Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Retos para Valledupar 2017

Valora este artículo
(1 Votar)

Terminada la temporada de vacaciones con el pasado puente de Reyes llega el momento de analizar con calma los retos que tienen al frente las administraciones públicas en este año que inicia. Se entiende que el primer año de gobierno es un año de transición en el que la administración entrante empieza a adaptarse a las vicisitudes propias del sector público. Pero pasado el primer año, ya no es válido usar el espejo retrovisor sobre la administración saliente.

En el caso de Valledupar, son varios los desafíos por delante. El primero de ellos es el de mejorar la seguridad ciudadana, aspecto en el cual debe reconocerse se ha tenido un gran avance, por cuanto el año pasado la ciudad redujo su tasa de homicidios a 16 por cada cien mil habitantes, muy por debajo de la media nacional que se ubica en 25,9 por cada cien mil habitantes. Sin embargo, el lunar de la seguridad de la ciudad sigue siendo los hurtos en todas sus modalidades, desde el atraco callejero para despojar a los transeúntes de sus pertenencias, hasta más sofisticados como el hurto a residencias, locales comerciales y hasta vehículos automotores. Otro lunar es el de las lesiones personales que suelen presentarse por riñas por intolerancia, lo que revela la falta de una política pública fuerte en materia de convivencia ciudadana.

Otro gran desafío es el de garantizar el suministro continuo de agua potable a todos los barrios de Valledupar por parte de Emdupar, empresa sobre la cual la administración de Tuto Uhía debe decirle con claridad a la ciudad cuáles son sus planes reales para la empresa: ¿privatización? ¿tercerización de algunas de sus funciones? ¿mantener su carácter de empresa de economía mixta? Lo importante es que haya transparencia y honestidad sobre los planes para la empresa, porque pareciese que la ola de cuestionamientos a la gestión de la entidad (recuérdese el informe de la auditoría contratada y la evaluación del contralor saliente) y la amenaza de una intervención de la Superintendencia de Servicios estaría orientada no tanto a mejorar la empresa, sino, precisamente a debilitarla para luego justificar la privatización parcial de sus funciones, iniciando por las actividades de facturación y recaudo.

En siguiente lugar está el reto de la movilidad, aspecto que cobró la primera baja de la administración Uhía por la renuncia del entonces secretario de Tránsito Darío Zalabata, quien fue reemplazado por Víctor Arizmendi Arias. Más allá del cambio de figuras los problemas de movilidad persisten y reflejan la ausencia de claridad de la administración frente a temas álgidos como el transporte ilegal, el mototaxismo, las ciclorrutas, los parqueaderos públicos y si se va a implementar o no las fotomultas, como lo hizo el actual secretario en Santa Marta cuando fue titular de esa cartera.

Un desafío de no menos importancia es la preparación de la ciudad para celebrar los 50 años del Festival Vallenato, evento musical que puso a Valledupar en el mapa de la cultura universal. La administración debe trabajar desde ya conjuntamente con la Fundación rectora del evento para anticiparse a las dificultades que implica organizar las bodas de plata del concurso de acordeones. En particular, porque se estima que la afluencia de visitantes este año supere con creces los record históricos de ediciones anteriores, lo que amenaza con colapsar la capacidad de la ciudad para prestar en forma eficiente servicios necesarios como agua, energía, hotelería, seguridad y por supuesto la movilidad.

Se reconoce que la administración Uhía terminó el año anterior con una imagen positiva que ronda el 63%, según la encuesta periódica del Centro Nacional de Consultoría, divulgada por el noticiero CMI. Ese buen guarismo lo ubica en el puesto 16 entre los 33 alcaldes capitales del país. No obstante lo anterior, tanto para el alcalde como para el equipo de su administración, sus seguidores, fanáticos y acólitos, bien les cabe la reflexión de mayor tolerancia a las críticas y a los cuestionamientos. Lo contrario raya en una intolerancia, cercana al fanatismo religioso. No puede ni el alcalde, ni la administración ni sus seguidores graduar de “enemigos” o de “contradictores políticos” a quienes, desde una crítica propositiva, formulan reparos a su gestión pública. Ya la campaña pasó. Si el alcalde reclama el derecho a gobernar, que gobierne, pero que lo haga bien. Los medios de comunicación y la ciudadanía en general debemos velar para señalar los desaciertos de la administración, precisamente para que sean corregidos. Los aciertos también deben ser resaltados y aplaudidos, pero a Tuto Uhía le sobran los comités de aplausos.

Modificado por última vez en

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.