron heridos. El hecho ocurrido en la mañana del pasado sábado conmocionó al país. Las imágenes de policías muertos y heridos, entre los escombros de la fuerte explosión, hizo recordar los tiempos funestos de las bombas de Pablo Escobar o el no tan lejano terrorismo de las Farc.

No se reponía Barranquilla y la Costa del primer atentado cuando dos nuevos hechos los estremecieron de nuevo: a la medianoche del sábado fue atacada con explosivos la subestación de Policía del corregimiento de Buenavista, municipio de Santa Rosa, en el sur de Bolívar. Dos agentes perdieron la vida. Posteriormente, a las cuatro de la madrugada de este domingo, un explosivo fue lanzado contra el CAI del barrio Soledad 2000 en Barranquilla, en el cual cuatro policías y tres civiles resultaron heridos.

¿Qué está pasando? ¿Quiénes son los responsables de estos atentados? Aunque los primeros indicios apuntan al ELN como autor de los atentados no puede descartarse de plano otros posibles autores como el crimen organizado o las disidencias de las Farc. No basta con que un frente del ELN (Frente de Guerra Urbano Nacional) se haya atribuido uno de los atentados. Las autoridades deben determinar prontamente quiénes fueron y qué móviles perseguían con tales acciones.

Sin embargo, dentro de este contexto no puede pasarse por alto que desde que finalizó el cese al fuego bilateral entre el ELN y el gobierno nacional, con ocasión de los diálogos adelantados en Ecuador, dicha guerrilla ha recrudecido su actividad militar contra la institucionalidad y la infraestructura del país, incluyendo varias voladuras del oleoducto en Arauca.

El gran problema con el ELN es que, a diferencia de las Farc, dicha guerrilla no cuenta con una estructura jerárquica, uniforme y disciplinada. No tiene unidad de mando. Ha devenido en una sumatoria de facciones sin un vínculo fuerte que las una, y en la cual cada facción persigue sus propios intereses –narcotráfico en el Catatumbo, extorsión a petroleras en Arauca y Casanare, y secuestro y “boleteo” en el resto del país.

No obstante lo anterior, lo que sí ha demostrado que da resultado en la lucha contra insurgente es cuando el Estado, en el uso legítimo del monopolio de la fuerza, da golpes contundentes contra la cúpula de las organizaciones guerrilleras. En efecto, aunque suene crudo decirlo, las Farc no se habrían sentado a negociar en serio la paz, si el Estado colombiano no hubiese antes demostrado que era posible capturar o dar de baja a sus comandantes como ocurrió con el Negro Acacio, Martín Caballero, Iván Ríos, el Mono Jojoy, Raúl Reyes y su máximo líder Alfonso Cano.

En este sentido, se valora el esfuerzo del gobierno nacional de mantener abierta la puerta del diálogo con el ELN, pero ante sus ataques terroristas, la respuesta del Estado no puede ser blandengue, sino de firmeza. El esquema de negociar en medio del conflicto usado con las Farc ha perdido vigencia. El país no está dispuesto a aceptar, una vez más, como lo propone ahora el ELN, que para fortalecer su posición en la mesa de negociación haya que soportar su chantaje terrorista. Santos tiene la palabra.

Modificado por última vez en

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.