Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Retos para El Cesar 2017 Destacado

Valora este artículo
(1 Votar)

En nuestra nota editorial de ayer “Retos para Valledupar 2017” nos referimos a los desafíos de la capital para el año que inicia. Corresponde el turno de hacer un ejercicio similar con respecto a la administración departamental.

1. Terminar las obras inconclusas

Sin lugar a equivocarnos, existe consenso entre los cesarenses que el principal reto de la gobernación de Franco Ovalle es terminar este año la serie de obras inconclusas de la administración anterior. En efecto, Ovalle debe honrar el compromiso de continuidad por el cual fue elegido, llevando a feliz término obras de alto impacto para El Cesar como la Universidad Nacional, el estadio de fútbol Armando Maestre, los hospitales de Aguachica y El Copey, el CDT Pesquero, el acueducto de los corregimientos del sur de Valledupar y las vías iniciadas en el marco del Plan Vial Departamental, denominado Vías a Salvo, sólo para mencionar las obras de mayor impacto y mayor preocupación por su poco avance durante este primer año. Se reconoce que el poner al frente de la Secretaría de Infraestructura a Federico Martínez, un joven experimentado y con alta capacidad de gestión es un paso en la dirección correcta.

2. Cuadrar la caja

Es ya un lugar común afirmar que a Franco Ovalle le tocó bailar con la más fea. Ciertamente, a diferencia de sus dos inmediatos antecesores, a Ovalle le correspondió el periodo de vacas flacas en materia de regalías, por la combinación de dos factores: primero, el impacto de la reforma al sistema de regalías que recortó el giro a los entes territoriales empieza a sentirse con mayor fuerza en el periodo del actual gobernador, factor que coincidió con la caída en los precios internacionales del petróleo y el carbón, principal producto de exportación del departamento. La Contraloría General estimó que sólo en el periodo 2015-2016 el Cesar dejó de recibir cerca de $150 mil millones por estos dos factores. Frente a este oscuro panorama financiero, a Ovalle le tocará hacer maromas para poder asegurar los recursos que demanda el ambicioso presupuesto aprobado por la Asamblea para el 2017. En este aspecto está por verse qué tanta capacidad de gestión y de consecución de recursos tiene Ovalle ante el gobierno nacional y de qué le puede servir ser amigo personal del vicepresidente de la república, Germán Vargas Lleras, bautizado por él como “el hombre de la chequera.”

3. Mejorar la salud

En siguiente lugar, otro desafío de gran importancia es garantizar un adecuado funcionamiento de la red hospitalaria del departamento. Sin duda, la deficiente prestación del servicio de salud es una de las quejas de mayor frecuencia en El Cesar: la actual red no da abasto para cubrir la creciente demanda de pacientes. En particular, es preocupante la salud financiera de varias instituciones públicas y privadas prestadoras de servicios, a quienes las EPS adeudan desde hace mucho tiempo una abultada cartera y cuya viabilidad económica está entredicho, entre ellas el hospital San Andrés de Chiriguaná y el Rosario Pumarejo de López. La administración Ovalle debe velar este año porque se cumplan los compromisos de pago asumidos recientemente por las EPS, bajo el auspicio del ministerio de Salud. En la misma línea, debe esmerarse por reforzar la atención a la primera infancia y a las madres gestantes y mantener a raya los brotes epidemiológicos con un adecuado programa de vacunación, porque, infortunadamente, el Cesar sigue estando en el listado de departamentos con más altas tasas de mortalidad infantil y materna.

4. Oxigenar su equipo y dejar su impronta

Una de las principales críticas a la administración Ovalle durante 2016 es que fue más monsalvista que el propio Monsalvo, al ratificar a más de la mitad del equipo de la anterior administración y poner muy pocas fichas propias. En este sentido, si Ovalle quiere realizar una gestión que transcienda en la historia debe empezar este año por sacudirse de la fuerte marcación hombre a hombre que le tiene el grupo político que lo respaldó para llegar al poder. Es el momento de oxigenar su equipo de gobierno renovando su gabinete con personas idóneas y de su confianza. El 2017 es el año para que Ovalle empiece a dejar su propia impronta, su sello personal en el gobierno departamental. Por supuesto que no se trata de exhortar a Ovalle a que rompa con sus aliados políticos. No es necesario llegar a ese extremo. Se trata, sí, de que el gobernador gobierne sin pedir permisos, ni vistos buenos de sus aliados. De no desmarcarse en 2017, Ovalle corre el riesgo de pasar a la historia del Cesar como un mandatario títere que fue el cuerpo ajeno de otros que eran los verdaderos gobernantes. Si posterga este reto personal que espera El Cesar, cuando despierte será demasiado tarde.

Modificado por última vez en

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.