Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

100 días

Valora este artículo
(0 votos)

En nuestro afán de imitar costumbres, gustos musicales y todo lo que nos parezca novedoso de otros países, adoptamos la estrategia comunicativa diseñada en Estados Unidos por el presidente Fanklin Delano Roosevelt, ante la necesidad de transmitir capacidad de reacción al inicio de su gobierno, buscando generar confianza y optimismo a la ciudadanía y a los mercados internacionales que atravesaban una dura crisis económica.

En este sentido, independiente a si hay algo para mostrar, los mandatarios se empecinan en hacer un cuasi circense informe de sus primeros cien días, intrascendente, mentiroso, lleno aún de promesas de campaña y lo más grave, corriendo el riesgo de generarle dudas a sus electores, en el sentido de cuestionarse si su apuesta electoral fue correcta o no, porque aún no encuentran al guía que liderará transformaciones. Y es apenas lógico porque no se habla del cumplimiento de metas de un documento de planeación serio, como lo es el Plan de Desarrollo.

Y así nos han ido acostumbrando, las evaluaciones son más mediáticas que de resultados.

En el Cesar las negativas valoraciones del Departamento Nacional de Planeación se soslayan en la voz de la oposición de turno, mientras que las heredadas encuestas del Centro Nacional de Consultoría se magnifican como si las necesidades básicas se hubieran solucionado. Nada más mentiroso.

Pero volvamos al informe. Dicen los eruditos que los primeros cien días son la irrepetible oportunidad de crear en la comunidad una primera impresión favorable, en la que el primer asalto, en términos boxísticos, lo constituye la conformación del gabinete y el segundo, el propio Plan de Acción Político centrado en el asunto que le dio la victoria. Roosevelt como pionero se centró en la economía, Uribe en la seguridad y así cada líder escoge el problema al cual le va a apuntar inicialmente, para que sus electores sientan que tomaron la decisión correcta.    

En el caso del departamento del Cesar, nuestro gobernador ‘Franco’ Ovalle mantuvo un alto porcentaje del cuestionado gabinete anterior, argumentando que con estos nombres se garantizaba la culminación del rosario de obras inconclusas, sobre las que edificaron la buena imagen del exgobernador Monsalvo Gnecco, como si los creadores o cómplices de esos entuertos contractuales fueran los únicos portadores de la pócima mágica para solucionarlos. Se supone que hacia allí debía encausar sus primeros esfuerzos.

Hoy a un poco más de tres meses de gobierno, aparte de reconocer en ‘Franco’ sus calidades humanas no se percibe un cambio de gobierno, ya el cuestionamiento de algunos secretarios trascendió a los organismos de control, no se han terminado las obras y hasta las encuestas en CM& siguen calcadas mostrando una satisfacción que no se percibe en las calles.

O sea que los dos primeros ‘rounds’ se perdieron, no tuvo sentido hacer ningún informe, lo mejor será que se piense en una reingeniería política para que las ilusiones de vivir un gobierno sensible y decente, no se conviertan una vez más en frustraciones. Un abrazo. 

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.